updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

¿Es el permafrost ártico el "gigante dormido" del cambio climático?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
zonas de permafrost en el Ártico

La mayor parte de carbono secuestrado del Ártico se encuentra en suelos superficiales vulnerables a la descongelación

Charles Miller, investigador científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, vuela bajo y lento sobre el terreno prístino de Alaska North Slope, examinando por debajo la extensión blanca de la tundra y el permafrost. En el horizonte, aparece una línea larga y oscura. Su avión se acerca, y el misterioso objeto se revela como la migración de un gran rebaño de caribúes, que se extiende por kilómetros.

Es un espectáculo que Miller no olvidará pronto.

"Ver a los caribúes marchando en fila india a través de la tundra pone en perspectiva lo que estamos haciendo aquí en el Ártico", dice Miller, que se encuentra en una misión de cinco años llamada "CARVE” para estudiar cómo está afectando el cambio climático el ciclo del carbono del Ártico

Misión CARVE de la NASACARVE son las siglas de "Carbon in Arctic Reservoirs Vulnerability Experiment". Ahora en su tercer año, la campaña aérea está poniendo a prueba la hipótesis de que los depósitos de carbono del Ártico son vulnerables al calentamiento, mientras que confecciona el primer mapa-fuente de los gases de efecto invernadero dióxido de carbono y metano. Participan alrededor de dos docenas de científicos de 12 instituciones.

"El Ártico es fundamental para comprender el clima global", dice Miller. "El cambio climático ya está ocurriendo en el Ártico, más rápido que los ecosistemas pueden adaptarse. Mirar el Ártico es como mirar el canario en la mina de carbón de todo el sistema de la Tierra".

Durante cientos de miles de años, los suelos de permafrost del Ártico han acumulado grandes reservas de carbono orgánico - estimadas de 1.400 a 1.850 millones de toneladas métricas. Eso es aproximadamente la mitad de todo el carbono orgánico estimado almacenado en los suelos de la Tierra. En comparación, se han emitido cerca de 350 mil millones de toneladas métricas de carbono desde que comenzó la combustión de combustibles fósiles por las actividades humanas desde 1850. La mayor parte de carbono secuestrado del Ártico se encuentra en suelos superficiales vulnerables a la descongelación dentro de los 3 primeros metros de la superficie.

Pero, como los científicos están aprendiendo, el permafrost - y su carbono almacenado - pueden no ser tan permanente como su nombre lo indica. Y eso nos concierne a todos.

Misión CARVE banner

"Los suelos de permafrost se están calentando más rápido que la temperatura del aire del Ártico - tanto como 1,5 a 2,5 grados centígrados en tan sólo los últimos 30 años", dice Miller. "En el calor de la superficie de la Tierra penetra en el permafrost, amenazando con movilizar estas reservas de carbono orgánico y liberarlas a la atmósfera en forma de dióxido de carbono y metano, alterando el balance de carbono del Ártico y agravando enormemente el calentamiento global".

Los vuelos de las campañas CARVE se realizan a bordo de unavión especialmente instrumentado C-23 Sherpa de la NASA desde Wallops Flight Facility en la isla de Wallops en Virginia. El C-23 no va a ganar ningún concurso de belleza - sus pilotos se refieren a él como "un camión de UPS con una mala cirugía de nariz". En el interior - que es muy ruidoso - los pilotos y la tripulación llevan auriculares con cancelación de ruido para comunicarse. "Cuando te pones los auriculares, es como estar en una carrera de NASCAR", bromeó Miller.

NASA C-23 Sherpa

Pero lo que carece el C-23 de belleza y tranquilidad, lo compensa con la fiabilidad y la capacidad de volar "en el barro". La mayor parte del tiempo, vuela a unos 150 metros sobre el nivel del suelo, con subidas periódicas a altitudes superiores a recopilar datos sobre los antecedentes. A bordo del avión, sofisticados instrumentos "huelen" la atmósfera de gases de efecto invernadero. "[Nosotros] tenemos que volar muy cerca de la superficie del Ártico para capturar los interesantes intercambios de carbono que tienen lugar entre la superficie y la atmósfera de la Tierra", dice Miller.

El equipo de CARVE realizó vuelos de prueba en 2011 y vuelos cientñificos en 2012. En lo que va de 2013 se han completado tres campañas mensuales - en abril, mayo y junio - y la cuarta está próxima.

A partir de una base en Fairbanks, Alaska, el C-23 vuela hasta ocho horas diarias a los sitios en Alaska's North Slope y Yukon River Valley sobre la tundra, el permafrost, los bosques boreales, las turberas y los humedales.

Elevado sobre el terreno ártico, Miller ha visto muchas cosas que no se olvidan. Los datos del permafrost también pueden resultar inolvidables...

Más información:
Carbon in Arctic Reservoirs Vulnerability Experiment
Airborne Cloud Computing Environment