updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Los peces se llevan moviendo a aguas más frías durante décadas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
agregación de jurel ojón mientras la reproducción

Los peces son en el océano como el canario en una mina de carbón

Peces y otras especies marinas se han estado moviendo desde hace décadas hacia los polos de la Tierra en busca de aguas más frías. La migración ha sido documentada por primera vez en un estudio publicado el miércoles.

La investigación, publicada en la revista Nature, proporciona más evidencias de un planeta que se calienta rápidamente y tiene amplias repercusiones para la pesca de peces en todo el mundo.

Investigadores de University of British Columbia encontraron que un número significativo de 968 especies de peces e invertebrados que examinaron se han trasladado para escapar de las aguas más calientes de sus hábitats originales. Estudios previos habían documentado el mismo fenómeno en determinadas partes de los océanos del mundo (ver: ¿Buenas o malas noticias? Detectan primera ballena gris al Sur del Ecuador). Pero el nuevo estudio es el primero en valorar las migraciones globales y mirar hacia atrás desde 1970, según sus autores.

La investigación es una confirmación más de que "el cambio global es real y ha sido real durante mucho tiempo", dijo Boris Worm, un profesor de biología marina de la Universidad de Dalhousie en Halifax, Nova Scotia, que no participó en el estudio. "No es algo de un futuro lejano. Está en marcha".

pescando en canoaLas conclusiones tienen importantes implicaciones para la pesca y las personas que dependen de ella. En las naciones desarrolladas, la migración de los peces plantea costosos desafíos para la industria de la pesca comercial. En los países menos desarrollados y los trópicos, los movimientos pueden poner en peligro una fuente vital de alimentos.

En lugares como Chatham, Massachusetts, y el Golfo de Maine, los pescadores que utilizan pequeñas embarcaciones ya están sufriendo graves consecuencias económicas porque el bacalao y el eglefino que viven cerca de la costa norte se están moviendo. Mientras que los barcos más grandes pueden llegar a esas poblaciones de peces a las aguas frías más profundas lejos de la costa, los barcos más pequeños no pueden, dijo Richard Merrick, director de programas científicos y consejero científico de la Administración Nacional Oceánica y el Servicio Nacional de Pesquerías Marinas de la NOAA.

"Por ejemplo, estamos viendo una disminución significativa en el número de barcos que pueden pescar", dijo. "Los equipos que van junto con eso, están sin trabajo".

También se ha reducido la población de almejas blancas del Atlántico en las aguas más cálidas y menos profundas cerca de Maryland, Virginia y Delaware, pero ha prosperado en aguas más frías de Nueva Inglaterra. El cambio ha causado el cierre de una planta de procesamiento con sede en Virginia y obligado a moverse a los barcos de pesca, según un resumen de la investigación elaborada por el Pew Charitable Trusts, que ayudó a financiarla.

Glen Spain, director regional del noroeste de la costa del Pacífico de la Federación de Asociaciones de Pescadores, dijo que la inversión en barcos, equipos e infraestructura son difíciles de hacer cuando poblaciones enteras de peces se mueven en una década o dos. La organización de Spain representa a 1.000 barcos de pesca a lo largo de la costa del Pacífico.

secadero de peces al sol"Todo depende de un nivel mínimo de previsibilidad, y todo se está volviendo cada vez menos predecible debido al cambio climático", dijo Spain. Hizo un llamamiento para un mayor gasto en la gestión de la pesca que permita un modelo de "tiempo real" de los lugares y las poblaciones de peces.

"El mayor problema que tenemos con la gestión de la pesca es que asume que el futuro se parecerá al pasado", dijo. "Eso ya no es el caso".

William Cheung, Daniel Pauly y sus colegas de la Universidad de la Columbia Británica analizaron 52 ecosistemas marinos distintos que cubren la mayor parte de las zonas costeras y de las plataformas del mundo. Incluso después de considerar el impacto de la pesca y de amplias variaciones en los océanos que cubren el 71 por ciento del planeta, la temperatura del agua aumentó de manera constante cada década entre 1970 y 2006.

Los investigadores utilizaron a los peces como una especie de termómetro para demostrar el aumento de la temperatura del agua. Al observar el tamaño de las capturas de nuevos hábitat de las especies y su comparación con sus lugares preferidos en el año 1970, los investigadores calcularon la "temperatura media de la captura" que, dijeron, aumentó significativamente cada década durante ese período de 36 años.

Los autores dijeron que la migración de la vida marina representa mayor peligro para las personas en las zonas tropicales. Como la vida del mar se aleja del ecuador hacia los polos, las nuevas especies no se mueven para volver a colocarse en las aguas más cálidas del planeta, hallaron los autores.

atunes migración

"A medida que desaparecen los peces subtropicales porque es demasiado caliente para ellos, no hay 'peces híper-tropicales' para reemplazarlos", dijo Pauly, catedrático de pesca.

Pero Worm dijo que esperaba que eventualmente prospere algún tipo de población de peces en el agua más caliente. "La naturaleza es muy adaptable", dijo. "Siempre cambia a otra cosa. Nunca cambia a nada".

Merrick dijo que el calentamiento de los mares no sólo afecta a las criaturas del mar, sino también a la red alimentaria de la que dependen. Las temperaturas más cálidas pueden haber afectado a la población de zooplancton de la que se alimentan algunas especies, lo que las obliga a buscar otro lugar para comer, dijo.

"Aquí, los peces son una especie de canario en la mina de carbón, o el canario en el océano", dijo Worm. "Están mostrando que [el cambio climático] está en marcha. Está cambiando, y se están adaptando. Y la pregunta es, ¿van a adaptarse? ¿O no?"

Artículo científico: Signature of ocean warming in global fisheries catch

Crédito imágenes: Mohammad Rakibul Hasan | Mangrove Action Project | Marco Carò | Octavio Aburto-Oropeza | Marine Photobank