El 'Glaciar del Juicio Final' está más cerca del desastre de lo que pensaban los científicos

R/V Nathaniel B. Palmer
El R/V Nathaniel B. Palmer fotografiado desde un dron en el frente de hielo del glaciar Thwaites en febrero de 2019. (Crédito: Alexandra Mazur/Universidad de Gotemburgo).

Un nuevo mapa del fondo marino muestra que la masa helada se "sostiene con las uñas"

Los robots submarinos que miraron debajo del glaciar Thwaites de la Antártida, apodado el "Glaciar del Juicio Final o del Fin del Mundo", observaron que su fin puede llegar antes de lo esperado con un aumento extremo en la pérdida de hielo.

Un mapa detallado del lecho marino que rodea al gigante helado ha revelado que el glaciar experimentó períodos de rápido retroceso en los últimos siglos, que podrían desencadenarse nuevamente a través del derretimiento impulsado por el cambio climático.

El glaciar Thwaites es un enorme trozo de hielo, aproximadamente del mismo tamaño que el estado de Florida en los EE. UU. o la totalidad del Reino Unido, que se está derritiendo lentamente en el océano frente a la Antártida occidental. El glaciar recibe su siniestro apodo debido a las "escalofriantes" implicaciones de su desaparición total, que podría subir los niveles globales del mar entre 3 y 10 pies (0,9 y 3 metros), dijeron los investigadores en un comunicado.

Debido al cambio climático, la enorme masa congelada se está retirando dos veces más rápido que hace 30 años y está perdiendo al año alrededor de 50 mil millones de toneladas (45 mil millones de toneladas métricas) de hielo, según la International Thwaites Glacier Collaboration.

El glaciar Thwaites se extiende muy por debajo de la superficie del océano y se mantiene en su lugar mediante puntos irregulares en el lecho marino que ralentizan el deslizamiento del glaciar hacia el agua. Las secciones del lecho marino que se aferran a la parte inferior de un glaciar se conocen como "puntos de conexión a tierra" y juegan un papel clave en la rapidez con la que un glaciar puede retroceder.

En el nuevo estudio, un equipo internacional de investigadores usó un robot submarino para mapear uno de los puntos de conexión a tierra anteriores de Thwaites: una cresta del lecho marino que sobresale conocida como "la protuberancia", que se encuentra a unos 650 m (2.133 pies) por debajo de la superficie. El mapa resultante reveló que en algún momento durante los últimos dos siglos, cuando la protuberancia apuntalaba el glaciar Thwaites, la masa de hielo del glaciar se retiró más del doble de rápido que ahora.

Los investigadores dicen que el nuevo mapa es como una "bola de cristal" que nos muestra lo que podría sucederle al glaciar en el futuro si se separa de su actual punto de conexión a tierra, que está a unos 300 m (984 pies) debajo de la superficie, y se ancla a uno más profundo como la protuberancia. Este escenario podría volverse más probable en el futuro si las aguas cada vez más cálidas derriten las entrañas del glaciar, según el comunicado.

"Thwaites realmente se está aferrando hoy con las uñas", dijo en otro comunicado el coautor del estudio, Robert Larter, geofísico marino del British Antarctic Survey. "En el futuro deberíamos esperar ver grandes cambios en pequeñas escalas de tiempo".

Leyendo entre lineas

Los investigadores mapearon la protuberancia utilizando el robot submarino Rán (llamado así por la diosa nórdica del mar), que pasó alrededor de 20 horas escaneando una sección de 5 millas cuadradas (13 kilómetros cuadrados) del antiguo punto de conexión a tierra.

robot submarino Rán

Imagen: Rán, un vehículo submarino autónomo Kongsberg HUGIN, entre el hielo marino frente al glaciar Thwaites, después de una misión de 20 horas de mapeo del lecho marino. (Crédito: Anna Wåhlin/Universidad de Gotemburgo).

El mapa resultante mostró que la protuberancia está cubierta con alrededor de 160 líneas ranuradas paralelas que le dan una apariencia similar a un código de barras. Estos surcos de extraño aspecto, también conocidos como costillas, tienen entre 0,3 y 2,3 pies (0,1 y 0,7 m) de profundidad. Los espacios entre las costillas varían entre cortos y anchos, entre 5,2 y 34,4 pies (1,6 y 10,5 m), pero por lo general tienen una separación de alrededor de 23 pies (7 m).

Estas costillas son en realidad huellas que quedaron cuando la marea alta levantó brevemente el glaciar del fondo marino, lo que empujó ligeramente la masa de hielo hacia el interior antes de que la marea baja la hundiera de nuevo. Cada costilla representa un solo día; colectivamente, las líneas trazan el movimiento gradual del glaciar durante un período de alrededor de 5,5 meses. Las diferentes profundidades y espacios entre las nervaduras coinciden con el ciclo de las mareas vivas y muertas, y el glaciar se mueve más lejos y con mayor fuerza durante las primeras. (Durante las mareas vivas, las mareas altas son más altas y las mareas bajas son más bajas. Durante las mareas muertas, las mareas altas son más bajas y las mareas bajas son más altas).

costillas en el glaciar Thwaites

Imagen: El mapa del lecho marino de la protuberancia muestra las líneas acanaladas paralelas, o costillas, distribuidas a lo largo de la superficie del punto de conexión a tierra. (Crédito de la imagen: Alastair Graham/Universidad del Sur de Florida)

"Es como si estuvieras mirando un mareógrafo en el fondo marino", dijo en el comunicado el investigador principal del estudio, Alastair Graham, oceanógrafo geológico de la Universidad del Sur de Florida. "Realmente me sorprende lo hermosos que son los datos". Sin embargo, los llamativos surcos en el lecho marino también son motivo de preocupación, agregó.

Con base en el espacio entre las nervaduras, los investigadores estimaron que cuando el glaciar Thwaites estaba anclado en la protuberancia, la masa helada retrocedía por año a una velocidad de entre 1,3 y 1,4 millas (2,1 y 2,3 km). Esto significa que el glaciar estaba retrocediendo casi tres veces más rápido que entre 2011 y 2019, cuando retrocedía por año a un ritmo de alrededor de 0,5 millas (0,8 km), según datos satelitales.

Los investigadores no están seguros exactamente cuándo se asentó el glaciar sobre la protuberancia, pero definitivamente fue en los últimos dos siglos y probablemente fue en algún momento antes de la década de 1950. El equipo no pudo tomar las muestras de núcleo del lecho marino necesarias para datar adecuadamente la protuberancia porque las condiciones cada vez más heladas alrededor del glaciar significaron que ellos también tuvieron que retirarse rápidamente de la región, según el comunicado. Sin embargo, el equipo tiene la intención de regresar pronto para responder adecuadamente a esta importante pregunta.

mapa del glaciar Thwaites

Imagen: Mapa del glaciar Thwaites que se muestra en imágenes satelitales Landsat 8 recopiladas en febrero de 2019. La trayectoria de la misión del vehículo submarino autónomo se muestra en naranja. Los cambios en las posiciones de la línea de conexión a tierra del glaciar Thwaites en el pasado reciente se muestran con líneas de colores. (Crédito: Alastair Graham/Universidad del Sur de Florida).

Los nuevos hallazgos son preocupantes porque muestran que el glaciar Thwaites experimentó "pulsos de retroceso muy rápido" incluso antes de que los efectos del cambio climático aumentaran la actual tasa de pérdida de hielo, dijo Graham. Muestra que el glaciar tiene el potencial de acelerar mucho más rápido si se separa de su actual punto de conexión a tierra y se ancla a un punto de conexión a tierra similar a una protuberancia posterior, agregó.

Investigaciones anteriores que utilizaron submarinos robóticos han demostrado que el agua sorprendentemente cálida debajo del glaciar puede estar derritiendo la parte inferior de la masa helada, lo que podría empujar rápidamente al glaciar hacia este punto de inflexión.

"Una vez que el glaciar se retira más allá de la actual cresta poco profunda en su lecho", podría tomar solo unos pocos años acelerar a una tasa similar de retroceso durante la edad de la protuberancia, dijo Larter.

El estudio fue publicado en línea el lunes (5 de septiembre) en la revista Nature Geoscience: Rapid retreat of Thwaites Glacier in the pre-satellite era

Etiquetas: RetiradaRetrocesoGlaciarAntártida

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: