updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

En 2013, 5ª extensión más baja del hielo marino invernal del Ártico

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
máximo de hielo marino del Ártico marzo de 2012

Algunos modelos predicen que el Océano Ártico podría quedarse sin hielo en verano en sólo unas pocas décadas

En septiembre pasado, al final del verano en el hemisferio norte, la cubierta de hielo del Océano Ártico se redujo a su nivel más bajo de la historia, continuando una tendencia de largo plazo con la disminución a la mitad del tamaño de la extensión promedio de verano desde 1979 a 2000.

Durante el frío y oscuro invierno del Ártico, el hielo del mar se congela y alcanza su extensión máxima, por lo general a finales de febrero o principios de marzo. De acuerdo con un análisis de la NASA, este año la extensión máxima anual se alcanzó el 28 de febrero y fue la quinta medida más baja de hielo marino de invierno en los últimos 35 años.

El nuevo máximo - 5,82 millones millas cuadradas (15.09 millones de kilómetros cuadrados) - está en línea con una tendencia constante en invierno disminuyendo la extensión del hielo marino en el Ártico: nueve de los diez más pequeños máximos registrados se han producido durante la última década. La extensión del invierno de 2013 fue de 144.402 millas cuadradas (374.000 kilómetros cuadrados) por debajo de la máxima extensión anual promedio de las últimas tres décadas.

máximo anual de hielo marino del Ártico, febrero 2013

mínimo anual de hielo marino del Ártico, septiembre 2012

"El Ártico está en la oscuridad durante el invierno y el tipo predominante de radiación de onda larga o infrarrojo se asocia con el efecto invernadero", dijo Joey Comiso, científico sénior del NASA Goddard Space Flight Center, en Greenbelt, Mariland, e investigador principal del Programa de la NASA de Ciencias Criosféricas. "La disminución de la capa de hielo marino en invierno es por lo tanto una manifestación del efecto de los gases de efecto invernadero cada vez mayores en el hielo del mar".

Los datos enviados por los satélites desde finales de 1970 muestran que la extensión del hielo marino, que incluye todas las áreas del Océano Ártico donde el hielo cubre al menos el 15 por ciento de la superficie del océano, está disminuyendo. Este descenso se está produciendo a un ritmo mucho más rápido en el verano que en el invierno, de hecho, algunos modelos predicen que el Océano Ártico podría quedarse sin hielo en verano en sólo unas pocas décadas.

El comportamiento del máximo de hielo marino de invierno no es necesariamente predictivo de la temporada de deshielo siguiente. Según consta en los datos hay veces en que un máximo inusualmente grande es seguido por un mínimo inusualmente bajo, y viceversa.

"Se podría pensar que los dos deben estar relacionados, porque si tenemos una extensión máxima significa que hubo un invierno inusualmente frío y que el hielo habría crecido más grueso de lo normal. Y que se podría esperar un hielo más grueso que sería más difícil de fundir en el verano", dijo Comiso. "Pero no es tan simple como eso. Se pueden tener un montón de otras fuerzas que afectan la capa de hielo en el verano, al igual que la fuerte tormenta que sucedió en agosto del año pasado, que dividió un enorme segmento de hielo, que luego quedó transportado al sur a aguas más cálidas, donde se derritió".

El registro de hielo marino del Goddard de la NASA es uno de varios análisis, junto con los producidos por el National Snow and Ice Data Center (NSIDC) en Boulder, Colorado. Las dos instituciones utilizan métodos ligeramente diferentes en su recuento de hielo marino, pero en general, las tendencias muestran un acuerdo cercano. El NSIDC anunció que el hielo marino del Ártico alcanzó su máximo invernal el 15 de marzo, en una extensión de 5.84 millones de millas cuadradas (15,13 millones de kilómetros cuadrados) - una diferencia de menos de medio punto porcentual en comparación con la máxima extensión de la NASA.

Otra medida que permite a los investigadores analizar la evolución del hielo marino máximo es la del "área" de hielo marino. Con la medición del área, a diferencia de la extensión regional, se descartan las aguas abiertas entre los témpanos de hielo y sólo se miden las partes del Océano Ártico que están completamente cubiertas por el hielo. La superficie máxima de invierno para el 2013 fue de 5,53 millones de millas cuadradas (14,3 millones de kilómetros cuadrados), también la quinta más baja desde 1979.

Aunque la extensión del hielo marino de invierno ha mostrado una tendencia a la baja a un ritmo menos drástico que la del hielo marino en verano, la fracción de la capa de hielo marino que ha sobrevivido a la fusión al menos dos estaciones sigue siendo mucho menor que en el comienzo de la era de los satélites. El hielo más viejo y grueso "de varios años" - que protege a la capa de hielo de una fusión más severa en el verano - creció ligeramente durante el invierno pasado y ahora cubre 1,03 millones de millas cuadradas (2,67 millones de kilómetros cuadrados), o cerca de 39.000 millas cuadradas más que el invierno pasado. Sin embargo, su extensión es todavía menos de la mitad de lo que era en la década de 1980.

"Creo que la capa de hielo de varios años seguirá disminuyendo en los próximos años", dijo Comiso. "Hay un poco de oscilación, por lo que aún puede haber un pequeño aumento en algunos años, pero sigue yendo hacia abajo y antes de que nos demos cuenta vamos a perder el hielo de varios años en conjunto".

Este invierno, la fase negativa de la Oscilación del Ártico mantuvo temperaturas más cálidas que el promedio en las latitudes más septentrionales. Una serie de tormentas en febrero y principios de marzo abrieron grandes grietas en el hielo que cubre el Mar de Beaufort a lo largo de la costa norte de Alaska y Canadá, en una zona de fino hielo estacional. Las grandes grietas se congelaron rápidamente, pero estas nuevas capas de hielo delgado podrían derretirse de nuevo, ahora que el sol ha vuelto a aparecer en el Ártico, lo que podría dividir las bolsas de hielo en témpanos de hielo más pequeños.

"Si pones un pedazo grande de hielo en un vaso de agua, se va a derretir lentamente, pero si se rompe el hielo en trozos pequeños, se derretirá más rápido", dijo Nathan Kurtz, un científico del hielo marino en el NASA Goddard. "Si el hielo se rompe de esa forma y la temporada de deshielo comienza con un menor tamaño de los témpanos, podrían empezar a derretirse".

En las próximas semanas, Kurtz analizará los datos recopilados a lo largo del mar de Beaufort por la Operación IceBridge de la NASA, una misión aérea que actualmente topografía el hielo marino del Ártico y la capa de hielo de Groenlandia, para ver si el hielo marino en el área agrietada estuviese anormalmente delgado.

El análisis de la máxima medida de hielo marino producido en el NASA Goddard se compila a partir de datos vía satélite de microondas pasivas del Nimbus-7 de la NASA y el Programa de Satélites Meteoreológicos del Departamento de Defensa de los EE.UU.. El seguimiento, que comenzó en noviembre de 1978, muestra una tendencia general a la baja de un 2,1 por ciento por década en el tamaño de la extensión máxima de invierno, una disminución que se aceleró después de 2004.

Más información y mapas en: Sea Ice Max Continues Downward Trend