La 'última zona de hielo' del Océano Ártico es posible que no sobreviva al siglo

hielo marino en el Ártico canadiense

Arriba: Hielo marino al norte del archipiélago ártico canadiense. Esta foto fue tomada desde un rompehielos en las afueras de la última zona de hielo proyectada, que es casi imposible de navegar en barco.

Se colapsarán ecosistemas enteros que dependen del hielo

Con un clima más cálido, el hielo marino de verano en el Ártico se ha estado reduciendo rápidamente y ahora ocupa de manera constante menos de la mitad del área que tenía a principios de la década de 1980. Esto plantea la pregunta: si esto sigue así en el futuro, ¿el hielo marino durante todo el año, y las criaturas que lo necesitan para sobrevivir, persistirán en algún lugar?

Un nuevo estudio aborda esta cuestión y los resultados son abrumadores.

El estudio apunta a una región de 1 millón de kilómetros cuadrados al norte de Groenlandia y las costas del archipiélago canadiense, donde el hielo marino durante todo el año ha sido tradicionalmente más grueso y, por lo tanto, probablemente más resistente. Dice que tanto en escenarios optimistas como pesimistas, para el verano de 2050, el hielo en esta región se adelgazará drásticamente. Bajo el escenario optimista, si las emisiones de carbono se pueden controlar para entonces, podría persistir indefinidamente algo de hielo de verano.

Sin embargo, bajo el escenario pesimista, en el que las emisiones continúan en su camino actual, el hielo de verano desaparecería para el 2100, junto con criaturas como focas y osos polares.

"Desafortunadamente, este es un enorme experimento que estamos haciendo", dijo el coautor del estudio, Robert Newton, científico investigador principal del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia. "Si desaparece el hielo durante todo el año, se colapsarán ecosistemas enteros que dependen del hielo y comenzará algo nuevo".

Los científicos han estado reflexionando durante décadas sobre el destino del hielo marino del Ártico. Alrededor de 2009, los investigadores, incluidos los coautores de Newton, Stephanie Pfirman y L. Bruno Tremblay, se unieron por primera vez en torno a la idea de lo que han llamado la "última zona de hielo", la región donde el hielo de verano probablemente hará su última resistencia.

En invierno se congela la mayor parte de la superficie del Océano Ártico, y probablemente lo hará en el futuro previsible, incluso cuando el clima se calienta. El hielo puede crecer cada invierno hasta un metro de espesor, y si sobrevive uno o más veranos, puede alcanzar varios metros. En verano, por lo general ocurre algo de derretimiento y aparecen áreas dispersas de aguas abiertas.

aguas abiertas en la última zona de hielo

Imagen: Un poco de agua abierta en las afueras de la última zona de hielo; en segundo plano, el rompehielos estadounidense Healy. Crédito: Robert Newton/Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty

Esto ayuda a que los vientos y las corrientes lleven hielo flotante a grandes distancias en varios giros oceánicos, incluido la Transpolar Drift (deriva Transpolar), que transporta hielo en el sentido de las agujas del reloj desde Siberia hacia Groenlandia y Canadá. Cada año, se expulsa algo de hielo al Atlántico norte a través de los estrechos entre Groenlandia y Noruega. Pero gran parte se dirige contra las costas más al norte del Ártico, a lo largo de Groenlandia y las islas canadienses. Aquí, los repetidos flujos de hielo pueden formar capas y crestas de presión de hasta 10 metros. Gran parte permanecerá durante 10 años o más antes de finalmente romperse y retroceder.

El resultado es un rico ecosistema marino. A lo largo de los bordes y el fondo del hielo de varios años, florecen diatomeas fotosintéticas y con el tiempo forman gruesas capas. Estas alimentan a los diminutos animales que viven en y cerca del hielo, que alimentan a los peces, que alimentan a las focas, que alimentan a los osos polares. Entre otras cosas, la gruesa e irregular topografía proporciona amplios escondites para las guaridas de focas y cuevas de hielo para que los osos polares pasen el invierno y cuiden a sus crías. También proporciona un refugio seguro para los humanos, que apenas pueden navegar aquí, incluso con rompehielos.

Históricamente, la mayor parte del hielo que termina en la última zona de hielo proviene de las plataformas continentales frente a Siberia a través de la deriva Transpolar. El hielo siberiano también se mezcla con el hielo formado en el Océano Ártico central, que también puede viajar a la última zona de hielo. Pero el océano está formando ahora hielo cada vez más delgado, que se está derritiendo más rápido en las aguas cada vez más abiertas del verano. A medida que avanza esta tendencia, dicen los investigadores, esto hará que en las próximas décadas la última zona de hielo muera de hambre. Algo de hielo seguirá llegando desde el Ártico central y algo se formará localmente, pero ninguno será suficiente para mantener las actuales condiciones.

A mediados de siglo, bajo el escenario de bajas emisiones de los investigadores, disminuirá incluso el hielo del Ártico central, y el hielo grueso de varios años se convertirá en una cosa del pasado. El hielo de verano formado localmente persistirá en la última zona de hielo, pero con solo un metro de espesor. La buena noticia: pueden sobrevivir al menos algunas focas, osos y otras criaturas, como lo hacen actualmente en condiciones de verano similares a lo largo del oeste de Alaska y partes de la bahía de Hudson. La mala noticia: en el escenario de mayores emisiones, para el año 2100, incluso el hielo formado localmente abandonará la zona en verano. No habrá más hielo de verano en ningún lugar ni ecosistemas dependientes del hielo.

"Esto no quiere decir que será un entorno estéril y sin vida", dijo Newton. "Surgirán cosas nuevas, pero es posible que las nuevas criaturas tarden un poco en invadir". Los peces, las diatomeas u otra biota pueden llegar desde el Atlántico norte, pero no está claro si podrían sobrevivir allí durante todo el año. Puede que esté haciendo más calor, pero no cambiará la rotación del planeta alrededor del sol y, cualquier nuevo ocupante incluidos los organismos fotosintéticos, tendrá que lidiar con el largo invierno ártico sin sol.

Los investigadores ven el lado positivo. Newton dice que si el mundo puede avanzar lo suficiente para frenar el carbono en la atmósfera durante el siglo XXI, la región podría aguantar el tiempo suficiente para que las temperaturas comiencen a bajar nuevamente y la última zona de hielo podría comenzar a volver a crecer.

Una señal esperanzadora: en 2019 Canadá estableció el Área Marina Protegida Tuvaijuittuq de 320.000 kilómetros cuadrados en el territorio inuit de Nunavut, que abarca el tercio medio de la última zona de hielo. Esto protege durante cinco años contra la minería, el transporte y otros desarrollos, mientras que Canadá considera la protección permanente. El resto de la región se encuentra dentro de los Territorios del Noroeste de Canadá, favorables a la minería, que hasta ahora se ha resistido a declarar la protección, y frente a Groenlandia, que hasta ahora ha sido evasiva.

mapa del Ártico

Imagen: Mapa del Ártico. El Área Marina Protegida de Tuvaijuittuq (región de rayas moradas; Fisheries and Oceans Canada, 2020), la última zona de hielo (región de puntos rojos) y las zonas económicas exclusivas de las naciones árticas (contornos negros).

En cualquier caso, si se quiere preservar la última zona de hielo, dicen los investigadores, será necesaria la formación de otras áreas marinas protegidas en todo el Ártico. Esto se debe a que el Océano Ártico y sus costas albergan miles de millones de dólares en reservas de petróleo y depósitos minerales como el níquel y el cobre. A medida que se abren las aguas del verano, aumentará la presión para excavar, perforar y abrir corredores de transporte, y esto bien podría exportar contaminación, no hielo, a la última zona de hielo. La compañía petrolera rusa Rosneft ya tiene arrendamientos en algunas áreas que tradicionalmente han alimentado hielo a la ultima zona de hielo.

"Los derrames de petróleo y los contaminantes industriales o agrícolas se han identificado como peligros potenciales", escriben los investigadores.

El estudio aparece en la revista Earth's Future: Defining the “Ice Shed” of the Arctic Ocean's Last Ice Area and Its Future Evolution

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar