updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Informe: Acidificación. ¿Cómo afecta el CO2 a los océanos?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

biodiversidad en los arrecifes de coral

Oceana advierte de que las emisiones de CO2 causarán extinciones de corales y crustáceos por la mayor acidez del agua

La progresiva emisión de CO2 a la atmósfera proveniente de la quema de combustibles fósiles hace que los océanos se vuelvan cada vez más ácidos.

Los arrecifes de corales constituyen una fuente de ingresos, alimentación y protección costera para más de 500 millones de personas en el mundo.

portada informe acidificación océanos

Oceana reclama la reducción urgente de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) para detener la acidificación de los océanos, que pone en peligro la supervivencia de los arrecifes de coral y de numerosas especies marinas y, con ello, el sustento de millones de personas en todo el mundo. La organización internacional de conservación marina pide a los Gobiernos que introduzcan el problema de la acidificación en los debates del COP15, la Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU que tendrá lugar en Copenhague entre el 7 y el 18 de diciembre.

Los océanos actúan como importantes sumideros de gases efecto invernadero, reduciendo la concentración de CO2 en la atmósfera y ejerciendo de esta forma un importante papel atenuador de los impactos asociados al cambio climático. Sin embargo, este efecto amortiguador tiene graves consecuencias para los ecosistemas y la biodiversidad de los océanos.

“Los océanos absorben mayores cantidades de CO2 que las selvas tropicales y con ello ralentizan el cambio climático, pero lo hacen a costa de poner en peligro la supervivencia de millones de especies”, explica Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa. “Por ello, hay que reducir urgentemente las emisiones provenientes del transporte, la industria y la generación de electricidad. Desde Oceana reclamamos un cambio masivo hacia el uso energías renovables y apostamos por parques de generadores eólicos marinos, siempre que superen las evaluaciones de impacto ambiental”.

ciclo de C02 en los océanos, acidificación

Desde los comienzos de la época industrial los océanos han absorbido el 30% de las emisiones de CO2 y el 80% del calor generado por los gases efecto invernadero. Este hecho, unido a un continuo y rápido crecimiento en las emisiones de CO2/sub de origen humano –proveniente principalmente de la quema de combustibles fósiles– ha empezado a alterar seriamente la química oceánica.

El efecto de esta continua absorción de CO2 se traduce principalmente en un descenso importante del pH marino, es decir, las aguas se vuelven cada vez más ácidas. La acidez de la capa superficial de los océanos se ha incrementado en un 30% desde la época preindustrial, impulsando así su acidificación.

corales cromáticos

La acidificación dificulta y en casos extremos impide por completo la formación de estructuras de carbonato cálcico por parte de organismos marinos como crustáceos, moluscos y corales, que necesitan de este componente para la formación de sus conchas y esqueletos externos. Muchos de estos organismos son la base de las cadenas alimentarias de miles de especies, por lo que su desaparición supone una gran amenaza tanto para los ecosistemas como para todas aquellas poblaciones que dependen de alguna forma de dichos ecosistemas.

Para poder frenar el proceso de acidificación de nuestros océanos debemos ser capaces de reducir nuestras emisiones en un 25-40% en comparación con los niveles de 1990 para el año 2020 y en un 80-95% en 2050, tal y como el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) ha recomendado.En esta línea, la UE ha presentado en las reuniones previas a la Cumbre del Cambio Climático su propuesta de reducir las emisiones para el año 2020 en un 30% en comparación con los niveles de 1990, si el resto de países con obligaciones da pasos en la misma dirección, y un 80-95% en 2050.

La acidificación en cifras:

  • La acidez de los océanos ha aumentado un 30% respecto a los niveles previos a la Revolución Industrial.
  • En la atmósfera hay actualmente 385 partes de CO2 por millón. El punto de no retorno para los corales y otros organismos es de 450 ppm.
  • Devolver la normalidad a los océanos requiere una concentración de CO2 de 350 ppm o menos, lo que exige reducir las emisiones un 80-90% antes de 2050.
  • Si las emisiones de CO2 siguen creciendo al ritmo actual, el pH oceánico caerá al nivel más bajo en los últimos 20 millones de años y se produciría una extinción masiva de corales.
  • Un cuarto de las especies marinas existentes –es decir, 9 millones– dependen de los arrecifes de coral para su reproducción o alimentación.
  • En 2006, 2.900 millones de personas extraían del pescado al menos el 15% de su ingesta de proteínas de origen animal.
  • Los arrecifes de corales constituyen una fuente de ingresos, alimentación y protección costera para más de 500 millones de personas en el mundo.

Soluciones

generador eléctrico mareomotriz Es necesario tomar una serie de medidas para reducir los niveles de CO2 en la atmósfera hasta los 350 ppm. éstas incluyen:

      1. La sustitución de nuestra política energética basada en el carbón por otra basada en energías alternativas como la solar, la eólica y el hidrógeno, reduciendo de forma progresiva el uso de carbón al menos hasta que los procesos de captura del dióxido de carbono no estén plenamente desarrollados y sean más eficientes.
      2. Aumento de la eficiencia energética en coches, camiones, trenes, aviones y barcos, así como en el hogar, oficinas, en las centrales eléctricas y en el sector industrial.
      3. Reducción de la deforestación impulsando la plantación de más árboles para ayudar a reducir los niveles de dióxido de carbono. Si queremos salvar nuestros arrecifes de coral y pesquerías, así como los ecosistemas que dependen de ellos y todos los procesos asociados a los mismos, debemos reducir nuestras emisiones entre un 25 y 40% antes del 2020.

Recomendaciones

Adoptar una política para estabilizar los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera en 350 ppm.

Los gobiernos se han de comprometer a estabilizar los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera en 350 ppm o incluso menos. Para ello, se han de dar importantes pasos en los próximos cinco años que lleven a la sociedad a eliminar por completo las emisiones de CO2 en las próximas décadas.

corales

Promover la eficiencia energética y reducir el uso de combustibles fósiles

Es necesario ahorrar energía con un uso eficiente de combustibles en coches, camiones, aviones y barcos, utilizar combustibles más limpios, invertir en un transporte público eficiente y tomar acciones a nivel individual, institucional y empresarial para reducir el uso energético.

Utilizar fuentes de energías alternativas

Se debería prohibir la creación o ampliación de centrales térmicas de carbón, al menos hasta que se desarrollen tecnologías capaces de atrapar y almacenar de forma segura las partículas contaminantes. En su lugar, tanto gobiernos como el sector privado deberían implementar programas para estimular el desarrollo y el uso de energías renovables, como la solar y la eólica, e invertir en mejorar la red eléctrica para que la energía producida a partir de fuentes renovables pueda pasar al mercado de manera rentable. Los gobiernos deberían retirar inmediatamente cualquier subvención que fomente el uso de combustibles fósiles. No deberían extraerse combustibles fósiles que se encuentren en ecosistemas sensibles como el ártico.

Regular las emisiones de carbono

Los gobiernos deberían regular de inmediato las emisiones de dióxido de carbono, a través de un sistema que integre los costes de emisiones y que proteja a los océanos. Además las fuentes de emisiones de dióxido de carbono no reguladas, como los barcos y aviones, deberían incluirse en un acuerdo post-Kioto y ser reguladas por los correspondientes organismos internacionales, tales como la International Maritime Organization y la International Civil Aviation Organization.

Reducción de otros impactos

De la misma forma, los ecosistemas marinos deberían protegerse reduciendo otras amenazas de origen humano, como la sobrepesca y la contaminación. La acidificación de los océanos y el cambio climático no son amenazas aisladas, sino que actúan de forma conjunta con otros tipos de impactos en ecosistemas y especies. Los ecosistemas marinos tendrán más posibilidades de sobrevivir a la acidificación del océano si al mismo tiempo no tienen que superar otras amenazas.

Descargar en PDF el informe: Acidificación. ¿Cómo afecta el CO2 a los océanos?

Os recomiendo ver este vídeo de Oceana sobre la acidificación de los océanos

Enlaces: Oceana Ocean Acidification