updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

¿Conductas opuestas? El hielo marino del Ártico disminuye, en la Antártida aumenta

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
hielo marino en el Mar de Bellingshausen, Antártida

El área de hielo perdido en el Océano Ártico equivale aproximadamente a dos Alaskas

La constante y dramática disminución en los últimos tres decenios de la capa de hielo marino del Océano Ártico se ha convertido en un foco de los medios de comunicación y la atención pública. Sin embargo, en el extremo opuesto de la Tierra está sucediendo algo más complejo.

Un nuevo estudio de la NASA muestra que, desde 1978 a 2010, la superficie total de hielo marino que rodea la Antártida en el Océano del Sur creció cada año en aproximadamente 6.600 millas cuadradas, un área más grande que el estado de Connecticut. Y una investigación anterior de los mismos autores indica que esta tasa de crecimiento se ha acelerado recientemente, frente a una tasa promedio de casi 4.300 millas cuadradas por año de 1978 a 2006.

"Ha habido un aumento general de la capa de hielo marino en la Antártida, que es lo contrario de lo que sucede en el Ártico", dijo la autora principal Claire Parkinson, una científica del clima del Centro Goddard de Vuelo Espacial en Greenbelt, Md. "Sin embargo, esta tasa de crecimiento no es tan grande como la disminución en el Ártico".

Los polos de la Tierra tienen geografías muy diferentes. El Océano Ártico está rodeado de América del Norte, Groenlandia y Eurasia. Grandes masas de hielo marino se acumulan y retiran con cada ciclo anual de congelación y derretimiento. Pero una gran parte de los más antiguos y gruesos hielos marinos del Ártico ha desaparecido en los últimos tres decenios. La cubierta de hielo de verano menguante ha expuesto la oscura agua del océano absorbiendo la luz solar y calentándose, lo que conduce a la pérdida de más hielo.

En el lado opuesto del planeta, la Antártida es un continente rodeado de aguas abiertas que permiten ampliar el hielo marino durante el invierno, pero también ofrecen menos refugio durante la temporada de deshielo. La mayor parte de la cubierta helada del Océano Austral crece y se retira cada año, dando lugar a muy poco hielo marino perenne en la Antártida.

Usando datos de microondas-pasivas del satélite Nimbus 7 de la NASA y de varios de los satélites meteorológicos del Departamento de Defensa, Parkinson y colega Don Cavalieri demostraron que los cambios del hielo marino no son uniformes alrededor de la Antártida. La mayor parte del crecimiento de 1978 a 2010 se produjo en el Mar de Ross, que obtuvo un poco menos de 5.300 millas cuadradas de hielo por año, con incrementos más modestos en el Mar de Weddell y el Océano Índico. Al mismo tiempo, la región de los mares de Bellingshausen y Amundsen perdieron un promedio de cerca de 3.200 kilómetros cuadrados de hielo cada año.

extensión del hielo marino Ártico en 2012        extensión del hielo marino Antártico en 2012

Parkinson y Cavalieri dicen que el patrón mixto de crecimiento del hielo y la pérdida de hielo alrededor del Océano Antártico podría ser debido a cambios en la circulación atmosférica. Una reciente investigación señala a la empobrecida capa de ozono sobre la Antártida como un posible culpable. El ozono absorbe la energía solar, por lo que una menor concentración de esta molécula puede conducir a un enfriamiento de la estratosfera (la capa de entre seis y 30 millas por encima de la superficie terrestre) sobre la Antártida. Al mismo tiempo, se han estado calentando las latitudes templadas y la diferencia de las temperaturas ha reforzado los vientos circumpolares que fluyen a través de la plataforma de hielo de Ross.

"Los vientos de la plataforma de hielo de Ross son cada vez más y más fuertes, y eso hace que el hielo marino sea empujado fuera de la costa, lo que genera zonas de aguas abiertas, llamadas polinias", dijo Josefino Comiso, científico sénior del NASA Goddard. "Cuanto más grande es la polinia costera, se produce más hielo, ya que en las polinias el agua está en contacto directo con la muy fría atmósfera invernal y rápidamente se congela. Como el viento sigue soplando, el hielo se expande más hacia el norte.

En el invierno antártico de este año la extensión máxima del hielo marino llegó dos semanas después de que la capa de hielo del Océano Ártico experimentase el verano más bajo de todos los tiempos, fue un récord para la era de los satélites de 7,49 millones de kilómetros cuadrados, alrededor de 193.000 millas cuadradas que su máxima extensión media de las tres últimas décadas.

Las extensiones mínimas del Antártico, que se alcanzan en medio del verano antártico, en febrero, también han aumentado ligeramente a 1,33 millones de kilómetros cuadrados en 2012, o alrededor de 251.000 millas cuadradas más que la medida mínima promedio desde 1979.

Las cifras para el océano austral, sin embargo, palidecen en comparación con las tasas a las que el Ártico ha estado perdiendo hielo marino - la extensión de la cobertura de hielo del Océano Ártico en septiembre de 2012 fue de 1,32 millones de kilómetros cuadrados por debajo de la media de la amplitud de septiembre de 1979 a 2000. El área de hielo perdido equivale a aproximadamente dos Alaskas.

Parkinson dijo que el hecho de que algunas zonas del Océano Austral se están enfriando y producen más hielo marino no desmiente el calentamiento global.

"El clima no cambia de manera uniforme: La Tierra es muy grande y la expectativa sin duda sería que no habría cambios diferentes en las distintas regiones del mundo", dijo Parkinson. "Eso es cierto incluso si en general el sistema se está calentando". Otro reciente estudio de la NASA mostró que el hielo marino antártico ha adelgazado ligeramente desde 2003 hasta 2008, pero los aumentos en la extensión del hielo han equilibrado la pérdida de espesor y llevado a un aumento general en volumen.

La nueva investigación, que usó datos de altimetría láser de la Ice, Cloud, and land Elevation Satellite (ICESat), fue la primera en estimar el espesor de hielo marino de todo el océano Austral desde el espacio.

Las medidas de espesor del hielo marino antártico son mucho más irregulares que las del Ártico, debido a las dificultades logísticas para realizar mediciones periódicas en las heladas y tormentosas aguas alrededor de la Antártida. La recogida de datos de campo se limitan principalmente a los rompehielos de investigación que generalmente sólo viajan allí durante la primavera y el verano - así que los únicos medios de obtener grandes medidas de espesor es desde el espacio.

"Tenemos un buen control de la extensión del hielo marino antártico, pero el espesor ha sido la pieza que faltaba para controlar el balance de masa del hielo marino", dijo Thorsten Markus, uno de los autores del estudio y científico del proyecto de ICESat-2, una misión satelital diseñada para sustituir el ICESat que ya no existe. El ICESat-2 tiene previsto su lanzamiento en 2016. "El alcance puede ser mayor, pero si el hielo del mar se hace más delgado, el volumen podría seguir igual".