Ingeniera tiene un audaz plan para ayudar a detener el deshielo del Ártico con millones de cuentas de vidrio

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

microesferas de vidrio

Podría ayudar a reducir las temperaturas en 1,5 grados centígrados en gran parte del norte del Ártico

El Ártico se está derritiendo a ritmos sin precedentes: el hielo de Groenlandia está desapareciendo seis veces más rápido que hace cuatro décadas. En agosto, la capa de hielo perdió 60 mil millones de toneladas en solo cinco días de deshielo de verano.

En las últimas cuatro décadas, hemos perdido el 75 por ciento del volumen de hielo del Ártico. La extensión actual del hielo marino es la segunda más baja desde que en 1979 los científicos comenzaron a realizar un seguimiento.

Además de elevar el nivel del mar, esta fusión contribuye significativamente al cambio climático porque el hielo del Ártico refleja la luz solar en el espacio (en parte porque el hielo marino es brillante y blanco). Por lo tanto, menos hielo significa menos calor saliendo del planeta, lo que a su vez hace que se derrita más hielo. Es un círculo vicioso.

Una organización sin fines de lucro llamada Ice911 ofrece una posible solución a este siniestro bucle de retroalimentación: el grupo ha propuesto cubrir partes clave del Ártico con millones de microesferas de vidrio huecas para formar una capa protectora que refleje la luz solar e interrumpa el derretimiento del hielo.

"Somos una especie tremendamente creativa y necesitamos retrasar el reloj del cambio climático", dijo a Business Insider, Leslie Field, fundadora de Ice911.

Pequeñas cuentas de sílice en el trabajo

Las pequeñas esferas que ha desarrollado Ice911 parecen más granos de arena que cuentas. Están fabricadas a partir de sílice, un compuesto hecho de silicio y oxígeno, porque el material es abundante en el mundo natural e inofensivo para humanos y animales.

Field describió las microesferas como " blanca, pequeña y fina arena de playa" que flota. En cierto sentido, el material se parece mucho a la nieve.

Las cuentas reflectantes se adhieren al hielo y al agua en contacto, y su composición química asegura que no atraigan contaminantes a base de petróleo. Las simulaciones realizadas por Ice911 sugieren que el uso de la tecnología para restaurar la reflectividad del hielo podría ayudar a reducir las temperaturas en 1,5 grados centígrados en gran parte del norte del Ártico.

Pero hasta ahora, la tecnología todavía está en la fase de prueba de campo. Field dijo que Ice911 comenzó con "un experimento muy pequeño en cubos" en el techo de su propia casa, luego realizó pequeñas pruebas en un lago en las montañas de Sierra Nevada y un estanque en Minnesota.

En los últimos dos años, Field y sus colegas han llevado las microesferas al Ártico, donde extendieron el material sobre un lago congelado cerca de Utqiaġvik (Barrow), Alaska. Los resultados, algunos de los cuales se informaron en un estudio de mayo de 2018, sugieren que las cuentas de sílice aumentaron efectivamente la reflectividad y el grosor del hielo.

prueba de las microesferas en Alaska

Imagen: Las cuentas de Ice911 se prueban en una pequeña área en Alaska.

Sin embargo, Field no quiere cubrir con las cuentas los 1,6 millones de millas cuadradas de hielo marino del Ártico. En cambio, su equipo está utilizando modelos climáticos para identificar partes estratégicas del Ártico donde las microesferas podrían tener el máximo impacto.

Una de estas áreas, dijo, es el estrecho de Fram entre Groenlandia y Svalbard, un punto de deshielo. Esa región se está calentando casi cuatro veces más rápido que el promedio mundial.

"Aquí es donde mueren los témpanos de hielo, y el cementerio se está llenando más rápido cada año", dijo el físico climático Till Wagner a The Guardian a principios de este año.

Field cree que en tres años la tecnología de Ice911 podría implementarse para frenar esta desaparición de témpanos. Pero estima que costaría alrededor de US $ 5 mil millones dispersar las microesferas en una escala significativa.

"Cuando miras ese costo, es grande", dijo. "Pero el costo de no hacer nada es mucho mayor".

Por ahora, dijo, Ice911 todavía necesita realizar más pruebas y obtener los permisos adecuados de los gobiernos y grupos ambientales antes de considerar cualquier despliegue a gran escala.

Contracción del hielo marino del Ártico

Cada septiembre, el hielo marino del Ártico alcanza su mínima extensión. Desde la década de 1980 ese mínimo ha disminuido en aproximadamente un 13 por ciento por década, y la disminución se está acelerando, como lo muestra la siguiente animación de la NASA.

En 1979, el hielo marino del Ártico se extendió por unos 7 millones de kilómetros cuadrados. Para el mes pasado, la extensión había caído a 4.3 millones de kilómetros cuadrados. Según datos de la NASA, este año ha empatado con el 2007 con la segunda extensión de hielo marino más baja registrada. El peor año fue 2012, cuando el hielo se redujo a menos de 2.6 millones de kilómetros cuadrados.

Investigadores de la Agencia Espacial Europea han advertido que la tasa actual de emisiones de carbono significa que podríamos ver un Ártico sin hielo en solo décadas.

Field describe el hielo polar como el "escudo térmico" de la Tierra. El hielo marino más antiguo y grueso del Ártico levanta la carga más pesada en términos de reflejo de la luz solar, pero eso es lo que se descongela más rápido. En 2018 desapareció alrededor del 95 por ciento de este brillante hielo marino de varios años.

Ese es el hielo que Ice911 quiere salvar.

Field dice que su invento es una solución climática, no de geoingeniería

Field, que tiene 55 patentes, dijo que identificó por primera vez la reflectividad del hielo como la "palanca" climática que quería lograr en 2006, después de ver el documental de Al Gore An Inconvenient Truth. La película explica que la pérdida de reflectividad en el Ártico ha contribuido a un quinto del aumento de la temperatura global.

Desde que salió ese documental, las advertencias de los investigadores sobre las consecuencias del cambio climático se han vuelto mucho más graves. Eso ha llevado a algunos científicos y políticos, como el candidato presidencial demócrata Andrew Yang, a considerar tecnologías de geoingeniería que esencialmente podrían afectar nuestro clima.

Las estrategias de geoingeniería van desde el desarrollo de instalaciones que absorben dióxido de carbono del aire en el extremo más seguro del espectro, hasta la inyección deliberada de químicos reflectantes en la atmósfera para enviar más luz solar al espacio en el lado más extremo.

prueba de la efectividad de las microesferas de vidrio

Imagen: El voluntario de Ice911, Vangelis Christoduoluo, se encuentra junto a un monitor remoto que recopila datos sobre la efectividad de las cuentas.

En su artículo de 2018, Field y su equipo se refirieron a la tecnología de Ice911 como "geoingeniería localizada y reversible", pero enfatizaron que las cuentas son "diferentes de lo que principalmente se conoce como geoingeniería".

En cambio, dijo, las microesferas de Ice911 están "trabajando para reconstruir algo que, hasta hace poco, ya estaba allí, sin llevar el clima por un nuevo camino".

Además, dado que las cuentas están hechas de material que está "muy cerca de ser omnipresente en el medio ambiente", agregó Field, ella ve "una distinción defendible" entre el enfoque de su organización y los esfuerzos para, por ejemplo, inyectar químicos en la atmósfera.

Un artículo de 2018 en Nature señaló que la geoingeniería de los glaciares árticos y antárticos podría ofrecernos un momento crucial para abordar el cambio climático. Pero Field se apresuró a notar que el trabajo de Ice911 no debería verse como una solución suficiente por sí sola.

"No quiero que esto sea una excusa para las minas de carbón, no quiero que la gente diga: 'No tenemos que cambiar nada porque los ingenieros lo arreglarán'", dijo.

Pero dado que el deshielo polar está en camino de elevar los mares 90 centímetros para 2100 y amenaza con desplazar a cientos de millones de personas, agregó Field, la necesidad de la tecnología Ice911 es ahora "urgente y demostrable".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar