El potencial colapso de la circulación del Océano Atlántico afectará fuertemente al clima europeo

parada de corriente oceánica
Los impactos climáticos serían casi irreversibles en escalas de tiempo humanas

La AMOC es una de las fuerzas climáticas y oceánicas claves del planeta

Un abrupto colapso de las corrientes del Océano Atlántico que podría congelar grandes partes de Europa parece un poco más probable y más cercano que antes, a medida que una nueva y compleja simulación por computadora encuentra un punto de inflexión "similar a un acantilado" que se avecina en el futuro.

Un escenario de pesadilla preocupante desde hace mucho tiempo, provocado por el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia debido al calentamiento global, todavía está al menos a décadas de distancia, si no más, pero tal vez no a los siglos que alguna vez pareció, encuentra un nuevo estudio publicado el viernes 9 de enero de 2024.

El estudio, el primero en utilizar simulaciones complejas e incluir múltiples factores, utiliza una medición clave para rastrear la fuerza de la vital circulación oceánica general, que se está desacelerando.

Un colapso de la corriente, llamada circulación de vuelco meridional del Atlántico (conocida como AMOC, siglas en inglés de Atlantic meridional overturning circulation), cambiaría el clima en todo el mundo porque significa el bloqueo de una de las fuerzas climáticas y oceánicas claves del planeta. Reduciría las temperaturas del noroeste de Europa entre 9 y 27 grados (5 a 15 grados Celsius) a lo largo de décadas, extendería el hielo del Ártico mucho más al sur, aumentaría aún más el calor en el hemisferio sur, cambiaría los patrones globales de lluvia y alteraría el Amazonas, dice el estudio. Otros científicos dijeron que sería una catástrofe que podría provocar escasez de alimentos y agua en todo el mundo.

temperaturas en EuropaImagen derecha: En algunas partes de Europa, el colapso de la circulación meridional del Atlántico podría provocar una disminución de más de 3°C cada diez años.

"Nos estamos acercando (al colapso), pero no estamos seguros de qué cerca", dijo el autor principal del estudio, Rene van Westen, científico climático y oceanógrafo de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos. "Nos dirigimos hacia un punto de inflexión".

Cuándo puede ocurrir esta calamidad climática global, ampliamente ficticia en la película "El día después de mañana", es "la pregunta del millón, que lamentablemente no podemos responder en este momento", dijo van Westen. Dijo que probablemente falta un siglo, pero que aún podría suceder durante su vida. Acaba de cumplir 30 años.

"También depende del ritmo de cambio climático que estemos provocando como humanidad", dijo van Westen.

Los estudios han demostrado que la AMOC se está desacelerando, pero el problema es un colapso total o un bloqueo. El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas, que es un grupo de cientos de científicos que ofrece periódicamente actualizaciones autorizadas sobre el calentamiento, dijo que tiene una confianza media en que no habrá un colapso antes de 2100 y, en general, minimizó los escenarios de desastre. Pero van Westen, varios científicos externos y un estudio del año pasado dicen que eso puede no ser correcto.

Stefan Rahmstorf, jefe de Análisis de Sistemas Terrestres en el Instituto de Investigación Climática de Potsdam en Alemania, no participó en la investigación, pero la calificó como "un avance importante en la ciencia de la estabilidad de la AMOC".

"El nuevo estudio aumenta significativamente la creciente preocupación sobre un colapso de la AMOC en un futuro no muy lejano", dijo Rahmstorf. "Ignoraremos esto bajo nuestro propio riesgo".

El científico climático de la Universidad de Exeter, Tim Lenton, que tampoco forma parte de la investigación, dijo que el nuevo estudio le preocupa aún más un colapso. Un colapso de la AMOC causaría tantos efectos en todo el clima mundial que serán "tan abruptos y severos que sería casi imposible adaptarse a ellos en algunos lugares", dijo Lenton.

Hay señales que muestran que la AMOC ha colapsado en el pasado, pero aún es incierto cuándo y cómo cambiará en el futuro, dijo el oceanógrafo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, Wei Cheng, que no formó parte de la investigación.

corrientes oceánicas globales

Imagen: La circulación termohalina transporta y mezcla el agua de los océanos. En el proceso transporta calor, lo que influye en los patrones climáticos regionales. La densidad del agua de mar está determinada por la temperatura y la salinidad de un volumen de agua de mar en un lugar particular. La diferencia de densidad entre un lugar y otro impulsa la circulación termohalina.

La AMOC es parte de una intrincada cinta transportadora global de corrientes oceánicas que mueven diferentes niveles de sal y agua cálida alrededor del mundo a diferentes profundidades en patrones que ayudan a regular la temperatura de la Tierra, absorben dióxido de carbono y alimentan el ciclo del agua, según la NASA.

Cuando la AMOC colapsa, hay menos intercambio de calor en todo el mundo y "realmente afecta a Europa de manera bastante grave", dijo van Westen.

Durante miles de años, los océanos de la Tierra han dependido de un sistema de circulación que funciona como una cinta transportadora. Sigue avanzando, pero desacelerándose.

El motor de esta cinta transportadora está frente a la costa de Groenlandia, donde, a medida que se derrite más hielo debido al cambio climático, fluye más agua dulce hacia el Atlántico Norte y lo ralentiza todo, dijo van Westen. En el sistema actual, el agua fría, más profunda y dulce se dirige hacia el sur, pasando por ambas Américas, y luego hacia el este, pasando por África. Mientras tanto, el agua oceánica más salada y cálida, proveniente de los océanos Pacífico e Índico, pasa por el extremo sur de África, gira hacia Florida y sus alrededores y continúa por la costa este de Estados Unidos hasta Groenlandia.

El equipo holandés simuló 2.200 años de su flujo, añadiendo lo que le afecta el cambio climático causado por el hombre. Encontraron después de 1.750 años "un abrupto colapso de la AMOC", pero hasta ahora no pueden traducir esa línea de tiempo simulada al futuro real de la Tierra. La clave para monitorear lo que sucede es una complicada medición del flujo alrededor de la punta de África. Cuanto más negativa es esa medición, más lento se ejecuta la AMOC.

"Este valor se está volviendo más negativo con el cambio climático", afirmó van Westen. Cuando llega a cierto punto no es una parada gradual sino algo "parecido a un acantilado", dijo.

El mundo debería prestar atención al posible colapso de la AMOC, dijo Joel Hirschi, líder de la división del Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido. Pero hay una mayor prioridad global, afirmó.

"Para mí, el rápido aumento de las temperaturas que hemos presenciado en los últimos años y las temperaturas extremas asociadas son una preocupación más inmediata que el bloqueo de la AMOC", dijo Hirschi". "El calentamiento no es hipotético, pero ya está ocurriendo y está impactando a la sociedad".

El estudio se ha publicado el viernes en Science Advances: Physics-based early warning signal shows that AMOC is on tipping course

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo