Loading...
updated 7:17 PM CET, Nov 20, 2017

La 'ciencia' detrás de 'Geostorm', la última película del día del juicio final inspirada por el clima

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

tormenta en la película Geostorm

Los investigadores han buscado durante mucho tiempo el control del clima, pero todavía tienen que encontrar una manera realista de dominarlo

Gracias a un sistema de satélites, los desastres naturales se han convertido en algo del pasado", declara el presidente de los Estados Unidos en la nueva película del día del juicio final Geostorm (titulada Geo-Tormenta en Hispanoamérica). "Podemos controlar nuestro clima". Bienvenido a un futuro fantástico en el que el gobierno federal ha tomado medidas agresivas contra el cambio climático, dominando con éxito los caprichos del clima utilizando avanzada tecnología satelital.

Pero cuando esta red mundial de satélites funciona mal, un clima catastrófico amenaza la existencia misma de la humanidad. Hileras de tornados destruyen el paisaje, olas de tamaño de tsunamis barren las ciudades, piedras de granizo se estrellan contra las ventanas de los automóviles y las aves congeladas se caen del cielo. Y eso es justo lo que ves en los trailers.

La trama se desarrolla entre conspiraciones y misiones espaciales, pero como ocurre con las catástrofes climáticas como 2012 (cuando el temido volcán de Yellowstone entra en erupción), El día después del mañana (cuando la ciudad de Nueva York se convierte en una tundra congelada), o Snowpiercer (cuando falla un experimento climático, matando a todos menos a unos pocos seleccionados), la pregunta sigue siendo: ¿Podría suceder cualquiera de estos escenarios de apocalipsis?

Afortunadamente, al menos en el caso de Geostorm, la respuesta es: No es probable.

Según el tráiler, sigue siendo poco clara la forma exacta en que los satélites de Geostorm controlan el clima. Smithsonian.com contactó con Warner Brothers para hablar con cualquier científico consultor, pero no estaba disponible ninguno. Estos artilugios espaciales de alta tecnología parecen ser capaces de identificar los desastres y tomar medidas para detenerlos en sus trayectorias. Un dispositivo parece obstaculizar un huracán con una especie de balas de tormenta. (Nota: como advirtió el Sheriff del Condado de Pasco (Florida) durante el huracán Irma, disparar balas definitivamente no puede detener una tormenta, pero puede causar un daño real a los seres vivos). Otro envía un caliente y asoleado rayo láser a la Tierra.

satélite de la película GeostormLa visión de un futuro donde los humanos dominan el clima no es nueva. Los esfuerzos científicos para controlar la lluvia comenzaron en los Estados Unidos en algún momento a finales de 1800, cuando una serie de sequías desecó [PDF] grandes franjas de la nación. Pero la idea se afianzó realmente durante la era de la Guerra Fría, cuando se arremolinaron las preocupaciones sobre la potencialización del clima.

"En realidad, hubo una carrera meteorológica con los rusos, no solo una carrera espacial", explica James R. Fleming, investigador de Colby College y autor del libro Fixing the Sky: The Checkered History of Weather and Climate Control. En ese momento, los miedos llameaban a ambos lados del océano que se avecinaba una guerra climática.

En 1953 el Congreso de los Estados Unidos estableció el Comité Asesor sobre Control Meteorológico, un estudio de dos años sobre la viabilidad del control climático para determinar cuánto debería invertir el gobierno en investigación. El estudio condujo a varios proyectos que intentaron perfeccionar tales capacidades. Un ejemplo, el Proyecto Popeye, tenía como objetivo "sembrar" las nubes sobre el sudeste de Asia para que la lluvia impidiera el tráfico de camiones entre el norte y el sur de Vietnam.

"El que controla el clima controla el mundo", dijo el entonces vicepresidente Lyndon B. Johnson en un discurso de 1962 en la Universidad Estatal del Suroeste de Texas. (La cita había sido mencionada a menudo, pero LBJ la llevó a la estratosfera).

Aunque la cita ha avivado muchas teorías de la conspiración, y sirvió como tweet para la campaña publicitaria de Geostorm, en el mejor de los casos la capacidad de control exacto del clima sigue siendo brumosa.

Momentáneamente, dejando de lado las limitaciones de la tecnología satelital actual, la idea de hacer cambios tan enormes en el clima local va en contra de lo básico de la ciencia atmosférica, explica Ken Caldeira, un científico sénior del departamento de Ecología Global de la Carnegie Institution for Science.

"La atmósfera es algo muy relacionado", dice. "La idea de que la influirás y crearás una gran perturbación en un lugar y que se aislará, simplemente [no es] cómo funciona realmente la atmósfera". Es similar al mito de que la pérdida de peso puede apuntar a una parte particular del cuerpo; todo el sistema está interconectado, lo que hace imposible identificar solo una sección.

Geostorm, cartel

Eso no quiere decir que los científicos no estén investigando las posibilidades. Caldeira es un abierto defensor de la financiación de la investigación en geoingeniería, un campo centrado en la idea de que podemos usar tecnologías de clima o de modificación del clima para frenar el cambio climático. Los mecanismos más comúnmente propuestos son succionar y almacenar dióxido de carbono, o crear modificaciones a gran escala del entorno para evitar el lento calentamiento de nuestro globo.

Pero, como señala Caldeira, las tecnologías actuales lograrían este objetivo de una manera mucho menos exigente o emocionante que la solución que se muestra en Geostorm. Una reunión de 2015 de las Academia Nacional de Ciencias incluso propuso que estas tecnologías se agrupen bajo la categoría de "intervención climática" en lugar de "geoingeniería" para caracterizar con mayor precisión sus limitaciones. "'Ingeniería' es demasiado preciso como para llamar a la especulación que está sucediendo", dice Fleming, que formó parte de la reunión de 2015.

Entonces, ¿cómo se ve esta tecnología? Hay una variedad de ideas flotando [PDF]. Una sugerencia es que podríamos "sembrar" nubes marinas bajas con un fino chorro de sal marina. Esto supuestamente alentaría el desarrollo de penachos ondulantes cuyo color blanquecino podría reflejar los rayos calientes del sol. Otra idea involucra juguetear con la química del océano, fertilizar los mares con polvo de hierro en un esfuerzo por extraer carbono en las flores de las algas.

Otros investigadores, incluido Caldeira, creen que la mejor táctica sería recrear los efectos de una gran explosión volcánica. Durante estos eventos naturales, las columnas masivas de azufre que estallan en los cielos reflejan algo de la radiación del sol lejos de la Tierra, refrescando ligeramente el planeta. "Después de cada gran erupción volcánica del último medio siglo, el año siguiente se enfría", dice Caldeira. Por ejemplo, en 1992, un año después de la erupción del Monte Pinatubo, en Filipinas, los científicos estimaron que la superficie del hemisferio norte se enfrió alrededor de 1 grado Fahrenheit debido a las emisiones volcánicas.

Por supuesto, este tipo de drásticas ideas no están exentas de críticas y preocupaciones. Si bien casi todos están en las primeras etapas de desarrollo, los científicos ya están comenzando a abordar los riesgos potenciales y las consecuencias no deseadas. Este año, los investigadores de Harvard dieron los primeros pasos tentativos para evaluar los riesgos y la viabilidad de imitar a los volcanes en pequeña escala.

tsunami en la película Geostorm

"El miedo a la geoingeniería solar es completamente comprensible", escribieron los geoingenieros de Harvard, David Keith y Gernot Wagner, en un artículo de opinión para The Guardian a principios de este año en respuesta a la cobertura de la investigación de aerosoles solares. Pero, al mismo tiempo, advierten en contra de permitir que estos temores o, para el caso, las películas del día del juicio final como Geostorm, "distorsionen las discusiones" sobre la investigación de geoingeniería.

Los opositores a la tecnología han expresado durante mucho tiempo la preocupación de que centrarse en los esquemas de geoingeniería a gran escala podría desviar la tan necesitada atención y financiamiento del reto real en cuestión: la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero, como explica Caldeira, la geoingeniería sería una última forma de disminuir el sufrimiento de las sequías pronosticadas, la pérdida de las cosechas y la intensificación del clima extremo que los investigadores temen que el cambio climático pueda traer. "Pero eso no es una buena película", bromea.

En cuanto a los avances en tecnología satelital, hay poco en el horizonte que prometa hacer que el clima cambie a nuestra voluntad. Hace casi 30 años, en 1989, el científico James Early sugirió estacionar una "constelación de satélites" entre la Tierra y el Sol para reducir la radiación solar que azota nuestro planeta, dice Caldeira. Fue un bonito pensamiento. Pero las matemáticas no funcionaron entonces, y ahora tampoco.

"Para compensar el calentamiento de una duplicación de CO2 desde la órbita terrestre, necesitarías tener 10 millones de kilómetros cuadrados de área satelital, que es bastante grande", dice. "Si intentaras construir esto durante 50 años, tendrías que construir alrededor de 1 kilómetro cuadrado de satélite cada 3 minutos durante ese período de tiempo".

Más recientemente, Ross Hoffman, científico principal y vicepresidente de Atmospheric and Environment Research, está investigando [PDF] la posibilidad de redirigir huracanes con el uso, entre otras posibilidades, de microondas transmitidas a la Tierra desde uno o más satélites alimentados por energía solar. "Es básicamente un rayo de la muerte en órbita", señala Fleming sobre la tecnología. Utilizando el modelado por computadora, Hoffman ha demostrado que al calentar los vapores en o alrededor de la tormenta, los investigadores podrían debilitar los vientos del huracán o redirigirlo fuera de la costa.

Pero por ahora, al menos, estas ideas son todas teóricas. Confiamos en los satélites para una variedad de cosas, desde la comunicación a la navegación hasta la predicción meteorológica. Toman bellas imágenes de la Tierra y ayudan a los investigadores de diversos campos a estudiar el planeta.

Para cualquier plan global que involucre manipular el clima desde arriba, hay una manera mucho más simple, más fácil y controlable de lograr el mismo objetivo, dice Caldeira. "Incluso si pudieras producir estos grandes cambios localizados, la idea de que no vas a crear grandes cambios inadvertidamente en otro lugar simplemente no parece ser físicamente plausible", dice.

Hacerlo podría arriesgarse a crear, me atrevo a decir, una Geostorm. Por cierto, se estrena en España mañana viernes 20 de octubre.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar