updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

El cambio climático perturba a los muertos de la Segunda Guerra Mundial

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

una playa de las Islas Marshall

El aumento del nivel del mar ha descubierto los esqueletos de soldados japoneses muertos en las Islas Marshall

En su intervención en las negociaciones del clima de la ONU en Bonn, el primer ministro de las Islas dijo que las altas mareas habían expuesto una fosa con 26 muertos.

El ministro dijo que los huesos eran muy probablemente de las tropas japonesas.

Impulsadas por el calentamiento global las aguas de esta parte del Pacífico han aumentado más rápidamente que la media mundial.

Con el punto más alto a apenas dos metros por encima de las aguas, las Islas Marshall son uno de los lugares más vulnerables a los cambios en el nivel del mar.

Los 29 atolones que componen las Islas Marshall son el hogar de alrededor de 70.000 personas. Los corales que se han formado la cadena de islas son muy vulnerables a los mares que los rodean.

Las aguas no sólo están amenazando con derribar sus defensas, también están erosionando las carreteras, mientras que la sal hace a la tierra infértil.

Las mareas vivas

Ahora las aguas están planteando un nuevo reto macabro.

"Estas últimas mareas de primavera en febrero a abril de este año han causado no sólo la inundación de las comunidades sino que también han socavado la tierra, de modo que hasta los muertos se ven afectados", dijo el ministro de Relaciones Exteriores Tony De Brum, hablando en el marco de las negociaciones de la ONU sobre el clima.

"Hay ataúdes y los muertos que son arrastrados lejos de las tumbas, es así de grave".

Dio detalles de una isla en su distrito electoral en donde había sido expuesta una fosa común con 26 cuerpos.

"Creemos que son soldados japoneses, no hay huesos rotos, no hay indicios de heridas de guerra, pensamos que quizá se suicidaron", dijo.

Las islas fueron ocupadas por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, hasta que fueron expulsados ​​por las fuerzas estadounidenses.

En los años que siguieron las islas fueron objeto de decenas de pruebas de armas nucleares.

Ahora, de acuerdo con sus líderes políticos, se enfrentan a una amenaza existencial por el calentamiento global que está expandiendo los mares que las rodean.

paisaje de las Islas Marshall

Grandes retos

De acuerdo con un reciente informe del Programa Medioambiental de la ONU (en PDF), el nivel del mar está subiendo en el Pacífico alrededor de las Marshall a una tasa mucho más alta que en otras partes del mundo. La tasa de aumento entre 1993 y 2009 fue de 12 mm por año, en comparación con el promedio mundial de 3,2 mm.

El Sr. De Brum instó a sus colegas ministros que asistieron a estas charlas: "Encomiendo a comprometerse" en el tema de la reducción de las emisiones de carbono.

Los negociadores aquí están tratando de desarrollar un texto de negociación que constituirá la base de un nuevo tratado global que se firmará el próximo año.

Sin embargo todavía hay retos formidables.

Los ministros tienen el objetivo de publicar sus compromisos para reducir el carbono en la primavera de 2015 como muy tarde, pero aún no han acordado lo que debe incluirse en estos supuestos para las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC).

Tienen otra oportunidad para hacerlo en diciembre, en una reunión crucial en Perú.

"Los centros nacionales de datos son un elemento muy importante en la negociación", dijo Manuel Pulgar-Vidal, que sigue confiando en que se puede llegar un acuerdo. Pero debe acelerarse todo, dice.

"La gente estoy seguro que están reconociendo que Lima es la última oportunidad para tener algo fuerte para avanzar hacia París para tener un acuerdo".

Las economías emergentes

Un problema persistente es la cuestión de que la cantidad de responsabilidad para reducir las emisiones debe descansar sobre los hombros de las economías emergentes.

China, India y otros países están dispuestos a atenerse a la fórmula de "responsabilidades comunes pero diferenciadas", que significa que los países más ricos hacen la mayor parte del trabajo pesado de la ONU.

Pero los países desarrollados quieren cambiar esto para tener en cuenta el desarrollo económico.

Hablando en Bonn, el comisionado del clima de la UE, Connie Hedegaard, dijo que estas conversaciones no pueden continuar con una interpretación que no refleje el último siglo.

"No podemos seguir con el viejo sistema pensando para ser francos. Esto no es una cosa estática. Un país también debe depender de dónde está en términos de desarrollo económico".

La solución de este problema será la clave para cualquier tipo de acuerdo que surja de este proceso.