updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

La parábola del Titanic y el cambio climático

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Parábola del iceberg del Titanic 1912-2012

James Cameron explica por qué se habla hoy del Cambio Climático y el Titanic

Millones de hambrientos van a ser los más afectados por el siguiente iceberg con que chocaremos: el cambio climático

Este fin de semana hizo un siglo que el gran barco "insumergible" ignoró las advertencias de icebergs en la zona, mantuvo una alta velocidad, colisionó contra un iceberg, ya que no podía cambiar el curso con suficiente rapidez, y se hundió. La mayoría de los pasajeros murieron, en gran parte porque no había suficientes botes salvavidas.

La revista The New Yorker y el diario The Washington Post han dedicado grandes titulares como "¿Por qué no podemos dejar de lado el Titanic?" y por qué "La fascinación por el barco insumergible".

El director James Cameron ofreció su propia respuesta esta semana en "El Titanic: La última palabra con James Cameron" en National Geographic Channel. Cameron, que también ha lanzado una versión en 3-D de su épica película del barco, hizo la conexión entre lo que pasó en el Titanic y nuestra situación climática:

Parte de la parábola del Titanic es arrogancia, soberbia, de sensación de que somos demasiado grandes para rompernos. Bueno, ¿dónde hemos oído eso antes?.

Había una gran máquina, este sistema humano, que estaba empujando hacia adelante con tanto ímpetu que no podía volver, no pudo frenar a tiempo para evitar un desastre. Y eso es lo que tenemos ahora.

Dentro del sistema humano a bordo de ese barco, si quieres que sea un microcosmos del mundo, tenemos diferentes clases: primera clase, segunda clase, tercera clase. En nuestro mundo en este momento tenemos naciones desarrolladas y naciones no desarrolladas.

Tienes millones de hambrientos que van a ser los más afectados por el siguiente iceberg con que chocaremos, que va a ser el cambio climático. Podemos ver el iceberg por delante de nosotros en este momento, pero no podemos dar la vuelta.

No lo podemos hacer debido al impulso del sistema, el impulso político, el impulso empresarial. Hay demasiada gente haciendo dinero con el sistema, con la forma en que funciona el sistema en estos momentos, y esas personas francamente tienen en sus manos las palancas del poder y no están dispuestos a dejarlas.

Hasta que lo hagan no vamos a poder dar vuelta y esquivar el iceberg, lo vamos a golpear y, cuando suceda, los ricos serán todavía capaces de obtener acceso a los alimentos, a la tierra cultivable, al agua y así sucesivamente. Van a ser los pobres, va a ser la tercera clase la que se verá más afectada. Es lo mismo con el Titanic.

Creo que es por eso que esta historia siempre fascina a la gente. Debido a que es una pequeña encapsulación perfecta del mundo y todos los espectros sociales, pero hasta que nuestras vidas estén realmente en peligro, en el momento de la verdad, no sabemos lo que haríamos. Y esa es mi última palabra.

Si no actuamos pronto, la ciencia más reciente sugiere que pocos escaparán a las nefastas consecuencias, pero sin duda los más pobres serán los más afectados y los muy ricos podrán aislarse, al menos por un tiempo (ver "The Other 99% of Us Can’t Buy Our Way Out of the Impending Global Ponzi Scheme Collapse").

Recordando, el WashPost señala: "Los hombres de primera clase, aunque colectivamente glorificados por permitir que las mujeres y niños de tercera clase subiesen antes a los botes salvavidas, en realidad sobrevivieron en un mayor porcentaje que los niños de tercera clase".

Stephen Cox, un profesor de literatura en la Universidad de California en San Diego, y autor de "The Titanic Story: Hard Choices, Dangerous Decisions", cuenta en el WashPost, "No creo que se pueda desarrollar un mito a menos que tenga una opción que pueda ser muy lamentable o trágica. "En el caso del Titanic, fueron hechas un montón de opciones trágicas, incluyendo la decisión de continuar a alta velocidad ignorando las advertencias de iceberg, lo suficientemente graves como para causar que otros buques, como el Californian, se detuvieran por completo esa noche.

La tragedia de hoy no es simplemente que estamos haciendo caso omiso de las múltiples advertencias, y de alta credibilidad, de un desastre si nos quedamos en nuestro rumbo actual. La tragedia es que el costo de la acción es muy baja, un décimo de un centavo de dólar, sin contar los co-beneficios (vease "Introduction to climate economics"), mientras que el costo de la inacción es casi incalculable, cientos de miles de millones de dólares.

La Agencia Internacional de Energía advirtió el pasado noviembre de que el camino actual "de aumento del uso de energía fósil llevará a un cambio climático irreversible y potencialmente catastrófico" - el calentamiento de unos casi impensables 6°C [11°F] - mientras que el "retraso de la acción es una falsa economía: por cada $1 de inversión que no se haga en tecnologías más limpias en el sector energético antes de 2020, un adicional de $4,30 tendría que ser añadido a partir a partir del 2020 para compensar el aumento de emisiones".

Imagen de cabecera: Jean Galvão en JeanBlog.
Original de Joe Romm: James Cameron Explains Why the Titanic Resonates Today With Climate Change