updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

El deshielo provoca que miles de morsas aparezcan en la costa de Alaska

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

morsas en una playa de Point lay, Alaska

La primera vez que este fenómeno ocurrió fue en 2007 con unos pocos miles de morsas nadando hasta la orilla

Ellas utilizan el hielo como plataformas para dar a luz, amamantar a sus crías y eludir a los depredadores

Un escenario dramático de cómo el calentamiento global está causando estragos en los animales se está produciendo en la costa noroeste de Alaska. Miles de rebaños de morsas del Pacífico se ven obligados a dirigirse a las playas de la zona debido a un cambio en el derretimiento del hielo marino.

grupo de morsas en el Mar de Chukchi
Un reconocimiento aéreo sobre el Mar de Chukchi hecho el miércoles por el National Marine Mammal Laboratory, ha visto 5.000 morsas en una playa al norte de Point Lay y una segunda manada de 3.000 morsas se ve en las cercanías.

El patrón típico es que las madres morsa abandonen el mar de Bering con sus hijos en el verano. Montan en el hielo marino que se derrite en el estrecho de Bering y las lleva hasta el mar de Chukchi.

Una vez que llegan al mar de Chukchi, las morsas son capaces de vivir sobre el hielo y sumergirse en las aguas poco profundas donde encuentran almejas, caracoles y otros alimentos. Ellas utilizan el hielo como plataformas para dar a luz, amamantar a sus crías y eludir a los depredadores.

En los últimos cuatro o cinco años, el hielo del mar ha continuado derritiéndose y llevado a los animales a una parte del océano que es demasiado profunda para pescar, por lo que las morsas han comenzado a nadar a las playas cercanas o correrían el riesgo de morir de hambre en el hielo.

La primera vez que este fenómeno ocurrió fue en 2007 con unos pocos miles de morsas nadando hasta la orilla. En 2010 fueron entre 10.000 a 20.000 morsas que aparecieron en las playas.

Los científicos esperan que más de 20.000 morsas acaben en las playas este año.

morsas con una etiqueta de radio     morsas en el Mar de Chukchi

El nuevo patrón puede sonar como una solución genial para la supervivencia de las morsas, pero se enfrentan a nuevos peligros cuando se reúnen en la orilla. En septiembre de 2009 más de 130 morsas jóvenes fueron aplastadas en Icy Cape de Alaska después de una perturbación que provocó una estampida.

"Las morsas son sensibles a la actividad humana y de la maquinaria", dijo el portavoz de Fish and Wildlife Service de EE.UU. Bruce Woods, en una entrevista. La agencia ya ha emitido alertas a los pilotos y las comunidades costeras pidiendo que los aviones permanezcan al menos a 1.500 metros sobre los animales. Del mismo modo, a los pescadores en los barcos se le ha pedido que se mantuviesen a media milla de distancia para evitar asustar a los rebaños de morsas".

La próxima semana los científicos del Servicio Geológico de EE.UU. planean etiquetar 35 morsas en Point Lay, con etiquetas de radio por satélite que supervisarán su actividad en la costa.

científicos se preparan para etiquetar con radio trasmisores a las morsas     morsa con una etiqueta de radio

Sin embargo las cosas pueden empeorar para los animales en el año 2012, ya que la Shell Oil espera poder perforar en el mar de Chukchi, el próximo verano. En 2008 la compañía compró 2,76 millones de hectáreas en concesiones para perforar en el fondo del mar.

Otros científicos han especulado que la crisis de las morsas puede haberse resuelto. Ellos creen que porque hay menos hielo marino, menos morsas pueden haber hecho el viaje a Alaska. Chad Jay de la Servicio Geológico de EE.UU., dijo: "No hay este año mucho menos hielo de lo que solía haber en la plataforma continental. Por lo tanto, podría ser dirigido a una nueva normalidad".

En febrero, el Fish and Wildlife Service de EE.UU. incluyó a las morsas del Pacífico en la lista como "candidatas" para la protección bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción, pero no fueron oficialmente añadidas a la categoría.

Imágenes de: National Marine Mammal Laboratory | U.S. Geological Survey | Fish and Wildlife Service