updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

Las nutrias marinas pueden ayudar a combatir el calentamiento global

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
nutria marina comiendo erizos de mar

Al comer erizos de mar, permiten que crezcan los bosques de algas y absorban más CO2

¿Puede una abundancia de nutrias marinas ayudar a revertir la causa principal del calentamiento global?

Un nuevo estudio realizado por dos investigadores de la Universidad de California Santa Cruz sugiere que una próspera población de nutrias de mar, que mantiene a los erizos de mar en jaque, permitirá a su vez que prosperen los bosques de algas. La propagación de algas puede absorber hasta 12 veces la cantidad de CO2 de la atmósfera que si estuviera sujeta a los voraces erizos de mar, según el estudio.

La teoría se resume en un artículo publicado en línea en Frontiers in Ecology and the Environment por los autores principales, los profesores de la Universidad de California Santa Cruz Chris Wilmers y James Estes.

"Es significativo porque muestra que los animales pueden tener una gran influencia sobre el ciclo de carbono", dijo Wilmers, profesor asociado de estudios ambientales.

cadena alimentaria nutria, erizo, algasWilmers y Estes, profesores de ecología y biología evolutiva, y sus co-autores, combinaron 40 años de datos sobre las nutrias y la floración de algas de la isla de Vancouver en el borde occidental de las Islas Aleutianas de Alaska. Ellos encontraron que las nutrias "sin duda tienen una gran influencia" en el ciclo de almacenamiento de CO2.

Comparando la densidad de algas marinas con las nutrias y la densidad de algas sin nutrias, encontraron que "las nutrias marinas tienen un efecto positivo indirecto sobre la biomasa de algas por aprovecharse de los erizos de mar, que comen los bosques de kelp".

Cuando las nutrias están alrededor, los erizos de mar se esconden en grietas y comen trozos de algas. Sin nutrias alrededor, los erizos de mar pastan vorazmente las algas vivas.

El kelp es particularmente eficiente en secuestrar CO2 de la atmósfera mediante la fotosíntesis. La concentración de CO2 en la atmósfera ha aumentado en un 40 por ciento desde el comienzo de la revolución industrial, haciendo que aumenten las temperaturas globales, escriben los autores.

Wilmers y Estes reconocen que una mayor difusión de la población de nutrias no va a resolver el problema del aumento de CO2 en la atmósfera pero, argumentan, que la restauración y protección de la nutria es un ejemplo de cómo la gestión de las poblaciones de animales puede afectar la capacidad de los ecosistemas para el secuestro de carbono.

"En este momento, todos los modelos de cambio climático y los métodos propuestos para el secuestro de carbono ignoran a los animales", dijo Wilmers. "Pero los animales de todo el mundo, trabajando en diferentes maneras de influir en el ciclo del carbono, podrían tener en realidad un gran impacto.

"Si los ecologistas pudiesen obtener una mejor idea de lo que son estos impactos, puede haber oportunidades para la conservación de los escenarios, por lo cual especies de animales protegidas o mejoradas ayudarían en el secuestro del carbono".

nutrias marinas

Atenuar el aumento de CO2 en la atmósfera es un problema acuciante en la conservación del medio ambiente mundial con muchos obstáculos y sin soluciones fáciles, escriben los autores. Señalan que se han establecido mercados en Europa y los Estados Unidos para el comercio de créditos de carbono y por lo tanto inyectar un incentivo económico, ya sea reduciendo las emisiones de CO2 o aumentando la captura de CO2.

Estiman que el CO2 eliminado de la atmósfera a través del enlace nutrias-algas podría tener un valor de entre 205 y 408 millones de dólares en la Bolsa de Carbono Europeo. "Una idea atractiva", escriben, "sería vender el carbono secuestrado indirectamente por el bosque de kelp y la nutria marina protegida, o como una forma de pagar la reintroducción y su manejo para compensar pérdidas en la pesca de conchas de mar que depredan las nutrias.

El documento, "Cómo las cascadas tróficas afectan al almacenamiento de flujo de carbono en la atmósfera. Un análisis de las nutrias de mar y bosques de algas", será publicado en la edición de octubre de Frontiers in Ecology and the Environment. Wilmers y Estes fueron acompañados por Matthew Edwards, de la San Diego State University; Kristin L. Laidre, de la Universidad de Washington y Brenda Konar, de la Universidad de Alaska. El financiamiento para esta investigación provino de la Fundación Nacional para la Ciencia y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Artículo científico: Do trophic cascades affect the storage and flux of atmospheric carbon? An analysis of sea otters and kelp forests