casa se hunde por el deshielo del permafrost

Dañará edificios y carreteras, lo que generará decenas de miles de millones de euros en costos adicionales

El deshielo del permafrost ártico cargado con miles de millones de toneladas de gases de efecto invernadero no solo amenaza la infraestructura crítica de la región, sino también la vida en todo el planeta, según una exhaustiva revisión científica.

Casi el 70 por ciento de las carreteras, oleoductos, ciudades e industrias (principalmente en Rusia) construidas sobre el blando suelo de la región son muy vulnerables a daños agudos a mediados de siglo, según uno de la media docena de estudios sobre el permafrost publicados esta semana por Nature.

Otro estudio advierte que el metano y el CO2 que se escapan del suelo congelado durante mucho tiempo podrían acelerar el calentamiento y contrarrestar los esfuerzos globales para limitar el aumento de la temperatura de la Tierra a niveles habitables.

La exposición de materia orgánica altamente combustible, que ya no está encerrada por el hielo, también está alimentando incendios forestales sin precedentes, lo que hace que el permafrost sea una triple amenaza, según informan los estudios.

Cubriendo una cuarta parte de la masa terrestre del hemisferio norte, el permafrost contiene el doble de carbono que hay actualmente en la atmósfera y el triple de la cantidad emitida por la actividad humana desde 1850.

Por definición, es suelo que ha estado a temperaturas inferiores a cero grados Celsius (32F) durante más de dos años, aunque gran parte del permafrost tiene miles de años.

Las temperaturas en la región del Ártico han aumentado de dos a tres veces más rápido durante el último medio siglo que en el mundo en su conjunto: 2 a 3 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

La región también ha visto una serie de anormales anomalías climáticas, con temperaturas en invierno que se disparan hasta 40°C por encima de los promedios anteriores.

El permafrost en sí se ha calentado, en promedio, casi 0,4°C entre 2007 y 2016, "lo que genera preocupaciones sobre la rápida tasa de descongelación y la posible liberación de carbono antiguo", señalan los investigadores dirigidos por Kimberley Miner, científica del Laboratorio de Propulsión a Chorro del Instituto de Tecnología de California.

flujo carbono por el permafrost

Imagen: Dinámica del flujo de carbono en paisajes de permafrost.

Incendios zombis

Su estudio proyecta una pérdida de unos 4 millones de kilómetros cuadrados de permafrost para 2100 incluso en un escenario en el que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan significativamente en las próximas décadas.

El aumento de las temperaturas no es el único factor que impulsa el acelerado derretimiento.

Los incendios forestales del Ártico expanden rápidamente la capa de permafrost sujeta a descongelación, señalan los investigadores.

A medida que el clima se calienta, se prevé que estos remotos e incontrolados incendios aumenten entre un 130 y un 350 por ciento para mediados de siglo, liberando más y más carbono del permafrost.

De hecho, la descongelación hace que el carbono orgánico enterrado sea más inflamable, dando lugar a "incendios zombis" que arden sin llama durante los gélidos inviernos antes de volver a encenderse en primavera y verano.

"Estos incendios subterráneos podrían liberar carbono heredado de entornos que antes se pensaba que eran resistentes al fuego", advierten Miner y sus colegas.

La amenaza más inmediata es para la infraestructura de la región.

detalle del daño a infraestructuras por el permafrost

Imagen: Daños a la infraestructura debido a la degradación del permafrost

El permafrost del hemisferio norte soporta unos 120.000 edificios, 40.000 kilómetros (25.000 millas) de carreteras y 9.500 kilómetros de tuberías, según otro estudio dirigido por Jan Hjort, científico de la Universidad de Oulu en Finlandia.

"La fuerza del suelo cae sustancialmente a medida que las temperaturas suben por encima del punto de fusión y el hielo del suelo se derrite", señaló el estudio.

Ningún país es más vulnerable que Rusia, donde varias grandes ciudades e importantes plantas industriales se asientan sobre suelo congelado.

Alrededor del 80 por ciento de los edificios en la ciudad de Vorkuta ya muestran deformaciones causadas por el cambio del permafrost.

Casi la mitad de los campos de extracción de petróleo y gas en el Ártico ruso se encuentran en áreas con peligros del permafrost que amenazan la actual infraestructura y los futuros desarrollos.

daño por el permafrost a las infraestructuras

Imagen: El permafrost amenaza con dañar la infraestructura.

Colapso repentino

En 2020, un tanque de combustible se rompió después de que sus soportes se hundieron repentinamente en el suelo cerca de la ciudad siberiana de Norilsk, derramando 21.000 toneladas de diésel en los ríos cercanos.

Se culpó al descongelamiento del permafrost por debilitar los cimientos de la planta.

América del Norte no tiene grandes centros industriales construidos sobre permafrost, pero decenas de miles de kilómetros de carreteras y tuberías también son cada vez más vulnerables.

Si bien los científicos saben mucho más que hace una década, las preguntas básicas siguen sin respuesta sobre cuánto carbono se puede liberar a medida que se calienta el suelo del Ártico.

Como resultado, "la dinámica del permafrost a menudo no se incluye en los modelos del sistema de la Tierra", lo que significa que su potencial impacto del aumento de la temperatura de la Tierra no se tiene en cuenta adecuadamente, señalan Miner y sus colegas.

Esto es especialmente cierto, advierten, por el repentino colapso estructural del permafrost, un proceso conocido como termokarst.

También sigue siendo una pregunta abierta si los cambios climáticos harán que la región del Ártico se vuelva más seca o más húmeda.

La respuesta tiene enormes implicaciones.

"En un Ártico más verde y húmedo, las plantas compensarán algunas o todas las emisiones de carbono del permafrost", dicen los autores. Sin embargo, en un Ártico más marrón y seco, aumentarán las emisiones de CO2 de los suelos en descomposición y la cantidad de combustibles cada vez más inflamables para los incendios forestales.

El permafrost cubre 30 millones de kilómetros cuadrados, aproximadamente la mitad en el Ártico y un millón de km2 en la meseta tibetana. La mayor parte del resto se cubrió cuando los mares subieron al final de la última edad de hielo.

Referencias:

Impacts of permafrost degradation on infrastructure
Permafrost carbon emissions in a changing Arctic

Imagen de cabecera: Una casa privada al norte de Fairbanks se está hundiendo de manera desigual en el permafrost rico en hielo que se está descongelando. (Imagen: Vladimir Romanovsky)

Etiquetas: DañoDeshieloPermafrost
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta