Las rutas de transporte marítimo en el Ártico se están expandiendo más rápido de lo previsto

barco de transporte en el Ártico

Se han abierto en formas que no se esperaba hasta mediados de este siglo

A medida que el clima se calienta y el hielo marino se derrite, las rutas marítimas transárticas se vuelven más fáciles de navegar, una perspectiva que atrae a las empresas de transporte. Estas rutas pueden reducir hasta 9.000 kilómetros de un viaje de ida entre el este de Asia y Europa en comparación con el transporte marítimo a través de los canales de Suez o Panamá, atajos que recortan aproximadamente el 40 por ciento del viaje.

Según un nuevo estudio, la realidad del comercio transártico rutinario podría llegar antes de lo esperado. Utilizando datos satelitales sobre el hielo marino diario entre 1979 y 2019, los investigadores descubrieron que la temporada de navegación segura para embarcaciones en aguas abiertas en el Ártico, viajes que podrían emprenderse sin la ayuda de rompehielos, ya es significativamente más larga de lo que anticipaban los modelos climáticos.

Con algunas excepciones, la mayoría de los transportistas evitan el hostil Océano Ártico. Pero según Kuishuang Feng, economista ecológico de la Universidad de Maryland que trabajó en el nuevo estudio, los datos de observación muestran que, en lugar de ser navegables comercialmente a mediados de siglo, como predicen muchos modelos climáticos, varias rutas transárticas ya son navegables durante gran parte del año, y lo han sido durante un tiempo.

El equipo descubrió que los barcos de aguas abiertas podrían haber estado viajando a través del archipiélago ártico canadiense a lo largo del legendario Paso del Noroeste durante más de dos meses al año durante la década de 2010. Los capitanes que quisieran viajar entre los océanos Atlántico y Pacífico a lo largo de las costas de Noruega y Rusia podrían haberlo hecho por más tiempo. Este Paso del Noreste estuvo abierto alrededor de tres meses de cada año, tiempo suficiente para que los transportistas de carga hicieran al menos dos viajes de ida y vuelta entre los puertos del este de Asia y Europa sin la ayuda de rompehielos.

navegación en el Ártico

Imagen: Durante las últimas décadas, la navegabilidad del Océano Ártico para barcos de aguas abiertas, es decir, barcos sin capacidad para romper el hielo, ha aumentado considerablemente. Los investigadores evaluaron una serie de variables, incluida la prevalencia del hielo marino, para determinar el riesgo para diferentes tipos de barcos. Ilustración cortesía de Feng et al.

Según los investigadores, estas rutas solo habrían sido navegables ocasionalmente en la década de 1980 y, según las proyecciones climáticas utilizadas, estuvieron abiertas entre dos y cuatro veces más de lo esperado en la década de 2010.

Desde 1979, el área del Ártico que es segura para las embarcaciones de aguas abiertas durante 90 días al año ha aumentado en un 35 por ciento, afirman los investigadores. Con esto, han cambiado las rutas que pueden tomar estos barcos. Por ejemplo, el mejor camino a lo largo del Paso del Noroeste se ha desplazado hacia el norte desde el golfo de Amundsen a una ruta más corta a través del canal de Parry, que se predijo que no sería navegable hasta mediados del siglo XXI.

Siri Veland, geógrafa humana en Norce, un centro de investigación noruego, dice que si bien el descubrimiento de que las rutas de navegación transárticas pueden usarse ahora no es nuevo, los viajes comerciales limitados operados durante la última década por compañías navieras rusas, chinas y danesas, entre otras, es prueba suficiente de ello, "parece que [los investigadores] han detectado algunas ventanas de navegabilidad que tal vez han estado fuera del radar de las personas".

Veland advierte, sin embargo, que "cuando tienes el beneficio de la retrospectiva [el Ártico] parece mucho más navegable que cuando intentas pronosticar". El problema al que se enfrentan los navegantes es la variabilidad interanual del hielo marino. De un año a otro, existe una gran variabilidad en el número exacto de días con poca banquisa, particularmente al final del verano. Esto hace que enviar barcos a través del Ártico sea muy arriesgado, y Veland no espera que esta variabilidad disminuya hasta dentro de una o dos décadas.

Pero Feng descubrió que, desde 2004, los barcos de aguas abiertas han podido viajar a través del Ártico durante todo el mes de septiembre. Y uno de sus colaboradores en China que ha estado hablando con navieras comerciales descubrió que ya están saliendo con barcos y rompehielos y probando las rutas. “Simplemente tratan de explorar las posibilidades”, dice Feng.

La investigación se ha publicado en Global Environmental Change: Trans-Arctic shipping routes expanding faster than the model projections

Etiquetas: Transporte marítimoÁrtico

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: