Plan europeo para terminales de gas flotantes genera temores climáticos

buque gasístico LNG Endeavour

El gas natural contribuye significativamente al cambio climático

A medida que se acerca el invierno, las naciones europeas, desesperadas por reemplazar el gas natural que una vez le compraron a Rusia, adoptaron una solución a corto plazo: una serie de aproximadamente 20 terminales flotantes que recibirían gas natural licuado de otros países y lo convertirían en combustible para calefacción.

Sin embargo, el plan, con las primeras terminales flotantes preparadas para proporcionar gas natural a finales de año, ha despertado las alarmas entre los científicos que temen las consecuencias a largo plazo para el medio ambiente. Advierten que estas terminales perpetuarían la dependencia de Europa del gas natural, que libera metano y dióxido de carbono que calientan el clima cuando se produce, transporta y quema.

Algunos científicos dicen que les preocupa que las terminales flotantes terminen convirtiéndose en un proveedor a largo plazo de las vastas necesidades energéticas de Europa que podrían durar años, si no décadas. Tal tendencia podría hacer retroceder los esfuerzos de reducción de emisiones que, según los expertos, no se han movido lo suficientemente rápido como para frenar el daño que se está causando al medio ambiente global.

Se espera que gran parte del gas natural licuado, o GNL, que Europa espera recibir provenga de Estados Unidos. La necesidad surgió después de que la invasión rusa de Ucrania rompió sus lazos con Europa y condujo a un corte de la mayor parte del gas natural que Moscú había proporcionado durante mucho tiempo. A lo largo de la Costa del Golfo de EE. UU., se están expandiendo las terminales de exportación y muchos residentes están alarmados por el aumento de la extracción de gas y la consiguiente pérdida de tierras, así como por los cambios climáticos extremos asociados con la quema de combustibles fósiles.

"La construcción de esta inmensa infraestructura de GNL obligará al mundo a depender continuamente de los combustibles fósiles y al daño climático continuo durante las próximas décadas", dijo John Sterman, científico climático del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

El gas natural contribuye significativamente al cambio climático, tanto cuando se quema, convirtiéndose en dióxido de carbono, como a través de fugas de metano, un gas de efecto invernadero aún más potente. Sin embargo, las naciones europeas, que durante años han sido líderes en el cambio a energías más limpias, han propuesto traer a sus puertos más de 20 terminales flotantes de GNL para ayudar a compensar la pérdida de gas natural de Rusia.

Las terminales, que se elevan sobre las casas y se extienden casi 304 metros (1.000 pies), pueden almacenar aproximadamente 170.000 metros cúbicos (6.000 millones de pies cúbicos) de GNL y convertirlo en gas para hogares y empresas. Se pueden construir más rápido y de manera más económica que las terminales de importación en tierra, aunque su operación es más costosa, según la Unión Internacional de Gas.

"Todos los países deben prepararse para un escenario en el que puede haber un corte en los suministros rusos", dijo Nikoline Bromander, analista de Rystad Energy. "Si eres dependiente, necesitas tener un plan de respaldo".

llama de gas natural

Imagen: Una llama arde en Venture Global LNG en Cameron, Luisiana, el 21 de abril de 2022.

Muchos científicos ambientales argumentan que el dinero que se destina a los barcos, cuya construcción costó alrededor de $ 500 millones cada uno, según Rystad, se gastaría mejor en adoptar rápidamente mejoras de eficiencia o energía limpia que podrían reducir el consumo de energía.

La construcción de más parques solares o eólicos, lo que lleva años, no reemplazaría inmediatamente al gas ruso. Pero con una financiación adecuada, sugirió Sterman, mayores eficiencias energéticas en hogares, edificios y fábricas, junto con el despliegue de tecnologías eólicas, solares y de otro tipo, podrían reducir enormemente la necesidad de Europa de reemplazar todo el gas que ha perdido.

Alemania, uno de los defensores más fuertes de Europa de las terminales flotantes de GNL, espera cinco de los barcos y ha comprometido aproximadamente 3 mil millones de euros para el esfuerzo, según Global Energy Monitor. Alemania también aprobó una ley para acelerar el desarrollo de las terminales, suspendiendo el requisito de evaluaciones ambientales.

Es una medida que preocupa a los grupos ecologistas.

"Es totalmente obvio", afirmó Sascha Müller-Kraenner, CEO de Environmental Action Germany, que "las disposiciones de la ley se desarrollaron en estrecho diálogo con la industria del gas".

El gobierno y la industria energética de Alemania han defendido su aceptación de las terminales de GNL como una respuesta urgente a la pérdida de la mayor parte del gas ruso que habían recibido durante mucho tiempo, que temen que Moscú cierre por completo.

"En una situación excepcional como esta, en la que se trata de la seguridad del suministro de gas de Alemania, está justificado acelerar el proceso de aprobación", dijo en un comunicado la asociación de la industria energética de Alemania, BDEW.

