updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

Los arrecifes de coral: un registro histórico de las lluvias en Australia

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

extracción de muestras de corales porites

La frecuencia de eventos climáticos extremos ha cambiado a lo largo de los siglos

Las capas de carbonato de los corales se pueden contar, igual que los anillos de los árboles, para calcular su edad

mapa de Australia del Este (Queensland)Las lluvias torrenciales que han provocado inundaciones en el norte de Australia pueden convertirse en un fenómeno cada vez más habitual, sugiere una reciente investigación.

El crecimiento de los anillos de corales han mostrado qué veranos trajeron más lluvia que otros, proporcionando un registro de varias centurias de las lluvias en el norte de Australia, halló el estudio.

"Esta reconstrucción proporciona una nueva visión de las precipitaciones en el noreste de Queensland", dijo el autor del estudio, Janice Lough, un científico del clima en el Instituto Australiano de Ciencias Marinas, en Queensland, Australia. "Estas muestras de corales, que datan desde 1639 hasta 1981, sugieren que el verano de 1973 a 1974 fue el más húmedo en 300 años. Este verano está siendo comparado con aquel récord".

En Australia, el verano se produce de diciembre a febrero.

Registro de lluvias

Australia del Este se está recuperando del ciclón Yasi, que azotó el páis la semana pasada, añadiéndose a los daños causados por las graves inundaciones debidas al récord de precipitaciones durante el verano austral, que poco a poco se fue extendiendo hacia el sur a lo largo de la costa.

Australia podría tener los climas más extremos, sugiere el registro de coral. Después de un período estable de relativamente pocas lluvias, desde mediados del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX, la precipitación promedio de la región ha aumentado considerablemente y vuelto más variable desde finales del siglo XIX, con extremos de húmedad y sequía cada vez más frecuentes, dijo Lough.

corales porites son inspeccionados por un buzo

Núcleos de coral de mucha edad, en grandes corales Porites que se encuentran a lo largo de la Gran Barrera de Coral australiana, revelaron las precipitaciones históricas de la región. Los Porites forman grandes colonias en forma de cúpula que pueden tener hasta 26 pies (8 metros) de altura y cientos de años.

anillos de coral coloreados indicando su edad Las colonias de corales secretan capas de esqueletos de carbonato de calcio que se pueden contar como los anillos de los árboles para calcular la edad de la colonia. Anillos con materia vegetal degradada y una mezcla de compuestos llamados ácidos húmicos en ellos indican un verano húmedo.

Registros anuales de múltiples núcleos de coral fueron calibrados con el registro instrumental de las precipitaciones del siglo XX y utilizados de nuevo para reconstruir los registros de lluvias de verano al comienzo del crecimiento de las colonias de coral.

corales porites, extracción de muestras El clima del pasado y el presente

Los registros muestran que la frecuencia de eventos extremos ha cambiado a lo largo de los siglos, y actualmente se encuentra en un pico. Durante la primera parte del expediente reconstruido, los años lluviosos se producían en promedio cada 12 años, y años muy secos cada nueve. Luego la frecuencia se redujo: años muy húmedos ocurren aproximadamente cada 25 años, y años muy secos cada 14 años. Desde 1885 y 1981, los extremos aumentaron de manera espectacular en frecuencia, con años muy secos que tienen lugar cada 7,5 años en promedio, y años muy húmedos que ocurren aproximadamente una vez cada tres años.

Los registros de los corales están de acuerdo con otras medidas indicadores del clima, pero el aumento de la variabilidad de las lluvias desde finales del siglo XIX es evidente en dos registros derivados independientemente de un recurrente patrón de clima tropical conocido como "La Oscilación Sur de El Niño".

esqueleto coloreado de coral porites

Un registro del clima del pasado de Australia es particularmente valioso, dice Lough, ya que hay una falta general de datos sobre la variabilidad del clima a largo plazo en los trópicos y el hemisferio sur. Estos datos son necesarios para colocar la variabilidad actual del clima de la región en un contexto histórico para proyectar mejor lo que sucederá en el estado actual del calentamiento global.

Los registros obtenidos de la Gran Barrera de Arrecifes de Coral ayudarán a predecir qué incremento tendrá la variabilidad de las precipitaciones tropicales en un mundo en calentamiento.

El nuevo estudio será publicado en una futura edición de la revista Paleoceanografía.

Crédito imágenes: Janice Lough, Eric Matson; Australian Institute of Marine Science (AIMS)