Glaciar groenlandés sorprende a los científicos volviendo a crecer

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

frente del glaciar Jakobshavn

El glaciar Jakobshavn estaba retrocediendo anualmente cerca de 3 kilómetros

Un nuevo estudio de la NASA revela que un importante glaciar de Groenlandia, que fue una de las masas de hielo y nieve que se contraían más rápido en la Tierra, está creciendo nuevamente. El glaciar aún se está sumando la subida global del nivel del mar (continúa perdiendo más hielo en el océano del que gana a partir de la acumulación de nieve), pero a un ritmo más lento.

Alrededor de 2012 el glaciar Jakobshavn, conocido en la lengua groenlandesa como Sermeq Kujalleq, estaba retrocediendo anualmente cerca de 1.8 millas (3 kilómetros) y adelgazando casi 130 pies (casi 40 metros). Pero en los últimos dos años comenzó a crecer nuevamente casi al mismo ritmo, según un estudio publicado el lunes en Nature Geoscience.

"Fue una especie de sorpresa", dijo Jason Box, científico del hielo y el clima del Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia.

Box, que no formó parte del estudio, dijo que Jakobshavn es "posiblemente el glaciar de Groenlandia más importante porque descarga la mayor cantidad de hielo en el hemisferio norte. Para toda Groenlandia, es el rey".

Un enfriamiento cíclico natural de las aguas del Atlántico norte probablemente hizo que el glaciar cambiara de rumbo, dijo el autor principal del estudio, Ala Khazendar, un glaciólogo de la NASA en el proyecto Oceans Melting Greenland (OMG). Khazendar y sus colegas dicen que esto coincide con un giro de la Oscilación del Atlántico Norte, un enfriamiento y calentamiento natural y temporal de partes del océano que es como un primo lejano de El Niño en el Pacífico.

Los autores señalan que el agua en la Bahía de Disko, donde Jakobshavn se encuentra con el océano, es aproximadamente 3,6 grados más fría (2 grados centígrados) que hace unos años.

Cuando el patrón climático cambie de nuevo, es probable que Jakobshavn comience a acelerar y adelgazar nuevamente.

¿Está resuelta la ciencia del cambio climático?

Cuando el movimiento por el calentamiento global comenzó a ganar impulso a principios de la década de 1990, los proponentes comenzaron a insistir en que la ciencia del cambio climático está resuelta de manera irrevocable y que el tema no está sujeto a debate.

Es irrefutable, dijeron, que el cambio climático causado por el hombre es real, y que el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero resultantes del uso de combustibles fósiles son una amenaza urgente y deben ser detenidos.

Ese es todavía el estribillo de hoy, pero esta rígida postura no se siente bien con los numerosos científicos que no están de acuerdo y que se preocupan por los miles de millones que se gastan para prevenir una pequeña cantidad de calentamiento anticipado, esfuerzos que, al final, pueden provocar poco o ningún cambio.

Estos supuestos escépticos dicen que el clima ha tenido históricamente períodos cálidos y fríos, y continuará haciéndolo, así es el ciclo del clima, y que el CO2 emitido por el hombre no es un contaminante, y tampoco está en camino de causar un cambio climático apocalíptico, como lo sostiene el movimiento del calentamiento global.

“En general, la ciencia nunca se queda parada, es siempre un proceso orgánico continuo. Pero están tratando de abusar de la autoridad de la ciencia para perseguir objetivos políticos que, por una razón u otra, creen que son importantes", dice el climatólogo y autor Patrick Michaels, director del Centro para el Estudio de la Ciencia en el Instituto Cato en Washington, DC.

“Realmente no ha habido evidencia convincente reciente de que tenga algún apoyo lo que llamaríamos la visión del calentamiento global catastrófico. Quiero decir, la temperatura de la superficie de la Tierra continúa calentándose a un ritmo muy modesto. No se calentó en absoluto, dependiendo del registro que mires, desde finales de la década de 1990 hasta aproximadamente el 2014, y la única manera de deducir un calentamiento de ese registro fue cambiar los datos, no la observación".

vista ampliada del frente del glaciar Jakobshavn

En cuanto al calentamiento global antropogénico (AGW, por sus singlas en inglés), Michaels dice que es posible que los humanos ejerzan cambios sutiles en el clima, pero también hay otros factores.

"Desde finales de la década de 1970 parte del calentamiento tiene un componente humano, pero no creo que el calentamiento de 1910 a 1945 tuviera un componente humano", dice. "Así que sí, tenemos una pieza, pero también la naturaleza y la variabilidad natural".

En 1997 Michaels fue uno de los 31.500 científicos estadounidenses preocupados, incluidos 9.000 con doctorados, que firmaron sus nombres para una petición que rechazaba el Protocolo de Kyoto, el primer tratado internacional sobre el cambio climático.

El preámbulo establece que los límites a los gases de efecto invernadero (GEI) propuestos por el acuerdo de Kioto "perjudicarían el medio ambiente, obstaculizarían el avance de la ciencia, y dañarían la salud y el bienestar de la humanidad", y señala que no hay evidencia científica de que los GEI estén causando un calentamiento catastrófico de la atmósfera de la Tierra.

"Además, existe evidencia científica sustancial de que el aumento del dióxido de carbono en la atmósfera produce muchos efectos beneficiosos sobre los entornos naturales de las plantas y los animales de la Tierra", se lee.

Una publicación en Right Climate Stuff, un sitio web fundado por antiguos científicos e ingenieros de la NASA, dice que el CO2 "es una sustancia natural que se requiere para mantener la vida humana, animal y vegetal, y para el cual no hay sustituto", y dice que es "científicamente vergonzoso" que la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) lo haya declarado un contaminante que debe ser regulado.

glaciar típico de Groenlandia

Importante desacuerdo

Michaels, que también fue presidente de la Asociación Americana de Climatólogos del Estado, fue un antiguo autor y revisor del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, el organismo de las Naciones Unidas que encabeza la acusación para detener el calentamiento.

El IPCC afirma que, según sus modelos de computadora, el mundo ya se ha calentado en 1 grado centígrado y se proyecta que alcance 1.5 grados centígrados para 2040. Si eso sucede, traerá resultados catastróficos como la subida del nivel del mar, huracanes más potentes, temperaturas abrasadoras, empeoramiento de las sequías, inundaciones intensas y derretimiento de los glaciares.

Para evitar tal escenario, el IPCC quiere que el mundo se aleje de los combustibles fósiles y reduzca o incluso elimine el CO2.

Sobre esta teoría existe un desacuerdo sustancial en la comunidad científica más amplia. Los escépticos dicen que este tipo de conversación es alarmista, no se basa en una ciencia sólida, y equivale a eco-histeria y alarmismo.

"Creo que el establecimiento del calentamiento global es una organización política, social, no científica, por lo que no creo que la ciencia esté resuelta y no creo que sepan de qué están hablando", dice Ian Clark, profesor en el Departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Ottawa y director del Laboratorio de Isótopos Estables de Ján Veizer, nombrado en honor del geocientífico líder de Canadá, Ján Veizer.

"El principal problema que veo es que está exagerado, porque la evidencia no encuentra que el CO2 sea un agente de calentamiento global fuerte, un gas de efecto invernadero fuerte... Y también diré que el peligro, los impactos, los gritos de la catástrofe climática también se han exagerado enormemente, porque realmente no ha habido mucho impacto".

Todavía no se han materializado numerosas predicciones terribles realizadas a lo largo de los años por el IPCC y otros. Entre ellas se encuentra la famosa predicción de 2008 del gurú del cambio climático Al Gore de que el Ártico estaría libre de hielo dentro de cinco años (para 2013).

El último informe del IPCC, publicado en octubre, dice que si en 2040 el CO2 no se reduce drásticamente, el mundo sufrirá consecuencias desastrosas e irreversibles.

"Creo que hay un grupo muy fuerte de científicos que no saben o no creen en la opinión del AGW", dice Clark, y agregó que sería mucho mejor si los “miles de millones sobre miles de millones sobre billones” que se gastan en el cambio climático se destinaran a algunos de los problemas ambientales más apremiantes del mundo.

Artículo científico sobre el glaciar Jakobshavn: Interruption of two decades of Jakobshavn Isbrae acceleration and thinning as regional ocean cools

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar