El deshielo del Ártico no sube el nivel del mar, pero causará otros graves impactos

segundo mínimo de hielo marino del Ártico

La capa de hielo flotante del Océano Ártico se ha reducido a su segunda extensión más baja

Científicos del gobierno de EE. UU. informaron el lunes que la capa de hielo flotante del Océano Ártico se ha reducido a su segunda extensión más baja desde que comenzaron los registros satelitales en 1979.

Hasta este mes, solo una vez en los últimos 42 años el casquete congelado de la Tierra cubría menos de 4 millones de kilómetros cuadrados (1,5 millones de millas cuadradas).

La tendencia de la línea es clara: durante ese período la extensión del hielo marino ha disminuido un 14 por ciento por década.

El Ártico podría ver su primer verano sin hielo a partir de 2035, informaron el mes pasado investigadores en Nature Climate Change.

mínimo de hielo marino del Ártico 2020

Imagen: La extensión del hielo marino del Ártico para el 15 de septiembre de 2020 fue de 3,74 millones de kilómetros cuadrados (1,44 millones de millas cuadradas). La línea naranja muestra la extensión promedio de 1981 a 2010 para ese día.

Pero todo ese hielo y nieve derretidos no suben directamente el nivel del mar más de lo que los cubitos de hielo derretidos hacen que un vaso de agua se desborde, lo que da lugar a una incómoda pregunta: ¿a quién le importa?

Por supuesto, esto sería una mala noticia para los osos polares, que ya están en un camino hacia la extinción, según un estudio reciente. Y sí, ciertamente significaría un cambio profundo en los ecosistemas marinos de la región, del fitoplancton a las ballenas.

Pero si nuestra preocupación fundamental es el impacto en la humanidad, uno podría preguntarse legítimamente: "¿Y qué?".

Resulta que hay varias razones para preocuparse por las consecuencias de la disminución del hielo marino del Ártico.

Circuitos de retroalimentacion

Quizás el punto más básico a destacar, dicen los científicos, es que una capa de hielo que se encoge no es solo un síntoma del calentamiento global, sino también un factor impulsor.

"La remoción del hielo marino expone el océano oscuro, lo que crea un poderoso mecanismo de retroalimentación", dijo a la AFP Marco Tedesco, geofísico del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia.

La nieve recién caída refleja el 80 por ciento de la fuerza radiativa del Sol de regreso al espacio. Pero cuando esa superficie similar a un espejo es reemplazada por agua azul profundo, en su lugar se absorbe aproximadamente el mismo porcentaje de energía de calentamiento de la Tierra.

Y aquí no estamos hablando de un área de sellos postales: la diferencia entre el mínimo promedio de la capa de hielo de 1979 a 1990 y el punto más bajo informado ayer, más de 3 millones de km2, es el doble del tamaño de Francia, Alemania y España juntos.

mínimo de hielo marino del Ártico 2012-2020

Imagen: El mapa de arriba compara el mínimo de hielo marino del Ártico de 2012, alcanzado el 17 de septiembre, con el mínimo de hielo marino del Ártico de 2020, alcanzado el 15 de septiembre. El sombreado azul claro indica la región donde se produjo el hielo tanto en 2012 como en 2020, mientras que las áreas blancas y azul medio muestran una capa de hielo exclusiva de 2012 y 2020, respectivamente.

Los océanos ya han absorbido el 90 por ciento del exceso de calor generado por los gases de efecto invernadero producidos por el hombre, pero a un costo terrible, que incluye una química alterada, olas de calor marinas masivas y arrecifes de coral moribundos.

Y en algún momento, los científicos advierten que la esponja de calor líquido simplemente puede saturarse.

Alterando las corrientes oceánicas

El complejo sistema climático de la Tierra incluye corrientes oceánicas entrelazadas impulsadas por el viento, las mareas y algo llamado circulación termohalina, que a su vez está impulsada por cambios de temperatura ("termo") y concentración de sal ("halina").

Incluso los pequeños cambios en esta Gran Cinta Transportadora Oceánica, que se mueve entre los polos y a través de los tres océanos principales, pueden tener devastadores impactos climáticos.

Hace casi 13.000 años, por ejemplo, cuando la Tierra pasaba de una era de hielo al período interglacial que permitió que nuestra especie prosperara, las temperaturas globales se desplomaron abruptamente varios grados Celsius. Volvieron a saltar unos 1.000 años después.

La evidencia geológica sugiere que una desaceleración en la circulación termohalina causada por una afluencia masiva y rápida de agua fría y dulce de la región ártica fue en parte culpable.

"El agua dulce del derretimiento del hielo marino y del hielo en tierra en Groenlandia perturba y debilita la Corriente del Golfo", parte de la cinta transportadora que fluye en el Atlántico, dijo Xavier Fettweis, investigador asociado de la Universidad de Lieja en Bélgica.

"Esto es lo que permite que Europa occidental tenga un clima templado en comparación con la misma latitud de América del Norte".

La enorme capa de hielo sobre la masa terrestre de Groenlandia experimentó el año pasado una pérdida neta de más de medio billón de toneladas, todo fluyendo hacia el mar.

A diferencia del hielo marino, que no aumenta el nivel del mar cuando se derrite, la escorrentía de Groenlandia sí lo hace.

Esa cantidad récord se debió en parte a las temperaturas del aire más cálidas, que han aumentado dos veces más rápido en el Ártico que en todo el planeta.

Pero también fue causada por un cambio en los patrones climáticos, en particular un aumento en los días soleados de verano.

"Algunos estudios sugieren que este aumento de las condiciones anticiclónicas en el Ártico en verano se debe en parte a la extensión mínima del hielo marino", dijo Fettweis a la AFP.

oso polar en el hielo marino

Osos sobre hielo fino

La trayectoria actual del cambio climático y el advenimiento de veranos sin hielo, definidos por el panel de ciencias climáticas del IPCC de la ONU como menos de 1 millón de km2, de hecho matarían de hambre a los osos polares hasta la extinción para fines de siglo, según un estudio de julio en Nature.

"El calentamiento global causado por los humanos significa que los osos polares tienen cada vez menos hielo marino para cazar en los meses de verano", dijo a la AFP Steven Amstrup, autor principal del estudio y científico jefe de Polar Bears International.

"La última trayectoria de los osos polares con emisiones de gases de efecto invernadero sin cesar es la desaparición".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.