El ADN de narval guardó una historia de supervivencia de la última vez que se derritieron los glaciares

narvales

Pero su éxito en el pasado probablemente no se repita ahora que el hielo se está derritiendo nuevamente

Una de las formas más comunes en que los científicos estudian los efectos del futuro cambio climático es mirar hacia el pasado. Como un torpe ladrón de joyas, las fluctuaciones en el clima de la Tierra durante millones de años han dejado sus huellas digitales por todas partes: en registros de polen, núcleos de hielo y anillos de antiguos árboles. Los animales también tienen su propio registro histórico incorporado, en su ADN.

Los biólogos están recurriendo a la genética para comprender lo que podría sucederle a los mamíferos marinos, específicamente al mítico y mágico narval (Monodon monoceros), a medida que el Ártico se calienta.

Al final del Último Máximo Glacial, hace unos 19.000 años, la vasta capa de hielo de Groenlandia se derritió rápidamente, elevando el nivel del mar unos diez metros. Los científicos saben que las poblaciones de ballenas de Groenlandia del Atlántico Norte, otro habitante del Ártico, florecieron cuando se retiraron las capas de hielo. Pero exactamente cómo el pasado cambio climático afectó a los narvales, una de las tres especies de ballenas en el Ártico, era, hasta hace poco, desconocido.

En un artículo publicado en abril en Proceedings of the Royal Society B, un grupo de biólogos evolutivos liderados por Marie Louis del Globe Institute de la Universidad de Copenhague revela cómo los cambiantes patrones de hielo en los mares árticos afectaron a los narvales en el pasado.

Los investigadores analizaron [PDF] los genomas mitocondriales de 121 narvales de 11 de los 12 grupos principales de narvales (llamados stocks). Las muestras de tejido existentes recolectadas durante las campañas de marcado satelital o las cazas de subsistencia significaron que los investigadores no tuvieron que perseguir a los narvales salvajes.

De las muestras, el equipo extrajo el ADN mitocondrial, que se transmite de madre a hijo sin aportación paterna. Esto hace que sea fácil reconstruir cómo cambiaron los tamaños de población a través de la historia al comparar la combinación única de genes maternos de cada narval.

stocks narvales

Louis y los otros investigadores descubrieron que había muy poca variación genética en esos 121 narvales, incluso en comparación con las otras ballenas del Ártico. Su diversidad genética está a la par con la de los cachalotes, que se cree que descendieron de un solo ancestro femenino hace 80.000 años.

El poco profundo fondo genético de narval es una pista de su historia reciente. Sugiere que, al igual que las ballenas de Groenlandia, las poblaciones de narval aumentaron a medida que los glaciares se derritieron hace 19.000 años. Sobre la base de la falta de variedad genética en los stocks de narvales, los investigadores estimaron que solo había 3.000 narvales femeninos en el planeta hasta el Último Máximo Glacial. Pero después que el hielo comenzó a retirarse, la población explotó a 9.000 narvales femeninos. En este gran grupo probablemente todos se reprodujeron entre sí.

Louis y sus colegas también descubrieron que los 121 narvales podrían agruparse en 64 grupos genéticamente similares, llamados haplotipos. Pero, curiosamente, los haplotipos se mezclaron en todos los stocks. Piensa en los haplotipos como diferentes tipos de bayas: algunos de los narvales eran moras, algunos eran arándanos y otros eran frambuesas. Todos están relacionados, pero es de esperar que las bayas provengan del mismo stock entre sí. Ese no era el caso: todos estaban mezclados como una ensalada de frutas de narval.

Los investigadores atribuyen esta mezcla genética al comportamiento del narval. Aunque las diferentes poblaciones de narval ocupan diferentes partes del Ártico durante los veranos, varias comparten los mismos terrenos de invernada. Un estudio de 2012 de 45 narvales etiquetados por satélite en Canadá y Groenlandia Occidental también encontró que tres de ellos se separaron de sus rutas migratorias tradicionales, lo que podría conducir a cruces con narvales de otras poblaciones.

Los narvales del pasado claramente obtuvieron buenos resultados en temperaturas más cálidas para que la población de narval hembra se triplicase a medida que el hielo se retiraba. Entonces, ¿qué significa esto para las futuras poblaciones de narval? Desafortunadamente, es dudoso que prosperen como sus antepasados.

manada de narvales

En el pasado, los glaciares en retirada abrieron más hábitats de mamíferos marinos con la combinación perfecta de aguas abiertas y hielo marino para cazar, aparearse y alimentar crías. Hoy, el calentamiento climático y la pérdida de hielo marino en el Ártico tienen el efecto contrario, disminuyendo el hábitat disponible para los narvales.

Quizás la diferencia más marcada es que, a diferencia de hace 19.000 años, el clima no es el único factor importante en la supervivencia de narval: los humanos lo somos. Probablemente había personas en el Ártico antes del Último Máximo Glacial, pero las poblaciones humanas no estaban cerca de los 7,8 mil millones de personas de hoy. Y nuestros impactos negativos en los océanos árticos son sustanciales, incluso para aquellos de nosotros que no vivimos cerca de ellos.

El océano y sus habitantes, incluidas muchas especies de peces de las que dependen los narvales para alimentarse, están en constante cambio a medida que suben las temperaturas globales y disminuye el hielo marino. Esto ya ha tenido efectos tangibles en las dietas del narval. Menos cobertura de hielo marino en el Ártico significa que más barcos grandes pasan a través del hábitat del narval, lo que los pone en riesgo de contaminación acústica. Y si los narvales cambian sus patrones de migración para rastrear los cambios en el hielo marino, es muy posible que entren en contacto con las orcas, uno de sus principales depredadores, con mayor frecuencia.

Los episodios anteriores de cambio climático en la Tierra pueden ser una valiosa herramienta de predicción, pero los resultados de este estudio demuestran el hecho de que nuestro futuro climático no tiene precedentes. El ADN del narval mostró que en el pasado los narvales se habían beneficiado enormemente de la fusión del hielo.

Pero el Último Máximo Glacial era solo eso: los glaciares estaban en sus máximos, cubriendo gran parte del globo. En comparación con entonces, nuestra actual capa global de hielo marino es insignificante. Solo continuará reduciéndose. Y sabemos que tampoco es probable que las poblaciones animales con baja diversidad genética puedan adaptarse o sobrevivir a medida que cambian las condiciones ambientales. Esto parece deletrear la fatalidad dos veces para los narvales.

Artículo científico: Influence of past climate change on phylogeography and demographic history of narwhals, Monodon monoceros

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar