Las personas que comen algas marinas pueden consumir en el futuro demasiado yodo

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

plato de algas marinas

La acidificación de los océanos aumentará el contenido de yodo de las algas comestibles y sus consumidores

La evidencia se está acumulando rápidamente que la acidificación del océano y las elevadas temperaturas tendrán consecuencias catastróficas para los organismos y los ecosistemas marinos. De hecho, es algo que ya estamos presenciando. Los arrecifes de coral se están blanqueando, mientras que los caracoles y otros organismos marinos calcificantes luchan por construir sus conchas, escamas, esqueletos y los animales marinos juveniles incluso luchan por navegar hacia hábitats adecuados.

Sin embargo, se predice que muchos productores primarios, incluidas las algas marinas, prosperarán en los océanos ácidos del futuro, ya que utilizan el CO₂ del agua de mar para producir energía mediante la fotosíntesis.

Los seres humanos han comido algas marinas durante decenas de miles de años y hoy en día las dietas de miles de millones de personas, especialmente en Asia, se basan en algas cultivadas. Sin embargo, si bien las futuras condiciones del océano pueden mejorar el rendimiento de las algas marinas cultivadas, no sabemos cómo afectará el cambio climático el contenido nutricional de las algas marinas. Para verificar esto, recientemente se ha investigado cómo se verá afectado el contenido de yodo de las algas marinas por futuros escenarios de cambio climático.

Las algas marinas son una de las mejores fuentes naturales de yodo, y este mineral esencial es utilizado por el cuerpo para producir hormonas tiroideas. Pero tanto el yodo como la falta de yodo pueden cambiar la forma en que funciona la glándula tiroides del cuerpo. Si el cambio climático afectara la cantidad de yodo en las algas, los seres humanos y otros animales que dependen de él como parte básica de su dieta pueden sufrir graves problemas de salud.

Creando océanos ácidos

acidificación de los océanosPara este estudio recientemente publicado, los investigadores simularon las condiciones actuales y futuras de acidificación del océano en entornos de laboratorio y exteriores. Para llevar a cabo los experimentos al aire libre, encerraron agua de mar en jaulas hechas de redes de polietileno de malla muy pequeña para que las condiciones ambientales como el CO₂ y la temperatura pudieran ser manipuladas y las respuestas monitoreadas, mientras que todas las demás condiciones ambientales permanecían igual que el ambiente natural.

Para la investigación usaron tres especies de algas: Saccharina japonica, Undaria pinnatifida y Macrocystis pyrifera, así como las algas costeras Ulva pertusa, Ulva intestinalis, Gracilaria lemaneiformis y Gracilaria chouae. Con la excepción de M. pyrifera, estas algas son ampliamente consumidas por los seres humanos en todo el mundo, por ejemplo, en sushi y sopas. M. pyrifera fue seleccionada ya que es una fuente de alimento preferida de invertebrados marinos, como erizos de mar y abulón, que son cosechados por la industria pesquera.

experimento del yodo en algas marinasEn una investigación de acidificación oceánica como esta, los oceanógrafos controlan la presión parcial de CO en el agua de mar. Esta cifra refleja la cantidad de CO₂ disuelto, que se mide como partes por millón (o µatm) y es un indicador de cuán ácidos son los océanos. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático predice que el CO₂ futuro en los océanos se duplicará con creces para el año 2100, pasando de los niveles actuales de 400 µatm a 1.000 µatm, si no se toman medidas de mitigación contra el cambio climático.

Los investigadores del estudio crearon estas condiciones futuras de acidificación del océano soplando burbujas de CO₂ en el agua de mar y midiendo la µatm. Luego cultivaron algas marinas en ocho escenarios climáticos en el laboratorio y dos escenarios climáticos en el campo. Estos varían desde los niveles actuales de CO₂ y temperatura hasta la futura acidificación del océano y los escenarios de temperaturas elevadas.

Yodo y mariscos

Encontraron que las algas marinas cultivadas en condiciones que siguieron predicciones futuras de acidificación del océano acumularon más yodo que las algas marinas cultivadas en las condiciones actuales. Sin embargo, en los escenarios que probaron, la elevada temperatura no fue tan importante como la acidificación del océano para causar la acumulación de yodo en las algas marinas. Esto significa que se espera que el rendimiento de un cultivo alimentario muy importante aumente en el futuro cambio climático, los niveles de yodo también aumentarán, lo que afectará la nutrición humana.

cultivo de algas marinas

También rastrearon el contenido elevado de yodo de las algas marinas a sus consumidores. Los consumidores naturales de algas marinas, como el pescado y el marisco, también son una rica fuente dietética de yodo para los seres humanos. Usando un experimento de alimentación al aire libre, examinaron el efecto del consumo de algas marinas bajo condiciones de acidificación del océano en el futuro en los mariscos comestibles, el abulón (Haliotis discus). Encontraron que las concentraciones de yodo aumentaron en el tejido de los mariscos después de comer algas con una elevada concentración de yodo. Además, vieron que disminuyó la concentración de hormonas tiroideas en el tejido de los mariscos. Esto proporciona evidencia de que la acidificación del océano afecta la calidad de los mariscos al cambiar las concentraciones de un mineral esencial con consecuencias para los consumidores.

Existe el riesgo de que a medida que el clima del mundo siga cambiando, las personas que comen algas marinas como parte básica de su dieta pueden consumir demasiado yodo, lo que puede provocar una amplia gama de problemas de salud. Dado que las algas marinas y los mariscos refuerzan la nutrición de miles de millones de seres humanos en todo el mundo, es esencial comprender cómo cambiará el contenido de yodo de los productos marinos bajo el cambio climático global. Esta información puede ser utilizada, por ejemplo, por la Organización Mundial de la Salud para proporcionar recomendaciones sobre los niveles apropiados de consumo de algas marinas para mantener una ingesta diaria suficiente de yodo.

Artículo científico: Ocean acidification increases iodine accumulation in kelp‐based coastal food webs

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar