Peces invasores avanzan hacia el oeste a medida que el mar Mediterráneo se vuelve lentamente tropical

especies invasoras en el Mediterráneo

Gran cantidad de especies de peces que llegan a través del canal de Suez parecen estar listas para quedarse

Pasquale Tuccio atraca su pequeño bote de madera azul y blanco en el antiguo muelle de Linosa, una de las pequeñas islas Pelagie de Italia en el estrecho de Sicilia. Al inspeccionar su red de enmalle, encuentra una cigala, un besugo, un montón de peces loro y unos seis peces conejo. A diferencia de sus compañeros pescadores, que devuelven los peces conejo, Tuccio se los lleva a casa para su gato.

Sin embargo, los peces tienen espinas venenosas y todavía recuerda su primer encuentro con ellos. "Me picaron sólo una vez", dice Tuccio. "Espero que no vuelva a suceder. Fue muy doloroso".

El pez conejo Siganus luridus, también conocido como "pie de espina" o sigano nebuloso, es una especie tropical, nativa de los océanos Índico y Pacífico. Después de la apertura del canal de Suez en 1869, el pez conejo entró en el Mediterráneo oriental y llegó a las aguas griegas en 1964. Desde entonces se ha trasladado al Mediterráneo central, donde ha encontrado una gran cantidad de su comida favorita: algas. En los últimos años, el pez conejo se ha ido multiplicando en las aguas de Linosa, donde devora la vegetación submarina. Los investigadores lo han encontrado tan al oeste como Francia.

peces conejoSiganus luridus no está nadando solo hacia el oeste. Entre los más de 70 peces tropicales que se establecieron en el Mediterráneo, el pez león (Pterois miles), el pez sapo de mejillas plateadas (Lagocephalus sceleratus), el pez corneta manchado de azul (Fistularia commersonii) y el arenque Golani (Etrumeus golanii) se han avistado en aguas cada vez más occidentales. A medida que el mar se calienta y se vuelve más salado debido al calentamiento global inducido por el hombre, los peces de latitudes tropicales encuentran un hábitat más acogedor en un área que, al menos nominalmente, es templada, no tropical.

"Esto también está sucediendo en otras partes del mundo", dice Fiona Tomas Nash, ecóloga marina del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados. "En Australia, Japón, Sudáfrica, están viendo estos peces tropicales expandiéndose a áreas templadas, y está claramente relacionado con el calentamiento".

Si bien los buceadores pueden dar la bienvenida al Mediterráneo a estos visitantes tropicales, los científicos marinos están preocupados por las amenazas a la biodiversidad, la salud pública y la pesca. Un cambio de templado a tropical afectaría y afecta a todo el ecosistema mediterráneo. Los peces conejo, por ejemplo, comen tanto que transforman los bosques de algas en páramos estériles, destruyendo importantes hábitats de cría de especies nativas.

Algunos peces que atraviesan el canal de Suez son incluso más dañinos. En 2005, frente al sureste de Grecia, un pescador vio un pez sapo de mejillas plateadas (Lagocephalus sceleratus). Unos años más tarde, estaba en todas partes alrededor de las islas, desde Creta hasta el Dodecaneso y las Cícladas. En 2017, un pez sapo de mejillas plateadas fue capturado frente a Ceuta [PDF], cerca de Gibraltar; otros se han visto frente a las costas de Cataluña.

Venenosos para comer, también atraviesan las redes de pesca para la captura de calamares, sepias y otras especies de valor comercial.

"Sabemos muy poco sobre los depredadores potenciales [del pez sapo de mejillas plateadas], incluso en hábitats nativos", dice Paraskevi Karachle, un ictiólogo del Centro Helénico de Investigaciones Marinas de Grecia que estudia especies exóticas. "En el Mediterráneo hemos registrado algunos, como Caretta caretta y meros, así como recientes observaciones de canibalismo".

pescador del Mediterráneo

En un intento por controlar su número, los investigadores están experimentando con posibles usos para el pez sapo de mejillas plateadas, como la harina de pescado para la industria de la acuicultura o la extracción de su toxina para cosméticos y productos farmacéuticos. Pero la viabilidad de estas aplicaciones es incierta.

"Hasta hace 20 años, las especies tropicales estaban confinadas a las secciones orientales del Mediterráneo", dice Ernesto Azzurro del Consejo Nacional de Investigación de Italia, quien, junto con Manuela D'Amen en la Estación Zoológica Anton Dohrn, ha evaluado el riesgo de invasión de especies en el Mediterráneo en futuros escenarios climáticos. "Los científicos habían teorizado en ese entonces sobre la existencia de una nueva provincia biogeográfica, que en el lado oeste no se extendía más allá del estrecho de Sicilia".

Sin embargo, en el siglo XXI, los llamados invasores lessepsianos, como se llama a los migrantes del Indo-Pacífico, en honor al desarrollador del canal de Suez Ferdinand de Lesseps, han cruzado enfáticamente esa frontera teórica. Entre 1985 y 2006, la temperatura del Mediterráneo aumentó en aproximadamente 0,4°C cada década, lo que agregó presión a las especies nativas ya sobrepescadas y favoreció a los peces que prosperan en aguas más cálidas.

pez león

Los escenarios climáticos futuros del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU, cuando se aplican a modelos de distribución de especies, muestran cómo el Mediterráneo occidental se volverá cada vez más habitable para los peces tropicales, al igual que el Adriático sur y la costa suroeste de Italia. Los recién llegados también pueden cambiar a medida que se adaptan. Algunos científicos argumentan que el pez león, avistado en Apulia, Italia y Albania en 2019 y 2020, podría expandir su rango de temperatura, haciendo frente a las aguas invernales más frías de ciertas áreas mediterráneas, como ha sucedido con el pez león en los EE. UU.

Los humanos también se están adaptando. Mientras que en Linosa, el pez conejo puede ser adecuado solo para el gato de Tuccio, en Chipre, donde ha existido por un tiempo, se considera un manjar y se vende a 25 euros el kilo. Mientras tanto, en Kastellorizo, en las islas griegas del Dodecaneso, se pela, se fríe y se sirve con un chorrito de vinagre. La idea es que si no puedes vencerlos, cómelos.

"El Mediterráneo está sufriendo una tropicalización y esto continuará", dice Nash. Los esfuerzos para crear áreas marinas protegidas y restaurar los ecosistemas para hacerlos más resistentes al calentamiento global y las invasiones pueden ayudar, dice, pero es poco probable que reviertan la tendencia, especialmente sin la cooperación total entre los estados. "La naturaleza no sabe de fronteras, ¿verdad?"

"Incluso en el mejor escenario, estas invasiones continuarán", dice Azzurro, quien también está trabajando con áreas marinas protegidas para involucrar a las comunidades en el monitoreo de cambios en la biodiversidad. "El nuestro será un mar cada vez más tropical".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar