El calentamiento de los océanos reducirá el hábitat viable de muchos animales marinos, pero no de todos

Inmersión
Este estudio es la culminación de 20 años de investigación de Brad Seibel sobre migradores verticales que ha incluido decenas de inmersiones como esta. Crédito: Stephani Gordon, Open Boat Films.

Relación entre el oxígeno, la temperatura y los requisitos metabólicos de los migradores verticales

Brad Seibel todavía recuerda los titulares de hace 20 años que sonaban como una película de ciencia ficción de clasificación B: "La invasión del calamar gigante en la bahía de Monterey" y cosas por el estilo. En ese momento era un becario postdoctoral en el Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey (MBARI).

Era cualquier cosa menos ficción. Los voraces depredadores, que históricamente viven en latitudes más tropicales, aparecieron en el centro de California en cantidades récord, engordando sus vientres con merluza, pez roca y otras especies comercialmente importantes para consternación de los pescadores locales. Los científicos pensaron que su llegada tenía que ver con una combinación de cambio climático y sobrepesca, pero los detalles eran confusos.

Ahora profesor y experto en fisiología marina en la Facultad de Ciencias Marinas de la USF, Seibel publicó recientemente un artículo que arroja luz sobre esos titulares de hace mucho tiempo. Conecta los puntos relacionados con el metabolismo animal que ha recopilado durante 20 años y siete cruceros de investigación en el Golfo de California, México, y agrega un nuevo capítulo a la historia de cómo pueden responder algunos animales al calentamiento de los océanos.

"La narrativa básica en los últimos años ha sido que a medida que el océano se calienta y pierde oxígeno, los animales que se encuentran en él serán expulsados ​​de su hábitat nativo y se trasladarán a aguas más frías en latitudes más al norte", dijo Seibel. "Pero esto es una excesiva simplificación".

Vídeo: Brad Seibel buceando con el calamar gigante (Dosidicus gigas). (Estos son de menor tamaño). Si subes el volumen, puedes escuchar a uno de los calamares chocar contra él en la inmersión. El calamar queda momentáneamente aturdido antes de nadar de nuevo. Crédito: Stephani Gordon, Open Boat Films.

No todos los animales marinos reaccionarán de la misma manera a las condiciones cambiantes.

Seibel fue coautor de la publicación con su ex alumno de posgrado, Matt Birk, ahora profesor en la Universidad de Saint Francis en Pensilvania. El estudio es el primero en profundizar en la relación entre el oxígeno, la temperatura y los requisitos metabólicos de los migradores verticales, que incluyen miles de millones de animales marinos, desde pequeños crustáceos llamados krill hasta el calamar gigante de dos metros de largo.

krill migración

Imagen: El krill, un crustáceo parecido a los camarones, proporciona una importante fuente de alimento para muchos animales marinos, desde peces hasta ballenas. Crédito: Stephani Gordon, Open Boat Films.

Seibel y Birk utilizaron modelos para comprender cómo seis especies de krill y el calamar gigante responderían metabólicamente a los parámetros variables que se aproximan a los hábitats diurnos y nocturnos. "Los migradores verticales se oponen a la narrativa básica, que se basa en gran medida en estudios de animales costeros", dijo Seibel.

A medida que los océanos se calientan, es probable que los calamares y otros migradores verticales que viven en zonas tropicales expandan su hábitat hacia el norte, pero no necesariamente abandonen sus zonas tropicales nativas.

Eso es lo que probablemente sucedió hace 20 años en Monterey, dijo Seibel. Un evento de El Niño trajo temporalmente agua más cálida a la costa. (Piensa en ello como un modelo de cambio climático de vida relativamente corta). El agua más cálida permitió que los calamares expandieran su área de distribución hacia el norte, donde aprovecharon las nuevas fuentes de alimentos, lo que tuvo un gran impacto en las pesquerías locales, a pesar de que la comida era abundante en las latitudes más tropicales.

calamar gigante

Imagen: Este estudio es el primero en profundizar en la relación entre el oxígeno, la temperatura y los requisitos metabólicos de los migradores verticales, que incluyen desde el krill hasta el calamar gigante (que se muestra aquí). Los requisitos metabólicos de los migradores verticales sugieren que pueden experimentar una expansión de su hábitat nativo en respuesta a las condiciones cambiantes del océano. Crédito: Stephani Gordon, Open Boat Films.

"No era que no tuvieran suficiente oxígeno o que hiciera demasiado calor para ellos más al sur; antes del evento de El Niño hacía demasiado frío para ellos en el norte", un matiz relacionado con sus requisitos metabólicos que importa, Seibel dijo.

Los migradores verticales viven vidas muy diferentes a las de las especies costeras, que experimentan un suministro bastante constante de oxígeno en aguas bien mezcladas con la atmósfera. Los migradores viven en las profundidades durante el día, donde hace frío, está oscuro y hay menos oxígeno, y viajan cientos de metros hacia la superficie del océano relativamente cálida por la noche para comer, donde el oxígeno es abundante y cuando es más seguro buscar alimento.

"Este estudio es un buen ejemplo del hecho de que las conclusiones que a menudo sacamos de organismos bien estudiados y fáciles de atrapar pueden no ser ciertas para la mayor diversidad de especies y estilos de vida que se encuentran en los océanos", dijo Birk.

Resulta que el efecto de la temperatura en las tasas metabólicas de los migradores verticales es 4-5 veces mayor que para la mayoría de las especies costeras. Cuando está en profundidad, el calamar, por ejemplo, no hace mucho. Cuando migran a aguas menos profundas para comer, su tasa metabólica se dispara, dijo Seibel.

hábitats disponibles

Imagen: Proyecciones esquemáticas del hábitat metabólicamente disponible actual y futuro en los migradores verticales tropicales. Crédito: USF

El modelado que incorpora los elevados efectos de la temperatura en la tasa metabólica de los migradores verticales sugiere que para finales de siglo el cambio climático ampliará el hábitat disponible para los migradores verticales hacia el norte y el sur hasta en 10-20 grados de latitud, dijo Seibel.

"Realmente necesitamos profundizar en la fisiología animal y comprender mejor las formas en que evolucionan varias especies y se adaptan a las condiciones ambientales", dijo Seibel.

La investigación se publica en Nature Climate Change: Unique thermal sensitivity imposes a cold-water energetic barrier for vertical migrators

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: