Un descubrimiento profundamente preocupante

Recolectando esclerosponjas
Recolectando esclerosponjas

Las esponjas marinas revelan que el calentamiento global puede haber superado los 1,7°C

Las temperaturas globales ya han superado los 1,5°C de calentamiento y pueden superar los 2°C a finales de esta década, según un primer estudio global que dirigió Malcolm McCulloch, un profesor de la Universidad de Australia Occidental.

Los preocupantes hallazgos, basados en registros de temperatura contenidos en esqueletos de esponjas marinas, sugieren que el cambio climático global ha progresado mucho más de lo que se pensaba anteriormente.

Las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por el hombre impulsan el calentamiento global. Es vital obtener información precisa sobre el alcance del calentamiento, porque nos ayuda a comprender si los fenómenos meteorológicos extremos son más probables en el futuro cercano y si el mundo está avanzando en la reducción de emisiones.

Hasta la fecha, las estimaciones del calentamiento de la capa superior del océano se han basado principalmente en registros de temperatura de la superficie del mar; sin embargo, estos se remontan sólo a unos 180 años. En cambio, McCulloch y su equipo estudiaron 300 años de registros conservados en los esqueletos de longevas esponjas marinas del Caribe oriental. En particular, examinaron los cambios en sus esqueletos en la cantidad de una sustancia química conocida como "estroncio", que refleja las variaciones en la temperatura del agua de mar a lo largo de la vida del organismo.

Mantener el aumento promedio de la temperatura global por debajo de 1,5°C desde la época preindustrial es un objetivo del acuerdo climático de París de 2015. La nueva investigación sugiere que la oportunidad ha pasado. De hecho, es posible que la Tierra ya haya alcanzado un calentamiento de al menos 1,7°C desde la época preindustrial, un descubrimiento profundamente preocupante.

esponjas del Caribe

Imagen: Los investigadores estudiaron especímenes de esponjas del Caribe Oriental.

Obteniendo un indicador del calor del océano

El calentamiento global está provocando importantes cambios en el clima de la Tierra. Esto fue recientemente evidente durante olas de calor sin precedentes en el sur de Europa, China y gran parte de América del Norte.

Los océanos cubren más del 70% de la superficie de la Tierra y absorben una enorme cantidad de calor y dióxido de carbono. Las temperaturas superficiales globales se calculan tradicionalmente promediando la temperatura del agua en la superficie del mar y la del aire justo encima de la superficie terrestre.

Pero los registros históricos de temperatura de los océanos son irregulares. Los primeros registros de la temperatura del mar se obtuvieron insertando un termómetro en muestras de agua recolectadas por barcos. Los registros sistemáticos sólo están disponibles a partir de la década de 1850, y sólo entonces con una cobertura limitada. Debido a esta falta de datos anteriores, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático ha definido el período preindustrial entre 1850 y 1900 [PDF].

Pero los humanos han estado bombeando a la atmósfera niveles sustanciales de dióxido de carbono desde al menos principios del siglo XIX. Por lo tanto, lo ideal sería definir el período de referencia a partir del cual se mide el calentamiento a partir de mediados del siglo XVIII o antes.

emisiones de CO2

Imagen: Los seres humanos han estado bombeando niveles sustanciales de dióxido de carbono a la atmósfera desde al menos principios del siglo XIX. Shutterstock

Es más, a principios del siglo XIX se produjo una serie de erupciones volcánicas excepcionalmente grandes que provocaron un enfriamiento global masivo. Esto hace que sea más difícil reconstruir con precisión las temperaturas base estables del océano.

Pero ¿Y si hubiera una manera de medir con precisión las temperaturas del océano durante siglos en el pasado? La hay y se llama "termometría de esclerosponja".

Estudiando una esponja especial

Las esclerosponjas son un grupo de esponjas marinas que se parecen a los corales duros porque producen un esqueleto de carbonato. Pero crecen a un ritmo mucho más lento y pueden vivir muchos cientos de años.

Los esqueletos incorporan una serie de elementos químicos, incluidos el estroncio y el calcio. La proporción de estos dos elementos varía durante los períodos más cálidos y más fríos. Esto significa que las esclerosponjas pueden proporcionar un diario detallado de las temperaturas del mar, con una resolución de tan solo 0,1°C.

esclerosponjas y temperatura

Imagen: Registros de temperatura Sr/Ca de esclerosponjas del Caribe.

Los autores estudiaron la especie de esponja Ceratoporella nicholsoni. Ocurren en el Caribe oriental, donde es baja la variabilidad natural de las temperaturas superiores del océano, lo que facilita descubrir los efectos del cambio climático. Querían investigar las temperaturas en una parte del océano conocida como la "capa mixta del océanocapa mixta del océanocapa mixta del océano". Esta es la parte superior del océano, donde se intercambia calor entre la atmósfera y el interior del océano.

Observaron las temperaturas que se remontan a 300 años atrás para ver si era exacto el período actual que define las temperaturas preindustriales. Entonces, ¿Qué encontraron?

Los registros de esponjas mostraron temperaturas casi constantes entre 1700 y 1790 y entre 1840 y 1860 (con un intervalo en el medio debido al enfriamiento volcánico). Descubrieron que un aumento en las temperaturas del océano comenzó a partir de mediados de la década de 1860 y fue inequívocamente evidente a mediados de la década de 1870. Esto sugiere que el período preindustrial debería definirse como los años 1700 a 1860.

Las implicaciones de estos hallazgos son profundas.

¿Qué significa esto para el calentamiento global?

Utilizando esta nueva línea de base, surge una imagen muy diferente del calentamiento global. Muestra que el calentamiento de los océanos causado por el hombre comenzó al menos varias décadas antes de lo que suponía anteriormente el IPCC.

El cambio climático a largo plazo se mide comúnmente en función del calentamiento promedio durante los 30 años comprendidos entre 1961 y 1990, así como el calentamiento en décadas más recientes.

incendio forestal

Imagen: Las temperaturas del aire terrestre han aumentado a un ritmo aterrador, un hallazgo coherente con el aumento de la frecuencia de los incendios forestales.

Los hallazgos de este estudio sugieren que en el intervalo entre el final de este recién definido período preindustrial y el promedio de 30 años mencionado anteriormente, las temperaturas del océano y la superficie terrestre aumentaron en 0,9°C. Esto es mucho más que el calentamiento de 0,4°C estimado por el IPCC, utilizando el marco temporal convencional para el período preindustrial.

Si a esto le sumamos el calentamiento global promedio de 0,8°C desde 1990 hasta los últimos años, la Tierra puede haberse calentado en promedio al menos 1,7°C desde la época preindustrial. Esto sugiere que hemos superado el objetivo de 1,5°C del Acuerdo de París.

También sugiere que es muy probable que el objetivo primordial del acuerdo, mantener el calentamiento global promedio por debajo de 2°C, se supere hacia fines de la década de 2020, casi dos décadas antes de lo esperado.

El estudio también ha producido otro alarmante hallazgo. Desde finales del siglo XX, las temperaturas tierra-aire han aumentado a un ritmo casi dos veces mayor que la de los océanos superficiales y ahora están más de 2°C por encima de los niveles preindustriales. Esto es consistente con la disminución bien documentada del permafrost en el Ártico y la mayor frecuencia en todo el mundo de olas de calor, incendios forestales y sequías.

Debemos actuar ahora

Estas nuevas estimaciones revisadas sugieren que el cambio climático se encuentra en una etapa más avanzada de lo que pensábamos. Esto es motivo de gran preocupación.

Parece que la humanidad ha perdido la oportunidad de limitar el calentamiento global a 1,5°C y tiene por delante una tarea muy difícil para mantener el calentamiento por debajo de 2°C. Esto subraya la urgente necesidad de reducir a la mitad las emisiones globales para 2030.

Pero algunos científicos han cuestionado las conclusiones de este nuevo estudio que sugiere que el planeta ya ha superado el umbral de calentamiento de 1,5 °C establecido en el Acuerdo de París.

El estudio se ha publicado en Nature Climate Change: 300 years of sclerosponge thermometry shows global warming has exceeded 1.5°C

Etiquetas: TemperaturaPlanetaAcuerdo París

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo