Una sociedad tecnológicamente avanzada está optando por destruirse a sí misma

hegemonía de los combustibles fósiles

Verlo es a la vez fascinante y aterrador. Así funciona la hegemonía de los combustibles fósiles

Mientras los líderes mundiales se reúnen en Egipto para la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP27), es difícil ser optimista de que las conversaciones generarán una desviación radical del inexorable aumento de las emisiones globales de carbono en los últimos dos siglos.

Después de todo, antes de las conversaciones de Glasgow del año pasado, los expertos advirtieron que la cumbre era la última oportunidad del mundo para limitar este siglo el calentamiento global a 1,5 ℃. Y, sin embargo, un informe de la ONU la semana pasada encontró que incluso si todas las naciones alcanzan sus objetivos climáticos esta década, el planeta aún se calentaría en unos catastróficos 2,5 ℃.

Había esperanzas de que la pandemia global pudiera haber cambiado las economías del mundo de su dependencia de los combustibles fósiles, ya que los confinamientos redujeron el consumo de energía y los políticos progresistas propusieron agendas políticas alternativas.

Pero después de que se reabrieron las fronteras, volvió con fuerza nuestra adicción a los combustibles fósiles. De hecho, la Agencia Internacional de Energía proyecta que los ingresos netos de los productores de petróleo y gas se duplicarán en 2022 a la alarmante cifra de 4 billones de dólares estadounidenses.

"Como científicos sociales, esto es a la vez horrible y fascinante de observar. ¿Cómo es que una sociedad tecnológicamente avanzada podría optar por destruirse a sí misma al no actuar para evitar una catástrofe climática?", dicen Christopher Wright, Daniel Nyberg y Vanessa Bowden.

Hemos tenido décadas para actuar

Al igual que ver un accidente de tren en cámara lenta, los principales científicos del clima del mundo han advertido durante décadas sobre los peligros del aumento constante de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Jimmy CarterLos líderes políticos y corporativos sabían de la amenaza más de una década antes de que fuera un conocimiento público clave. En 1977, el presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, fue informado sobre la posibilidad de un cambio climático catastrófico. Ese mismo año, los memorandos internos de una de las compañías petroleras más grandes del mundo dejaron en claro que la quema continua de combustibles fósiles calentaría drásticamente el planeta.

Entonces, ¿Por qué, en los 45 años transcurridos desde entonces, ha habido tan poca acción en respuesta? ¿Por qué condenamos a los niños de hoy y a las generaciones futuras a vivir en un planeta peligroso y hostil?

"Hemos tratado de responder a esta pregunta en nuestra investigación sobre los negocios y el cambio climático a lo largo de los años, incluido nuestro último libro: Organising Responses to Climate Change", dicen los tres investigadores.

Argumentan que la respuesta se basa en una suposición prevaleciente organizada por las élites corporativas y políticas: que el crecimiento económico sin fin impulsado por la energía fósil es tan fundamental y de sentido común que no se puede cuestionar.

Llaman a esta ideología que lo consume todo la "hegemonía de los combustibles fósiles". Afirman que el capitalismo corporativo basado en la energía fósil es un estado natural del ser, uno que está más allá del desafío.

protesta climática de niños

Imagen: Nuestra inacción está condenando a los niños de hoy a vivir en un planeta hostil. David Cliff

Cómo funciona la hegemonía de los combustibles fósiles

El concepto de "hegemonía" fue desarrollado por el intelectual italiano Antonio Gramsci. En la década de 1920, Gramsci buscó explicar cómo las clases dominantes mantenían su poder más allá del uso de la fuerza y la coerción.

Argumentó que la hegemonía implicaba un proceso continuo de ganar el consentimiento de los actores clave de la sociedad, como los industriales, los medios de comunicación y las instituciones religiosas y educativas, para formar un bloque gobernante. La sociedad civil aceptaría así el orden imperante, amortiguando cualquier amenaza de revolución.

Las ideas de Gramsci nos ayudan a entender la falta de acción frente a la crisis climática. En particular, ayuda a explicar la desmesurada influencia del sector empresarial en la política climática en todo el mundo.

Por ejemplo, una serie de estudios recientes han explorado la "hegemonía de los combustibles fósiles" en países como Australia, Canadá y Estados Unidos. Estos estudios argumentan que tal hegemonía comprende una coalición de actores corporativos y políticos con intereses alineados en torno al crecimiento económico dependiente del carbono. Esto lleva a un progreso limitado en la legislación para reducir las emisiones de carbono.

La hegemonía también se ha extendido a la actividad político-corporativa que siembra dudas sobre la ciencia del clima, el cabildeo contra la reducción de emisiones y las energías renovables, y su captura por partidos políticos por los intereses alineados con los combustibles fósiles.

Esto ayuda a explicar por qué los ambientalistas que abogan por mantener los combustibles fósiles bajo tierra son atacados por políticos conservadores y medios de comunicación de derechas.

Se les presenta no sólo como una amenaza a "nuestra forma de vida", sino como radicales engañados y peligrosos, o incluso terroristas.

incendio forestal

Imagen: ¿Cuánto tiempo puede continuar la hegemonía de los combustibles fósiles a medida que los fenómenos meteorológicos se vuelven más extremos? Marcus Kauffman/Unsplash, CC BY

Hay otra manera

Por supuesto, hay alternativas a la hegemonía de los combustibles fósiles. Implica una descarbonización inmediata y drástica de la economía mundial, como aspira a lograr en Egipto la COP27.

Pero también requiere modelos económicos alternativos de "decrecimiento". El decrecimiento implica [PDF] una contracción planificada y equitativa de las economías ricas, hasta que opere de manera constante y dentro de la capacidad de los recursos del planeta.

Esto incluye sistemas de comercio de carbono con un tope que se reduce rápidamente, límites de extracción de combustibles fósiles, autonomía del trabajador y jornadas laborales más cortas, y garantías de trabajo con salarios dignos.

Este tipo de políticas se basan en reformas fiscales para limitar el uso de recursos y reducir las emisiones de carbono, al tiempo que promueven el trabajo compartido y limitan la producción y el consumo.

Esto también requiere una política mucho más democrática de lo que permite la hegemonía actual, una que desafíe la ilusión de que el crecimiento económico puede continuar incluso cuando comienzan a fallar los sistemas de soporte vital de la Tierra.

Pero la verdadera prueba de la hegemonía de los combustibles fósiles será cuánto tiempo puede persistir esta imagen a medida que el clima se vuelve más extremo y crece el activismo climático.

Porque a medida que más gente reconozca la realidad de la crisis climática, aquellos que buscan mantener la hegemonía de los combustibles fósiles deberán trabajar más para mantener su control sobre la política climática.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: