¿Por qué las áreas marinas protegidas a menudo no están donde deberían estar?

biodiversidad en un área marina protegida

Lecciones de la industria pesquera

No se puede negar la grandeza y el encanto de una reserva natural o área marina protegida. El concepto es fácil de entender: limita allí la actividad humana y prosperarán los ecosistemas marinos.

Pero mientras está aumentando el número de áreas marinas protegidas, también lo hace el número de especies amenazadas, y está en declive la salud de los ecosistemas marinos.

¿Por qué? Una reciente investigación muestra que es porque las áreas marinas protegidas a menudo se colocan donde ya hay poca actividad humana, en lugar de en lugares con alta biodiversidad que más lo necesitan.

No están donde deberían

Muchas partes de las áreas protegidas del mundo, tanto en ambientes terrestres como marinos, se ubican en lugares sin actividad humana o desarrollo manejable, como la pesca o la infraestructura. Estos lugares a menudo son remotos, como en los centros de los océanos.

Y donde han ido aumentando las áreas marinas protegidas, se colocan donde las presiones no se pueden manejar, como las áreas donde hay una mayor acidificación oceánica o contaminación dispersa.

Pero la biodiversidad a menudo es más alta en los lugares con actividad humana: utilizamos estos lugares en el océano para generar ingresos y medios de vida, desde el turismo hasta la pesca. Esto incluye áreas costeras en los trópicos, como el Triángulo de Coral (en seis países, incluidos Indonesia, Filipinas y Malasia), que cuenta con casi 2.000 áreas marinas protegidas, pero también es el hogar de una de las rutas marítimas más grandes del mundo y alta actividad pesquera.

Además, muchas industrias marinas ya están reguladas a través de licencias y cuotas, por lo que es difícil establecer una nueva área marina protegida que agregue un tipo diferente de gestión además de la que ya existe.

Esto nos deja con una importante paradoja: los lugares donde la biodiversidad está bajo mayor presión son también los lugares donde la humanidad es más reacia a abandonar, debido a su valor social o económico. Debido a esos valores, las personas y la industria se resisten a los cambios de comportamiento, dejando a los gobiernos tratar de encontrar soluciones que eviten los conflictos.

islas en el triángulo de coral

Lecciones de la industria pesquera

¿Cómo podemos resolver la paradoja de las áreas marinas protegidas? Una estrategia utilizada en la industria pesquera puede mostrar el camino.

Las pesquerías han tenido experiencia en ir más allá de los límites de la sostenibilidad y luego dar un paso atrás, cambiar su enfoque para gestionar especies y ecosistemas para una mejor sostenibilidad, al tiempo que protegen los valores económicos, sociales y ambientales.

En el pasado, muchas de las pesquerías del mundo excedían regularmente el límite sostenible de las capturas, y muchas especies, como el atún rojo del sur, disminuyeron significativamente en número. Pero las reglas estrictas sobre cómo debería funcionar una pesquería significan que las bajas han sido revertidas.

Entonces, ¿cómo lo hicieron? En las últimas décadas, muchas de las pesquerías a gran escala del mundo implementaron "estrategias de captura" formales. Estas estrategias pueden cambiar las tendencias a la baja de las especies marinas en lugares no designados como áreas marinas protegidas.

Las estrategias de captura tienen tres pasos. Primero está el monitoreo previamente acordado de especies y ecosistemas por parte de pescadores, reguladores y otras partes interesadas. En segundo lugar, los reguladores y los científicos evalúan su impacto en las especies y los ecosistemas. Y por último, todas las partes interesadas acuerdan implementar medidas de gestión para mejorar el estado de las especies y ecosistemas monitoreados.

Estas medidas pueden incluir cambiar cómo se realiza la pesca o cuánto se realiza. Es una estrategia de sentido común que ofrece resultados exitosos con muchas especies de peces que se están recuperando o reponiendo.

En Australia el gobierno federal introdujo una política de estrategia de captura formal para administrar las pesquerías en 2007. Fue evaluada en 2014, y el informe encontró que muchas (pero no todas) las poblaciones de peces ya no están sobreexplotadas. Esto incluye especies como el reloj anaranjado y el atún rojo del sur en Australia, que se sobreexplotaron pero ya no lo están.

Pero desafortunadamente, esta tendencia positiva no se ha replicado para la biodiversidad afectada por las combinaciones de otras actividades humanas como el desarrollo costero, el transporte, la extracción de petróleo y gas y los desechos marinos.

atunes

Una estrategia consistente

Necesitamos adaptar la experiencia de la pesca y aplicar una estrategia de biodiversidad única, formal, transparente y acordada que describa los objetivos de gestión sostenible para los lugares donde no podemos ubicar las áreas marinas protegidas.

Esto se parecería una estrategia de captura, pero se aplicaría más ampliamente a las especies y ecosistemas amenazados. Lo que podría ser sostenible desde el punto de vista de una sola especie tal como se usa en las pesquerías podría no ser sostenible para múltiples especies.

Esto significaría que para nuestras especies amenazadas, estaríamos monitoreando su estado, evaluando si la población total estaba cambiando y acordando cuándo y cómo cambiaríamos la forma en que se ven afectadas.

Dicha estrategia también permitiría el monitoreo de ecosistemas marinos enteros, incluso cuando la información es limitada. La información sobre las tendencias en las especies y los ecosistemas a menudo existe, pero se oculta como información confidencial o se mantiene en privado dentro de organizaciones gubernamentales, de investigación o comerciales.

Mirando hacia el futuro

Aún así, la falta de datos no debería limitar la toma de decisiones. La experiencia en la pesca sin muchos datos muestra que incluso las reglas generales pueden ser herramientas de gestión eficaces. Las reglas generales pueden incluir medidas simples como restricciones de equipos o cierres espaciales o temporales que no cambian con el tiempo.

En el futuro, todos los interesados deben acordar implementar las partes clave de las estrategias de captura para todos los lugares marinos con alta biodiversidad que no están protegidos. Esto complementará las redes existentes de áreas marinas protegidas sin limitar la actividad económica, al tiempo que ofrece resultados sociales y ambientales que apoyan el bienestar humano.

Nuestros ecosistemas marinos proporcionan peces, disfrute, recursos o simplemente belleza. Deben sobrevivir durante las generaciones venideras.

Artículo científico: Testing the presence of marine protected areas against their ability to reduce pressures on biodiversity

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar