updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Mejillón gallego, cerrado por cambio climático

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

mejillón, pérdidas por el cambio climático

El cambio climático ya produce pérdidas al sector mejillonero

El Rainbow Warrior, buque insignia de Greenpeace, "embajador del Clima" en España

El Rainbow Warrior en EspañaEl Rainbow Warrior, que llegó a España la pasada semana (al puerto de Bilbao), está realizando un tour por diversas zonas del litoral español en calidad de "embajador del clima" para concienciar a la ciudadanía y demandar a los responsables políticos soluciones urgentes para combatir el cambio climático.

Este pasado jueves 28/05/2009 buceadores de Greenpeace desplegaron pancartas con el mensaje "cerrado por cambio climático" en castellano y gallego debajo de una batea mejillonera, en las aguas de O Grove, en la bocana de la Ría de Arousa.

Científicos del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, que acompañaron a los ecologistas y a propietarios de mejilloneras en la acción, han detectado que la modificación del régimen de vientos que soplan sobre la plataforma continental, como consecuencia del cambio climático, tiene un efecto directo tanto sobre el crecimiento del mejillón como sobre la recurrencia de las proliferaciones de microalgas nocivas (mareas rojas) que obligan al cierre de las  bateas y retardan la recogida y comercialización del mejillón en Galicia.

En una nota de prensa Greenpeace España informa que:

"Desde 1965 hasta la actualidad se ha apreciado una disminución del crecimiento en la fase de preengorde del mejillón cultivado en la ría de Arousa del 20%. En el mismo periodo, se ha observado que se duplicó el número de días que no se puede extraer mejillón por la presencia de mareas rojas. Los científicos afirman que la causa de estos cambios es la reducción significativa en los últimos 40 años en la duración e intensidad (una reducción del 30% en duración y 45% en intensidad) de los vientos que hacen posible la renovación de las aguas en las Rías Bajas y condiciona la productividad de las aguas y el tiempo de duración de las mareas rojas.

“El sector mejillonero sabe ya que el cambio climático conlleva pérdidas económicas”,- ha declarado Miguel ángel Soto, responsable de la campaña de bosques y clima de Greenpeace.- “Las predicciones no son nada optimistas. Habrá más mareas rojas y aumentarán los periodos en los que no se puede recoger el mejillón, por lo que o  tratamos el problema del cambio climático de manera urgente o más sectores estratégicos como éste sufrirán grandes pérdidas”

El pasado martes, en una reunión a bordo del Rainbow Warrior durante su estancia en A Coruña, Agustín Hernández Fernández Rojas, nuevo Conselleiro de Medio Ambiente, Infraestructuras y Territorio, confirmó a Greenpeace que las intenciones del nuevo equipo de la Xunta son continuar el trabajo realizado en anteriores legislaturas y se comprometió a desarrollar un Plan de Acción contra el Cambio Climático. Aunque el Conselleiro no quiso concretar cifras de reducción de gases de efecto invernadero o la manera en que se van a reducir. Hernández Fernández sí avanzó que se elaborará un Plan de Movilidad Sostenible con un especial énfasis en el trasporte colectivo de las ciudades y principales áreas metropolitanas.

mejillón de GaliciaGreenpeace recordó al Conselleiro que es inconcebible que Galicia cierre las puertas al desarrollo de la energía eólica marina mientras mantiene abiertas dos centrales de carbón que emiten el 37% de los gases de efecto invernadero de toda Galicia. El nuevo Conselleiro reconoce que la central térmica de As Pontes es un problema para el clima.  “Ahora sólo falta desarrollar un modelo energético basado en el desarrollo de las energías renovables que ponga fecha al cierre de esta central obsoleta”, ha añadido Soto.

Greenpeace demanda al Gobierno español que apueste por la reducción interna de emisiones y aporte los 2.700 millones de euros que le corresponden por su responsabilidad en la crisis climática: “El nuevo modelo de crecimiento sostenible de Zapatero sólo tendrá futuro si se basa en una economía baja en carbono. No se podrá salir de la actual crisis económica si no combatimos a la vez la crisis ambiental”, ha concluido Miguel ángel Soto.

El Rainbow Warrior, buque insignia de Greenpeace, llegó a nuestro país coincidiendo con el 25 aniversario de la organización ecologista. Greenpeace pretende destacar en esta fecha la necesidad de hacer frente al mayor problema medioambiental de nuestros días: el cambio climático. Por este motivo, el Rainbow Warrior llega a nuestras costas como “Embajador del clima” ya que denunciará los efectos actuales del cambio climático en cada uno de los lugares por los que pase y presentará demandas concretas para luchar contra él.

El Rainbow Warrior pretende extender por nuestra geografía el mensaje de que es urgente pasar a la acción y emprender medidas eficaces para frenar los efectos que ya estamos sufriendo y que, de seguir en la línea actual, se agravarán en los próximos años.

El Rainbow Warrior a toda velaEn cada lugar se presentará el informe La crisis del clima. Evidencias del cambio climático en España en el que se pone de manifiesto la urgencia de actuar contra el cambio climático ya que muestra, mediante ejemplos de casos concretos científicamente referenciados, algunos de los efectos que el cambio climático ya está produciendo en los ecosistemas terrestres y marinos, en los sectores productivos y económicos y en la salud y la calidad de vida de los españoles. Además se presentará en cada ciudad el libro 25 años en acción que recoge cerca de 300 acciones de las que se han realizado en estos años en nuestro país así como el trabajo que se ha desarrollado en las campañas en los distintos lugares de España.

“El Rainbow Warrior llega a España para concienciar a la ciudadanía de los efectos del cambio climático, que ya son evidentes en todo el territorio peninsular. Es el momento de que nuestros dirigentes políticos demuestren que son capaces de proteger nuestras costas, nuestros espacios naturales y nuestros sectores productivos. Todavía están a tiempo de salvar el clima y la cumbre internacional de Copenhague es su oportunidad”, declaró Aida Vila, responsable de la campaña de Cambio Climático de Greenpeace.

Con este objetivo el barco comenzó su andadura en Bilbao, donde se sacó a la luz los efectos del cambio climático que ya está sufriendo Euskadi (como aumento del nivel del mar o migración altitudinal de especies).

Después de Galicia, Sevilla será la próxima escala, donde se presentarán los efectos del cambio climático en Andalucía (como la africanización de la zona, afección al turismo y a los cultivos y el caso de Doñana) el 2 de junio. Ese mismo día también se abrirá el barco a la gente.

El periplo del Rainbow Warrior termina en Barcelona. Allí se informará, el 9 de junio, de las evidencias del cambio climático en Cataluña (efectos sobre el turismo “de playa y de nieve”, los viñedos y en el río Ebro). Tanto el 8 de junio como el 9 se abrirán las puertas del barco.

Informes en PDF de Greenpeace: La crisis del Clima    25 años de Greenpeace en España