Clicky

templo Wat Nong Bua Yai de Tailandia

El río Mekong está en su nivel más bajo en casi 100 años

Un templo sumergido perdido hace mucho tiempo ha resurgido en el centro de Tailandia, donde la extrema sequía casi ha secado los embalses de la región.

El templo y el pueblo que lo rodea fueron sumergidos por la construcción de una presa hace 20 años. Ahora, miles de turistas y peregrinos se están congregando en el seco paisaje para honrar las ruinas. Los visitantes incluyen monjes que adornan con flores una gran estatua de Buda sin cabeza, y antiguos residentes de la aldea que regresan para ver las ruinas de su antiguo hogar.

Yotin Lopnikorn, que vivía en el pueblo, recordó haber jugado cerca del templo cuando era niño. "Cuando era joven, siempre venía a encontrarme con amigos en las esculturas de elefantes frente al edificio principal para jugar allí", dijo a Reuters.

El templo budista, llamado Wat Nong Bua Yai, fue una vez un centro comunitario en las aldeas circundantes, informa Reuters. Allí, los locales participaron en rituales y festividades, y utilizaron el espacio como un lugar de reunión comunitaria.

La sequía reveló los restos de Wat Nong Bua Yai una vez antes, en 2015. Pero la sequía de este año es excepcional, según el Departamento Meteorológico de Tailandia. La presa que previamente había sumergido el templo está casi seca; tiene solo 3% de capacidad.

A otras regiones de Tailandia no les está yendo mucho mejor por el agua. Muchos otros embalses rondan entre el 20% y el 40% de su capacidad, informa la agencia de noticias japonesa Nikkei Asian Review.

Si bien es la peor sequía en más de una década para toda Tailandia, según el Departamento Meteorológico de Tailandia, algunas regiones enfrentan la peor sequía en 50 años. El río Mekong, que se encuentra al este de Tailandia, a lo largo de la frontera con Laos, está en su nivel más bajo en casi 100 años.

templo Wat Nong Bua Yai de TailandiaTodo esto ocurre durante lo que debería ser la temporada de los monzones, la estación más húmeda del año en el sudeste asiático. Como resultado, los productores de arroz, que dependen de los embalses para inundar sus arrozales, están sufriendo, informa Reuters. En mayo, cuando normalmente se lleva a cabo la siembra de arroz, el gobierno tailandés pidió a estos agricultores que esperasen la lluvia. Llegó, pero era muy poca y demasiado tarde.

Desde entonces, el gobierno tailandés ha estado sembrando las nubes, liberando productos químicos en el aire que hacen que las nubes se condensen, para generar algo de lluvia y permitir a los agricultores continuar plantando.

A principios de este año, la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico publicó un informe sobre los riesgos de sequía. "Es probable que el área afectada por la sequía cambie y se expanda", dijo el informe. "Habrá por delante muchos más años secos".

Etiquetas: TemploSumergidoSequíaTailandia
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta

Enlaces y recursos