cría de tortuga marina

El gran cinturón de sargazo del Atlántico está llenando con algas las playas de anidación de tortugas

Las crías de tortugas marinas no tienen un fácil comienzo de vida. Al romper sus huevos en un oscuro nido, deben excavar en la arena, arrastrarse hasta la orilla del agua y comenzar una peligrosa odisea a través del océano.

Desde la incubación hasta la maduración, enfrentan muchas amenazas, desde hormigas, cangrejos y sofocantes algas hasta plásticos y pérdida de hábitat. No es de extrañar que solo una de cada 1.000 llegue a la edad adulta.

A nivel de población, las tortugas marinas también se enfrentan a nuevos riesgos. Para la mayoría de las especies de tortugas marinas, el sexo de un embrión en desarrollo cambia según la temperatura, y las temperaturas más altas producen más hembras. El calentamiento causado por el cambio climático ya amenaza con cambiar la proporción de sexos, lo que genera preocupaciones sobre el futuro a largo plazo de las tortugas.

Pero estas amenazas no se producen de forma aislada. Como muestra una nueva investigación, las algas varadas están provocando que la arena se caliente aún más, lo que amenaza el desarrollo del embrión de tortugas marinas y posiblemente sesga su proporción de sexos.

Desde 2011, balsas gigantes de algas sargazo pardas han estado asfixiando las costas a lo largo del Mar Caribe y el Océano Atlántico tropical. Las algas se están desprendiendo del gran cinturón de sargazo del Atlántico, una masa flotante que se extiende desde África Occidental hasta el Golfo de México y que parece crecer cada año. La gran cantidad de algas marinas está creando desafíos continuos para la población local y suscitando preocupación entre los científicos por los muchos organismos que pueden ser incapaces de hacer frente a la sobreabundancia.

playa inundada de sargazos

Imagen: Durante casi una década, balsas gigantes de algas sargazo pardas han estado asfixiando las costas a lo largo del Mar Caribe y el Océano Atlántico tropical. La masa flotante de algas se extiende desde África Occidental hasta el Golfo de México y parece estar creciendo cada año.

A Andrew Maurer, un ecólogo de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, le preocupaba que todas estas algas pudieran estar afectando a las tortugas marinas en desarrollo que aún están en sus huevos. "Las temperaturas más cálidas pueden producir crías más pequeñas y débiles, pueden resultar en mortalidad embrionaria y pueden producir más hembras", dice.

En una playa de anidación de tortugas carey (Eretmochelys imbricata) en una pequeña isla cerca de Antigua, Maurer y sus colegas establecieron una serie de parcelas con diferentes niveles de cobertura de algas. Enterrando los registradores de datos a unos 15 centímetros de profundidad, aproximadamente la profundidad a la que una madre tortuga entierra sus huevos, registraron las temperaturas en el verano, al comienzo de la temporada de anidación; y en otoño, cuando están enterrados la mayoría de los huevos.

Descubrieron que en el verano, una capa de algas de 15 centímetros de espesor creaba una sombra que provocaba que la temperatura media en la arena cayera 0,17°C. Esto está en línea con lo que esperaban. En otoño, sin embargo, las algas tuvieron el efecto contrario. Aunque no están exactamente seguros de por qué, la misma cantidad de algas marinas hizo que la arena se calentara.

La temperatura aumentó 0,21°C, lo suficiente como para tener un impacto significativo en el desarrollo del embrión. Los investigadores especulan que quizás una fuerte lluvia empapó las algas, ralentizando la evaporación de la arena y descomponiendo las algas más rápido, lo que generó más calor.

Stephanie Kamel, ecóloga marina de la Universidad de Carolina del Norte en Wilmington que no participó en la investigación, dice que esta variabilidad estacional fue interesante, especialmente porque las temperaturas de verano registradas en el estudio estaban cerca de la temperatura típica de transición sexual de las tortugas marinas de 29°C. Ella señala que el efecto exacto en la proporción de sexos no está claro en parte porque los científicos tomaron la temperatura en la arena, no en el nido, y el calor de los huevos en incubación puede alterar aún más las cosas.

Aunque el análisis es específico para las tortugas carey, los investigadores señalan que otras especies de tortugas marinas, como las tortugas laúd y las verdes, anidan en playas más expuestas más cercanas al agua y probablemente corren un riesgo similar, si no más. Más allá de las tortugas marinas, muchos organismos han evolucionado para prosperar en un rango de temperatura particular, dice Maurer.

"Cuando el sargazo quede varado y cambie esas condiciones, estos organismos se verán obligados a responder y adaptarse", dice.

La investigación se ha publicado en el Journal of Experimental Marine Biology and Ecology: Beached Sargassum alters sand thermal environments: Implications for incubating sea turtle eggs

Etiquetas: AlgaProblemaTortuga marinaSargazo
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta