Cargando...
updated 11:35 AM CEST, May 26, 2018

El cambio climático aumenta la actividad de los volcanes

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

erupción volcánica

El derretimiento del hielo hará que las erupciones volcánicas sean más frecuentes y peligrosas

Artículo de Michael Tennesen (*), "Volcanoes Get a Kick from Climate Change"

Cuando en abril de 2017 me reuní con el geofísico Magnus Guðmundsson, el volcán Katla había estado retumbando toda la semana, creando un constante redoble de pequeños terremotos. Guðmundsson, jefe del departamento de ciencias de la tierra de la Universidad de Islandia, parecía exhausto. La actividad del volcán lo ha convertido en una especie de estrella del pop, y los medios locales lo han perseguido para entrevistarlo.

Estamos de pie en un pedregoso y rocoso terreno, justo al lado de la carretera principal de Reikiavik, la capital de Islandia, y a unos 30 kilómetros de donde se esconde la boca del Katla bajo una enorme capa de hielo. Esa mañana Guðmundsson había estado en un pequeño avión inspeccionando el enorme tapón de hielo que se había metido en el cráter del Katla.

"Si el hielo se derrite puede desestabilizar el magma", dice Guðmundsson. En los meses siguientes, los terremotos del Katla disminuyeron a medida que se desvanecía la amenaza de la erupción. Pero permanece la posibilidad de que se derritan enormes capas de hielo, liberando presión y contribuyendo a erupciones volcánicas. Y con el calentamiento del planeta y la desaparición de los glaciares, está creciendo la posibilidad de que ocurran poderosas erupciones.

mapa de volcanes de IslandiaEl frígido tapón que cubre la boca del Katla se está derritiendo. El cambio climático es el culpable, al igual que lo es por la disminución del hielo que cubre muchos de los volcanes de Islandia. Las investigaciones de Guðmundsson le han hecho temer que la pérdida de este hielo pueda aumentar el número y la explosividad de las erupciones de los 30 volcanes activos del país. Las erupciones que involucran tanto al magma como al agua típicamente reaccionan explosivamente. Guðmundsson dice que al final de la última edad de hielo hace unos 11.000 años, la tasa de erupciones en Islandia aumentó treinta veces. Él cree que el derretimiento del hielo glacial podría generar hoy un aumento similar.

Islandia se asienta encima del Océano Atlántico en una plataforma de lava endurecida. La isla no es ajena a la amenaza volcánica. En 2010, Eyjafjallajökull lanzó nubes de ceniza que cerraron el espacio aéreo a medida que avanzaban sobre Europa, interrumpiendo el transporte aéreo durante una semana. En 1783 las cenizas del volcán Laki mataron a 9.000 personas, junto con gran parte del ganado y las ovejas de Islandia, antes de que las cenizas ingresaran a la corriente en chorro, extendiendo la hambruna a miles. En 1918 el Katla entró en erupción, su ardiente magma derritió lo suficiente de su capa de hielo como para provocar una inundación que envió 300.000 metros cúbicos de agua de deshielo glacial fluyendo a cada segundo. Durante unas horas, dice Guðmundsson, el flujo era comparable al del río Amazonas.

Pero la principal preocupación, dice Guðmundsson, son las erupciones explosivas que causan corrientes de gas caliente y rocas que se mueven rápidamente llamadas flujos piroclásticos, como el que devastó el Monte Santa Helena en 1980. (Y la población de Pompeya en el 79 EC).

volcán Katla, Islandia

"Estos son los volcanes más peligrosos", dice Guðmundsson. También son del tipo que aumentará en frecuencia y potencia debido a la reducción de los casquetes polares de los volcanes. A medida que se derrite una capa de hielo alivia la presión ejercida sobre el volcán por el peso del hielo, que puede tener cientos de metros de espesor. Esto puede provocar que las cámaras de magma de la corteza terrestre se hinchen, se vuelvan inestables y exploten. Es similar a cómo "el corcho de una botella de champán vuela en el aire cuando se ha aflojado lo suficiente", dice Guðmundsson.

El derretimiento del hielo también puede interactuar con el magma caliente, por lo que es más probable que cause grandes erupciones explosivas. Las erupciones pueden convertirse en flujos piroclásticos destructivos cuando se agota el impulso que lleva el magma al aire. La pluma de la erupción se derrumba, convirtiéndose en una avalancha de abrasadoras cenizas, rocas y lava que viajan hasta 200 metros por segundo sobre el paisaje.

De vuelta en el valle en ese día de abril, Guðmundsson rebota entre dos actividades: enseñando a un grupo de estudiantes de posgrado a interpretar las condiciones debajo de la escarpada superficie y respondiendo las preguntas de los medios. En ese momento, ambos son importantes. La próxima gran erupción del Katla podría ser el próximo año o la próxima década. De cualquier manera, ocurrirá. "Necesitamos prepararnos para el futuro", dice.

(*) Michael Tennesen es un escritor independiente de ciencia y naturaleza que ha escrito para Discover, Scientific American, Science, New Scientist, Smithsonian y otros.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar