updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

Los océanos absorben ahora menos CO2

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Océano Antártico

El agujero en la capa de ozono reduce la absorción de CO2 atmosférico por parte del Océano Antártico

De 1987 a 2004 los océanos dejaron de absorber cerca de 2.300 millones de toneladas de carbono

locean, gráficosInvestigadores europeos han descubierto que el ozono influye en la capacidad del océano para actuar como sumidero de carbono, es decir, una reserva que absorbe y almacena el carbono procedente de otro segmento del ciclo del mismo. Los cuatro sumideros principales son la atmósfera, la biosfera terrestre, los océanos y los sedimentos.

Los descubrimientos, publicados en la revista Geophysical Research Letters, ayudarán a mejorar los nuevos modelos informáticos desarrollados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), dedicado a la evaluación de la información científica, técnica y socioeconómica necesaria para entender el riesgo que suscita el cambio climático antropogénico.

Los resultados forman parte del proyecto CARBOOCEAN («Evaluación de fuentes y sumideros de carbono en el mar»), financiado con 14,5 millones de euros mediante el área temática «Desarrollo sostenible» perteneciente al Sexto Programa Marco (6PM) de la UE. CARBOOCEAN se dedicó a «la reducción de las inconsistencias existentes en la cuantificación de los flujos netos anuales de dióxido de carbono (CO2) que se producen entre el aire y el agua en un factor de dos en relación a los océanos mundiales y de cuatro en lo referente al Océano Atlántico».

En este último estudio, investigadores procedentes de tres laboratorios franceses utilizaron simulaciones originales para demostrar que el agujero de la capa de ozono reduce la absorción de carbono atmosférico por parte del Océano Antártico y contribuye a aumentar la acidez oceánica.

Las actividades humanas ejercen un impacto directo en los niveles de CO2 atmosféricos, y estos contribuyen al calentamiento global. El Océano Antártico, que absorbe anualmente casi el 15% del carbono antropogénico, es uno de los sumideros de CO2 atmosférico más importantes, pero su efectividad se encuentra en declive. Los investigadores descubrieron que los modelos climáticos utilizados hasta la fecha no han reflejado la situación de saturación en la que se encuentra el sumidero de carbono del Océano Antártico.

Océano Antártico
Oceanógrafos, climatólogos y modelizadores informáticos unieron esfuerzos para desarrollar un modelo que simulara de forma más precisa la capacidad del Océano Antártico de funcionar como sumidero de carbono. El equipo basó sus evaluaciones en el modelo del binomio océano-atmósfera del Instituto Pierre Simon Laplace (IPSL, Francia). Este modelo ha integrado el ciclo del carbono e incorporado los cambios en la concentración de ozono estratosférico de los últimos 34 años, según informaron los investigadores.

«Las simulaciones obtenidas con este modelo reproducen de forma precisa las observaciones oceánicas obtenidas sobre el terreno durante los últimos años», explicó el Dr. Nicolas Metzl, investigador del Laboratoire d'Océanographie et du Climat: Expérimentation et Approches Numériques (LOCEAN/IPSL).

El estudio hizo hincapié en dos fenómenos principales relativos al Océano Antártico: la reducción considerable de la absorción de CO2 y el crecimiento más rápido de la acidificación de las aguas oceánicas más septentrionales. Según el equipo, de 1987 a 2004 los océanos dejaron de absorber cerca de 2.300 millones de toneladas de carbono, lo que equivale a un descenso relativo de casi una décima parte del carbono oceánico absorbido a escala mundial, añadieron.

Además, el estudio mostró que los modelos climáticos actuales han sobrestimado la absorción de carbono y subestimado la acidificación de los océanos. El ozono deberá tenerse en cuenta en los modelos futuros, afirmaron los investigadores, quienes añadieron que de este modo se mejorarían las predicciones sobre el clima.

Resumen del Proyecto CARBOOCEAN

carboocean, logotipoEl Proyecto Integrado CARBOOCEAN (CARBOOCEAN IP) tiene como meta realizar una evaluación precisa de las fuentes y sumideros de carbono en el mar. El objetivo es reducir las incertidumbres actuales que existen en la cuantificación de los flujos anuales atmósfera-océano de CO2 a la mitad (factor 2) para el océano global y en un factor de 4 para el Océano Atlántico. El PI proporcionará una descripción, comprensión orientada al proceso y predicción de las fuentes y sumideros marinos, con especial énfasis en los océanos Atlántico y Austral a una escala temporal de -200 a +200 años desde el presente. Los avances que se esperan obtener con CARBOOCEAN IP supondrán respuestas sólidas a las siguientes cuestiones no resueltas hasta el momento:

  • ¿Cuan grandes son exactamente los sumideros de CO2 de los océanos Atlántico y Austral, es decir, cuál es la eficiencia del transporte vertical de carbono hacia el interior del océano en las áreas de producción de agua profunda del océano global?

  • ¿Cómo contribuyen los ríos europeos y zonas de plataforma a los patrones a gran escala de las fuentes y sumideros de CO2 del Atlántico Norte, en comparación con la captación en Europa Occidental?

  • ¿Cuáles son los mecanismos clave de retroalimentación capaces de afectar a la captación de carbono por parte de los océanos, y cómo funcionan?

  • ¿Cuál es, cuantitativamente, el impacto a nivel regional y global de tales mecanismos de retroalimentación bajo el forzamiento del cambio climático en los próximos 200 años?

El PI CARBOOCEAN  dará respuesta a estas cuestiones mediante investigación básica, en una combinación estratégica de extensas observaciones a macroescala, estudios de procesos y avanzados modelos informáticos, centrándose en todos los aspectos cuantitativamente importantes del problema. El proyecto descansa sobre tres pilares: observaciones, estudio de procesos y modelado integrador, que equivalen respectivamente a descripción, comprensión y predicción:

  • Un balance del carbono marino de los últimos 200 años basado en observaciones de alta calidad.

  • Una comprensión basada en el proceso de la respuesta del ciclo del carbono en el mar ante un cambio en el forzamiento según se deduzca de los estudios del proceso en el campo, en al laboratorio y mediante el modelado.

  • Inventarios de carbono integrados para el intervalo temporal de -200 a +200 años a partir de ahora mediante la síntesis de un sistema de modelado con observaciones y nuevos procesos de retroalimentación.

Leido en CORDIS    Enlaces:  LOCEAN   CARBOOCEAN