updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Las diatomeas y la fertilización del océano con hierro

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

buque oceanográfico sueco Oden

Este plancton fotosintético acapara grandes cantidades de hierro en detrimento de otros tipos de plancton más eficientes en la captura de dióxido de carbono de la atmósfera

El año pasado, el empresario estadounidense Russ George dejó caer un centenar de toneladas de sulfato de hierro en el Océano Pacífico frente a Canadá. Se formó un florecimiento de algas (bloom) de 3.861 millas cuadradas (unos 10.000 kilómetros cuadrados).

Eso es la geoingeniería. Un océano rico en hierro es fértil y permite prosperar a las colonias de plancton fotosintético. George esperaba que el plancton atraería dióxido de carbono de la atmósfera y lo fijaría en el océano como una forma de abordar el cambio climático. No es la primera vez que se lleva a cabo un experimento de fertilización con hierro, pero era la primera vez que se hizo con tan poca supervisión.

La experimentación independiente es peligrosa porque sabemos muy poco sobre cómo se agota el hierro en los océanos.

diatomeasAhora, un nuevo estudio publicado en Nature Communications sugiere que el hierro podría ser consumido por las diatomeas, un plancton fotosintético que tiene esqueletos simétricos hechos de sílice. Las criaturas insaciables se alimentan de hierro y agregan el elemento a su concha.

Y cuando las diatomeas mueren, se hunden en el mar llevándose el hierro con ellas.

Según el estudio, la pérdida de hierro a través de las diatomeas es un proceso natural en los océanos de la Antártida. La pérdida ocurre a cuatro veces la velocidad a la que se agrega nuevo hierro en el océano por la deposición de polvo o la fusión del hielo.

La implicación de este estudio para los experimentos de fertilización con hierro es la siguiente: el hierro que se añade a los océanos probablemente será eliminado rápidamente por las diatomeas, dijo Ellery Ingall, el autor del estudio y profesor en la Facultad de Ciencias de Georgia Tech, en declaraciones a DNews durante sus vacaciones en Francia. La rapidez con la que las diatomeas eliminan el hierro no se conoce, pero esto también podría ser una nueva dificultad para la geoingeniería.

Ellery Ingall frente al buque OdenIngall y sus colegas hicieron su estudio en 2008 y 2009 a lo largo de la costa de la Antártida Occidental, recogiendo muestras de plancton y de hielo desde un rompehielos. Trataron las muestras químicamente y luego usaron intensos haces de rayos X para estudiar las criaturas. Los rayos X fijados en la marca de 400 nanómetros revelaron impresionantes detalles sobre la química elemental de las diatomeas - en este caso la presencia de hierro.

No está claro por qué las diatomeas incorporan hierro en sus conchas. Ingall sugirió que podría ser debido a que el elemento está disponible gratuitamente, lo que hace que las diatomeas lo acaparen con el fin de colocar en desventaja a otros tipos de plancton.

"Al igual que alguien que camina a través de una línea de buffet y toma los dos últimos trozos de la tarta, a pesar de que sabe que sólo van a comer uno, están acaparando la comida", dijo Ingall en un comunicado.

Eso significa que estaría disponible poco hierro para otros tipos de plancton más eficientes en la captura de dióxido de carbono de la atmósfera. La ecología de los océanos podría cambiar de una floración de plancton que es mejor en la eliminación de carbono a una floración dominada por diatomeas que son mejores en la eliminación de hierro.

Estas son teorías que necesitan más pruebas, y la falta de conocimiento es exactamente por qué el experimento de fertilización de hierro de George en una importante zona de alimentación del salmón le valió una rápida reprimenda de los ambientalistas.

Otros experimentos con mejor seguimiento han salido con resultados poco claros sobre los beneficios de la fertilización. Los experimentos suelen ocurrir en el Océano Austral, que es uno de los sumideros de dióxido de carbono antropogénico más grandes del mundo. Cada año, en el otoño, el hielo marino comienza a formarse alrededor del continente antártico. El agua inmediatamente debajo de la capa de hielo se convierte en salada y densa, y se hunde incluso como aguas de las profundidades del océano, y un alto contenido de nutrientes y dióxido de carbono suben a la superficie. Y cuando el hielo marino se derrite en la primavera, el plancton prospera en las aguas ricas en nutrientes y el océano se convierte en tonos verdes.

Esa es, al menos, la teoría. Los científicos han estado probando la fertilización del océano con éxito variable. Un experimento en 2004 en que los científicos añadieron hierro en el Océano Antártico causó una floración de diatomeas significativa de más de 24 días. A continuación, las diatomeas se hundieron debajo de la superficie, lo que sugiere que la captura de carbono es posible.

Pero en 2009, los científicos depositaron hierro en el mismo océano y encontraron que las floraciones de fitoplancton fueron devoradas rápidamente por el zooplancton. Esto limitó el tamaño de la floración y sólo una pequeña cantidad de plancton se hundió en el océano secuestrando el carbono.

Artículo científico: Role of biogenic silica in the removal of iron from the Antarctic seas