updated 9:06 AM CEST, Jun 19, 2018

El deshielo del Ártico envía un mensaje: el cambio climático está aquí a lo grande

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
El deshielo del Ártico envía un mensaje: el cambio climático está aquí a lo grande - 5.0 out of 5 based on 4 votes

deshielo del Ártico

Los efectos del calentamiento son evidentes en la reducción de los casquetes de hielo y glaciares

Los científicos han sabido durante mucho tiempo que a medida que el cambio climático comenzase a calentar la Tierra, sus efectos serían más pronunciados en el Ártico. Esto tiene muchas razones, pero es clave la retroalimentación climática. A medida que el Ártico se calienta, la nieve y el hielo se derriten, y la superficie absorbe más energía del sol en lugar de reflejarla hacia el espacio. Esto la hace aún más cálida, lo que causa más derretimiento, y así sucesivamente.

Esta expectativa se ha convertido en una realidad que describe Mark Serreze en su nuevo libro "Brave New Arctic". Es una historia visualmente convincente: los efectos del calentamiento son evidentes en la reducción de los casquetes de hielo y glaciares, y las carreteras de Alaska se pandean por el deshielo del permafrost debajo de ellas.

Pero para muchas personas, el Ártico parece un lugar lejano, y las historias de lo que está ocurriendo allí parecen irrelevantes para sus vidas. También puede ser difícil aceptar que el globo terráqueo se está calentando mientras descansa de la última tormenta de nieve.

Como Serreze lleva más de 35 años estudiando nieve, hielo y lugares fríos, las personas a menudo se sorprenden cuando les dice que alguna vez fue escéptico de que las actividades humanas estuvieran desempeñando un papel en el cambio climático.

Su libro sigue su propia carrera como científico del clima y las opiniones en evolución de muchos científicos con los que ha trabajado. Cuando comenzó a trabajar en el Ártico, los científicos lo entendieron como una región definida por su nieve y hielo, con un clima variable pero generalmente constante. En la década de 1990 se dieron cuenta de que estaba cambiando, pero les llevó años averiguar por qué. Ahora los científicos están tratando de entender qué significa la transformación del Ártico en curso para el resto del planeta, y si se volverá a ver alguna vez el Ártico de la antigüedad.

La evidencia se acumula

La evidencia de que el Ártico se está calentando rápidamente se extiende mucho más allá de la reducción de las capas de hielo y el pandeo de las carreteras. También incluye una capa de hielo de Groenlandia que se derrite; un rápido declive en la extensión de la capa flotante de hielo marino del Ártico en verano; calentamiento y descongelación del permafrost; arbustos que se apoderan de áreas de tundra que antes estaban dominadas por juncias, hierbas, musgos y líquenes; y un aumento en la temperatura dos veces más grande que la del globo en general. Este desmesurado calentamiento tiene incluso un nombre: amplificación ártica.

El Ártico comenzó a moverse a principios de la década de 1990. Los primeros signos de cambio fueron un ligero calentamiento del océano y una aparente disminución del hielo marino. Para el final de la década, estaba muy claro que algo estaba en marcha. Pero para Serreze, parecía una variabilidad climática natural. Tal como lo vio, los cambios en los patrones de viento podrían explicar mucho el calentamiento, así como la pérdida de hielo marino. No parecía haber mucha necesidad de invocar el espectro del aumento de los niveles de gases de efecto invernadero.

colapso del permafrost

En el 2000 Serreze unió a varios investigadores destacados en diferentes campos de la ciencia del Ártico para realizar un análisis exhaustivo de todas las pruebas de cambio que habían visto y cómo interpretarlo. Llegaron a la conclusión de que si bien algunos cambios, como la pérdida de hielo marino, eran consistentes con lo que predecían los modelos climáticos, otros no.

Para ser claros, no se preguntaron si los impactos del aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero aparecerían primero en el Ártico, como esperaban. La ciencia que apoya esta proyección fue sólida. El problema era si esos impactos habían surgido aún. Eventualmente lo hicieron, y de una gran manera. En algún momento alrededor de 2003, Serreze aceptó la abrumadora evidencia del calentamiento inducido por el hombre, y comenzó a advertir al público sobre lo que nos decía el Ártico.

Ver es creer

El cambio climático realmente le impactó cuando descubrió que dos pequeñas capas de hielo en el Ártico canadiense que había estudiado en 1982 y 1983, cuando un joven estudiante graduado, esencialmente habían desaparecido.

Bruce Raup, un colega en el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo, ha estado usando datos satelitales de alta resolución para mapear todos los glaciares y capas de hielo del mundo. Es un objetivo en movimiento, porque la mayoría de ellos se derriten y contraen, lo que contribuye a la subida del nivel del mar del nivel del mar.

deshielo de glaciares en AlaskaUn día de 2016, cuando pasaba frente a la oficina de Bruce y lo vio encorvado sobre el monitor de su computadora, le preguntó si podían echarle un vistazo a esas dos capas de hielo. Cuando trabajó en ellas a principios de la década de 1980, la más grande tenía quizás una milla y media de diámetro. En el transcurso de dos veranos de trabajo de campo, Serreze había llegado a conocer casi cada pulgada cuadrada de ellas.

Cuando Bruce encontró las capas de hielo y se acercó, se horrorizaron al ver que se habían reducido al tamaño de unos pocos campos de fútbol. Hoy en día son aún más pequeñas, solo parches de hielo que seguramente desaparecerán en unos pocos años.

Hoy parece cada vez más probable que lo que está sucediendo en el Ártico repercuta en todo el mundo. El calentamiento del Ártico ya puede estar influyendo en los patrones climáticos en las latitudes medias. La fusión de la capa de hielo de Groenlandia está teniendo un impacto creciente en la subida del nivel del mar. A medida que se derrite el permafrost, puede comenzar a liberar dióxido de carbono y metano a la atmósfera, calentando aún más el clima.

Serreze se pregunta a menudo si los restos de esas dos pequeñas capas de hielo que estudió en la década de 1980 sobrevivirán otro verano. Los científicos están entrenados para ser escépticos, pero para aquellos de nosotros que estudiamos el Ártico, está claro que está en marcha una radical transformación. Esas dos capas de hielo son solo una pequeña parte de esa historia. De hecho, la cuestión ya no es si el Ártico se está calentando, sino cuán drásticamente cambiará, y qué significan esos cambios para el planeta.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar