updated 6:09 PM CET, Dec 8, 2016

Deshielo del Ártico empeora significativamente el riesgo de calentamiento global

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

deshielo del Ártico

La retroalimentación del albedo es un potente amplificador del cambio climático

El derretimiento del hielo está "cocinando" el planeta. La disminución del hielo marino en el Ártico significa que el océano absorbe más energía del sol, y ahora está claro que el efecto es dos veces más grande que se pensaba, y aumentará significativamente el calentamiento de los gases de efecto invernadero.

Las temperaturas del Ártico han aumentado 2°C desde la década de 1970, lo que ha llevado a una disminución del 40 por ciento en el mínimo de la cobertura de hielo de verano en el Océano Ártico. Las aguas abiertas absorben más luz del Sol que el hielo, de manera que con el derretimiento del hielo el océano absorbe más energía, calentándolo y causando aún más deshielo.

Para medir el efecto, Ian Eisenman, del Instituto Scripps de Oceanografía en La Jolla, California, y sus colegas se dirigieron a los datos del satélite CERES de la NASA. Ellos encontraron que el albedo del Océano Ártico - la fracción de la luz solar que se refleja de vuelta al espacio - se redujo del 52 por ciento en 1979 al 48 por ciento en 2011. Eso puede no parecer mucho, pero significa un gran aumento de la energía absorbida - equivalente al 25 por ciento de la atrapada por el aumento de dióxido de carbono en la atmósfera durante el mismo período.

"Esto es grande - inesperadamente grande", dice Eisenman. "El retroceso del hielo marino del Ártico ha sido un importante responsable en el calentamiento global que hemos observado en las últimas décadas".

"Reafirma que la retroalimentación del albedo es un potente amplificador del cambio climático, tal vez incluso más del simulado por la actual generación de modelos climáticos", dice Marcos Flanner de la Universidad de Michigan en Ann Arbor.

La energía extra absorbida entra en el océano, especialmente en el lado del Ártico cerca de Alaska y Siberia, que están perdiendo la mayor parte de hielo. "Yo no sé cómo va acabar", dice Eisenman. "Creo que es una pieza importante en la historia del cambio climático, pero hay un montón de otras piezas que necesitamos".

El futuro del propio hielo marino del Ártico también es incierto. Los veranos árticos probablemente estarán libres de hielo a finales de este siglo, pero nadie sabe qué tan pronto. "En este momento tenemos muy poca capacidad de predecir el comportamiento del hielo Ártico para dos meses o para dentro de 30 años", dice Eisenman.

Artículo científico: Observational determination of albedo decrease caused by vanishing Arctic sea ice (PDF - 1.14Mb)