updated 4:46 PM CEST, Jul 22, 2018

El Mar de Barents acaba de cruzar un punto de inflexión climática, y lo vimos suceder

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Loading...

Mar de Barents

Se está convirtiendo en un gran ecosistema de clima atlántico

Es posible que hayamos presenciado un punto de inflexión climática en el Mar de Barents, sugiere una investigación.

El cambio climático es una bestia. Las amenazas asociadas con el cambio climático, como la subida del nivel del mar, un aumento de los fenómenos meteorológicos extremos, la degradación ambiental o la pérdida de biodiversidad, involucran enormes sistemas, y enormemente complejos, que tienen mucha inercia. Sin embargo, tales procesos no están completamente desprovistos de cambios repentinos, y nos referimos a estos eventos como puntos de inflexión climática.

Somos bastante malos para detectar un nuevo punto de inflexión, pero somos bastante capaces de identificarlos en retrospectiva; retrospectiva 20/20 y todo eso. Si bien hemos encontrado en el pasado evidencia de tales puntos de inflexión que afectan el clima de la Tierra, no pudimos reconstruir con precisión la rapidez con que ocurrieron estos eventos.

Ahora, un equipo de investigadores noruegos dice que vieron un emorme punto de inflexión mientras sucedía. Según un artículo publicado recientemente, este punto de inflexión involucra al Mar de Barents. La pérdida en la región de hielo marino del Ártico ha cambiado fundamentalmente el Mar de Barents, desde un amortiguador entre el Océano Atlántico y Ártico en una extensión de facto del Atlántico.

calor en el norte del Mar de Barents

Un mar cambiante

El mar de Barents se encuentra al norte de Noruega y Rusia, flanqueado por el Atlántico al oeste y el Océano Ártico al norte. También es una de las áreas más intensamente monitoreadas en el mundo. El documento se basa en más de cinco décadas de temperatura, cobertura de hielo, salinidad y otros indicadores registrados en el área. Esta gran cantidad de datos permitió al equipo fijar de manera confiable una línea de base desde la cual detectar cambios a largo plazo. También significa que acabamos de descubrir un cambio importante mientras se producía.

Durante el invierno el hielo del Océano Ártico se extiende sobre el Mar de Barents. Ayuda a aislar térmicamente las aguas y bloquea la entrada de luz solar, lo que ayuda a mantener las aguas del Ártico más frías durante los meses de verano. A medida que este hielo se derrite, crea una capa de agua dulce que no se mezcla con la columna de agua salada debajo de ella (el agua salada es más densa), en su lugar, flota en la superficie como aceite sobre agua. En contraste, el agua que fluye desde el Atlántico es más cálida y salada que la del Mar de Barents.

aguas en el norte del Mar de Barents

Debido a esto, el mar (que se encuentra entre los dos océanos) cuenta con una capa de agua intermedia. El agua ártica y el hielo mantienen las aguas superficiales frescas y frías. El agua del Atlántico, al ser densa, fluye hacia el fondo; no es lo suficientemente caliente como para subir a la superficie. Las aguas del Mar de Barents se encuentra entre estos dos "intrusos", formando la capa intermedia, con sus propios niveles de salinidad y temperaturas medias.

mezcla de aguas en el Mar de Barents

Esta estructura estratificada fue "notablemente estable" desde 1970 hasta 2011, señala el equipo. Sin embargo, se observaron signos de cambio aun cuando estas capas persistieron: las temperaturas atmosféricas en el Ártico han experimentado un aumento constante, calentándose más rápido que cualquier otra región de la Tierra. Esto contribuyó a una dramática disminución en la capa de hielo a lo largo del Océano Ártico, alcanzando los mínimos históricos en 2007 y 2008.

Debido a que no había hielo que fluyera hacia el sur, el Barents permaneció relativamente libre de hielo durante el verano ártico. Entre 2010-2015 la media de la deriva del hielo marino en el Mar de Barents fue un 40% inferior a la media de 1979-2009, escribe el equipo. En este momento, está completamente libre de hielo, a pesar de que la temporada de fusión dura históricamente hasta septiembre.

El equipo también verificó los niveles de precipitación en las islas que bordean el Mar de Barents, como Svalbard y Franz Josef Land, para confirmar que la pérdida de agua dulce se redujo a la pérdida de hielo, no a un cambio en los patrones climáticos.

La capa de la superficie del mar disminuyó rápidamente en ausencia de hielo para aislarla. Según el equipo, los 100 m superiores de agua se han calentado drásticamente en los últimos años. Las temperaturas medias entre 2010 y 2016 fueron casi cuatro desviaciones típicas más altas que el promedio de 1970-1999. En 2016, fueron 6.3 desviaciones típicas más altas.

corriente del Atlántico al Mar de Barents

Enclavada entre dos cuerpos de agua más cálidos, la capa intermedia también se ha estado calentando. El equipo informa que a partir de finales de la década de 2000, toda la columna de agua se ha calentado y se ha vuelto más salada. El intermediario casi ha desaparecido del mar de Barents, que ahora está dominado por el agua que fluye desde el Atlántico. Peor aún, las aguas más cálidas con mayor contenido de sal hacen que sea extremadamente difícil que el hielo marino se restablezca durante el invierno.

"El aumento del flujo de agua del Atlántico ha ampliado recientemente el área donde no se puede formar hielo marino, lo que provoca reducciones en la extensión del hielo marino", escribe el equipo.

"Toda la región podría tener pronto una estructura de columna de agua cálida y bien mezclada y ser parte del dominio Atlántico".

Si bien puede no parecer un gran problema para nosotros, desde el punto de vista de los ecosistemas, estos cambios son inmensos. Los autores describen al Mar de Barents como "dividido en dos regiones con distintos regímenes climáticos: el norte tiene un clima Ártico frío y severo y un ecosistema asociado al hielo, mientras que el sur tiene un clima atlántico favorable con un ecosistema rico y lucrativas pesquerías". Ahora, sin embargo, se está convirtiendo en un gran ecosistema de clima atlántico.

Los hallazgos ayudan a proporcionar un contexto en cuanto a la magnitud de los cambios que tales puntos de inflexión pueden marcar el comienzo y qué tan rápido pueden hacerlo.

El equipo dice que es probable que veamos muchos puntos de inflexión regionales, como este, no un único punto de inflexión que abarca todo el planeta.

El futuro, sin embargo, se basará en la suma de estos eventos y la forma en que interactúan, lo que hace extremadamente difícil predecir cómo será ese futuro.

El documento "Arctic warming hotspot in the northern Barents Sea linked to declining sea-ice import" ha sido publicado en la revista Nature.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar