Efectos de las olas de calor marinas en los principales depredadores del océano

albatros etiquetado
Un albatros de Laysan etiquetado en el atolón Midway en el Océano Pacífico. El movimiento de los animales marcados ayudó a los científicos a estimar su reacción ante las condiciones cambiantes. Crédito: Scott Shaffer/Universidad Estatal de San José

Pueden redistribuir especies a través de fronteras internacionales

Los pronósticos pueden predecir ahora la ubicación y el inicio de olas de calor marinas que pueden alterar los ecosistemas marinos. Los científicos dicen que el siguiente paso es pronosticar qué les sucede a los principales depredadores que habitan esos ecosistemas.

Una nueva investigación encuentra que los efectos sobre los depredadores marinos como tiburones, atunes y mamíferos varían ampliamente y pueden redistribuir especies a través de fronteras internacionales. Los científicos predijeron estos cambios utilizando modelos de distribución de especies que tienen en cuenta los cambios de temperatura y otras condiciones ambientales.

"El objetivo es proporcionar herramientas con visión de futuro para ayudar a los administradores a pensar en cómo podrían redistribuirse las especies durante las olas de calor y cómo podrían necesitar ajustar de manera proactiva las regulaciones para tener en cuenta estos cambios", dijo Heather Welch, investigador afiliado del Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste de NOAA Fisheries, científico de proyectos de la U.C. Santa Cruz y autor principal de la nueva investigación.

"Los depredadores suelen sustentar importantes pesquerías comerciales, por lo que es importante comprender cómo responden a los cambios en su entorno", dijo.

En la última década las olas de calor marinas se han convertido en un fenómeno habitual en el Océano Pacífico oriental frente a la costa oeste de Estados Unidos, comenzando con una ola de calor masiva entre 2014 y 2016. Algunos estudios sugieren que pueden volverse más comunes y graves con el cambio climático. NOAA Fisheries busca cada vez más "pesquerías preparadas para el clima" mediante el desarrollo de estrategias de gestión que puedan adaptarse a los cambios en los ecosistemas y sus habitantes.

elefante marino etiquetado

Imagen: Los científicos utilizaron datos recopilados de elefantes marinos radioetiquetados para medir la reacción de la especie a las condiciones cambiantes del océano. Crédito: Dan Costa/UC Santa Cruz

Regulaciones cambiantes

Las decisiones de gestión pesquera preparadas para el clima podrían incluir, por ejemplo, temporadas de pesca abiertas, cuotas y límites que se ajusten a las distribuciones cambiantes de las especies. Estas decisiones son especialmente importantes para especies como el atún, que las flotas quieren capturar, así como otras, como las tortugas marinas en peligro de extinción, que quieren evitar. El enfoque depende de buena información sobre cómo están cambiando las distribuciones de las especies.

"¿Cómo podemos seguir pescando de forma sostenible y seguir protegiendo especies importantes en un mundo con un clima cambiante?", pregunta Welch. "Necesitamos estar preparados para cambiar nuestro enfoque a medida que las especies se mueven y cambian. Afortunadamente, podemos desarrollar las herramientas para ayudar a hacerlo en tiempo real".

Los científicos examinaron los efectos de cuatro grandes olas de calor marinas en el noreste del Océano Pacífico sobre 14 diferentes depredadores, incluidos leones marinos, atún rojo, tiburones mako y albatros. Los efectos sobre las distribuciones variaron según las olas de calor y las especies. En algunos casos, el hábitat de las especies estuvo a punto de desaparecer, mientras que en otros casi duplicó su superficie.

Los investigadores estudiaron cómo desarrollar un sistema de alerta temprana que pudiera alertar a los gerentes sobre dichos cambios antes o en el momento de ocurrir.

"Estamos viendo cambios a gran escala en cuanto a dónde y cuándo van los depredadores como resultado de la variabilidad y el cambio climático. Prever potenciales cambios antes de que ocurran es fundamental para una gestión proactiva preparada para el clima", dijo Elliott Hazen, investigador ecóloga del Southwest Fisheries Science Center. "Así es como podemos proteger las especies que necesitan protección y garantizar la sostenibilidad de nuestras pesquerías y otras economías basadas en los océanos".

ballenas azules

Imagen: Los científicos rastrearon animales, incluidas las ballenas azules, para comprender sus posibles reacciones a las olas de calor marinas. Crédito: Elliott Hazen/SW Fisheries Science Center

Hábitat en movimiento

Casi el 40% del hábitat de los grandes tiburones blancos se desplazó durante las olas de calor marinas de aguas internacionales a aguas territoriales de Estados Unidos. Esto también podría afectar a otras especies de las que se alimentan. Entre el 10 y el 31% del hábitat previsto para el atún blanco, el atún rojo y el rabil de valor comercial se desplazó de aguas de México a Estados Unidos. Este cambio se refleja en una abundancia inusual de atún aleta amarilla y aleta azul reportada por los pescadores comerciales y recreativos de California en 2014 y 2015.

"Eso da una idea de la escala de los cambios a los que la administración puede tener que adaptarse en períodos relativamente cortos", dijo Welch.

En 2016 una ola de calor marina a lo largo de la costa de California atrajo muchas ballenas jorobadas a las aguas costeras. Se alimentaban de abundante anchoa que se había desplazado y multiplicado con las inusuales condiciones del océano. Luego se inició la retrasada temporada del cangrejo Dungeness en las mismas aguas, lo que provocó que muchas ballenas jorobadas quedaran enredadas en las líneas de las trampas para cangrejos.

depredadores en tiempo realDesde entonces, la flota pesquera ha trabajado con los administradores pesqueros para evaluar y adaptarse a la presencia de ballenas frente a la costa antes de salir a pescar. Los enredos confirmados han disminuido.

Como parte de la nueva investigación, los científicos desarrollaron modelos que rastrean las temperaturas del océano y otros factores para proporcionar predicciones en tiempo real de cómo cambian los principales depredadores durante las olas de calor marinas. Estas predicciones podrían adaptarse aún más a las necesidades de las pesquerías u otros administradores de los océanos, proporcionando un sistema de alerta temprana que los avise sobre los cambios ecológicos, dijeron los científicos.

La investigación se ha publicado en Nature Communications: Impacts of marine heatwaves on top predator distributions are variable but predictable

Etiquetas: Ola calor marinaDepredador

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo