updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

¿Quién se come a quién? Pez voraz altera el ecosistema en el Ártico

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

bacalao del Mar del Norte

La especie que se alimenta de la mayoría de las presas es el bacalao del Mar de Barents

Un nuevo estudio muestra que las especies termófilas que nadan rápidamente hacia el norte también son cazadores voraces - comen montones y montones de diferentes tipos de animales. Esto puede tener importantes consecuencias para la forma en que el ecosistema se comporta y trabaja.

Desde la década de 1980 la temperatura del mar en el Mar de Barents aumentó en promedio 1,5 grados, mientras que se ha reducido el hielo y el período libre de hielo se ha extendido por hasta 3-4 meses. Estos cambios en el medio ambiente marino son de gran importancia para las especies que viven en y por el mar.

Por algunos de los cambios más rápidos y completos del clima en el océano los peces que se mueven más al norte. La creciente incidencia de bacalao, eglefino y otros pece en el Mar de Barents Ártico está cambiando la forma en que interactua el ecosistema.

Un nuevo estudio de la Escuela de Pesca de Noruega publicado en Proceedings of the Royal Society a principios de mes ha echado un vistazo más de cerca a cómo se ve afectada la red alimentaria marina. El estudio se realizó en una colaboración entre los investigadores de la Universidad de Tromsø, IMR en Tromsø y ​​IMR PINRO en Rusia.

Constructores de red

En el nuevo estudio, los investigadores respondieron a la importante pregunta: ¿cómo cambia el ecosistema en el Ártico cuando las especies de peces termófilas se mueven hacia el norte? Para responder a esta pregunta los investigadores recolectaron información sobre quién se come a quién, entre 233 especies diferentes en el Mar de Barents, y combinaron estas especies y sus interacciones en una gran red con más de 2.000 conexiones ecológicas en el Mar de Barents.

Los investigadores analizaron las similitudes y diferencias en las características de la red alimentaria en la parte sur del Mar de Barents, que se ve afectada por el agua del Atlántico relativamente cálida, y la parte noreste del Mar de Barents, que se ve afectada por el agua helada del Ártico. Resulta que las cadenas alimenticias en el sector atlántico del Mar de Barents se tejen mucho más juntas que las cadenas alimenticias en la parte del Ártico.

"Esto se debe a que muchas de las especies que viven en la parte suroeste del Mar de Barents tiene muchos vínculos ecológicos o, en otras palabras, muchas de las especies que viven en la parte suroeste tienen un apetito voraz entrecruzando la red alimentaria", dice la investigadora Susanne Kortsch.

Nuevas zonas de caza

el bacalao es omnívoroLos peces que se mueve rápidamente hacia el norte son precisamente de especies en búsqueda de nuevos territorios de caza. La especie que se alimenta de la mayoría de las presas es el bacalao del Mar de Barents. Mientras tanto, también es comido por muchos peces y mamíferos marinos. El bacalao come tanto a los animales que viven próximos a los fondos marinos, tales como almejas, gusanos de cerdas y camarones, como peces que viven en la columna de agua. Por lo tanto, aumentan los vínculos ecológicos entre los hábitats en la parte inferior y la columna de agua en las zonas marinas árticas, precisamente a causa de peces como el bacalao que son omnívoros.

La lucha por la existencia

Más allá de la conexión de las cadenas de comida a través de los hábitats, el bacalao también afectará directamente a las especies de peces y mamíferos marinos del Ártico. Ya sea por que come a los peces del Ártico más sedentarios o aumenta la competencia por la comida. Ya se han documentado en la última década disminuciones de algunas de las poblaciones de peces del Ártico. Y la misma reducción en el peso corporal de los mamíferos marinos en el norte del Mar de Barents, causada por la creciente competencia del bacalao.

"¿Cómo evolucionará la batalla por la comida y el hábitat en el norte, sólo el futuro lo dirá", dice Kortsch. La esperanza es crear mejores modelos de cómo se interrelacionan y trabajan los ecosistemas, entonces nosotros los humanos, que también tenemos un apetito voraz, seremos capaces de adaptarnos a los cambios de una manera ecológicamente sostenible.

Artículo científico: Climate change alters the structure of arctic marine food webs due to poleward shifts of boreal generalists