Susanne Ungrad, portavoz del Ministerio de Economía y Energía de Alemania, señaló que se están realizando esfuerzos para reducir las emisiones de metano en países exportadores como Estados Unidos. Y dijo que al continuar con la construcción de terminales de GNL, las autoridades europeas realizarán evaluaciones integrales.

terminal de exportación de GNL

Imagen: Un vehículo pequeño pasa por una red de tuberías que forman piezas de un "tren" en las instalaciones de exportación de Cameron LNG en Hackberry, Luisiana, el 31 de marzo de 2022.

Greig Aitken, analista de Global Energy Monitor, señaló que una terminal que se abrirá cerca de Gdansk, Polonia, ha firmado contratos con proveedores estadounidenses de GNL que se extienden mucho más allá de 2030. Eso podría dificultar que la Unión Europea cumpla su objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 55% para 2030.

Italia, Grecia, Francia, los Países Bajos, Croacia, Estonia, Finlandia, Letonia, Eslovenia y el Reino Unido tienen planificadas una o más terminales flotantes de GNL, según Rystad Energy.

En algunos casos, argumentan los defensores, los barcos podrían ayudar a la causa ambiental. Señalan, por ejemplo, que a medida que han disminuido los suministros de gas rusos, las comunidades en Alemania y en otros lugares han estado quemando carbón, que generalmente produce más emisiones que el gas natural. Aumentar el suministro de gas natural haría que esto fuera menos necesario.

Aún así, el metano puede filtrarse con frecuencia a lo largo de la cadena de suministro de gas natural. Entonces, en algunos casos, el efecto climático neto de la quema de gas natural puede no ser mejor que el del carbón.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU advirtió que continuar utilizando la infraestructura de combustibles fósiles que ya existe provocaría un calentamiento global superior a 1,5 grados centígrados (2,7 Fahrenheit). En ese nivel, se esperaría que el calor empeorara las inundaciones repentinas, el calor extremo, los huracanes intensos y los incendios forestales de larga duración que han resultado del cambio climático y han costado vidas.

"Es un poco desalentador ver que Europa, que ha sido la sede de tanta energía y acción y audaces objetivos de emisiones, sea el hogar de esta forma particular de duplicar la infraestructura de combustibles fósiles", dijo Kim Cobb, científica climática de la Universidad de Brown.

En Estados Unidos, el mayor mercado de exportación de GNL con destino a Europa, se están construyendo tres nuevas terminales de exportación. Once terminales adicionales y cuatro ampliaciones se encuentran en las etapas de planificación. Algunas terminales de exportación que habían tenido problemas para atraer financiamiento ahora están viendo más inversión e interés, dijo Ira Joseph, analista de energía desde hace mucho tiempo.

"Lo que se ha visto suceder en los últimos dos meses: están firmando acuerdos de compra y venta, a diestra y siniestra", dijo Joseph.

Parque Industrial Stade

Imagen: El área frente al Parque Industrial de Stade es parte de la futura expansión del puerto para la terminal de importación planificada de gas natural licuado (GNL) en Stade, Alemania, en abril de 2022.

Rio Grande LNG, una terminal de exportación propuesta por Next Decade en Brownsville, Texas, por ejemplo, pareció estancarse el año pasado ante las protestas ambientales. Pero esta primavera, una empresa francesa, Engie, y varios clientes en Asia firmaron contratos a largo plazo para comprar GNL de la terminal. Ahora, Next Decade dice que es probable que obtenga todo el financiamiento que necesita.

La escasez de gas en Europa ha aumentado los precios mundiales del GNL, lo que ha llevado a los compradores en China y otros lugares a firmar contratos a largo plazo con proveedores en los Estados Unidos. Las exportaciones estadounidenses de GNL probablemente crecerán en 10 millones de toneladas durante el próximo año, dijo Bromander, analista de Rystad.

Los barcos flotantes de GNL se han anunciado como una solución a corto plazo para mantener el flujo de gas durante algunos años mientras se acumulan fuentes de energía más limpias como la eólica y la solar. Pero los críticos dicen que es poco probable que un barco construido para durar décadas detenga permanentemente las operaciones después de unos años.

Una vez que se construyen las terminales flotantes, se pueden usar en cualquier parte del mundo. Entonces, si las naciones europeas ya no quieren terminales flotantes de GNL a medida que hacen la transición a una energía más limpia, los barcos podrían zarpar hacia otro puerto, esencialmente asegurando el uso de gas natural durante décadas.

Y en algunos casos, particularmente en Alemania, algunas de las terminales flotantes propuestas parecen estar allanando el camino para las terminales en tierra que se construirían para durar 30 o 40 años, mucho más allá del punto en que las naciones deberían dejar de quemar combustibles fósiles, dicen los grupos ambientalistas.

"Después de que se resuelva la guerra y, como todos esperamos, se restablezca la paz, ¿realmente van a decir: 'Oh, llevémoslas al depósito de chatarra?'", preguntó Sterman. "No van a hacer eso".

Etiquetas: Terminal flotanteGas naturalEuropa

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: