La misión más grande al Polo Norte regresa de un 'Ártico moribundo'

rompehielos Polarstern

Advierten de veranos sin hielo en solo décadas

Los investigadores de la misión más grande del mundo al Polo Norte regresaron a Alemania el lunes, trayendo a casa devastadoras pruebas de un Océano Ártico agonizante y advertencias de veranos sin hielo en solo décadas.

El barco Polarstern del Instituto Alemán Alfred Wegener regresó al puerto de Bremerhaven después de 389 días a la deriva a través del Ártico atrapado en hielo, lo que permitió a los científicos recopilar información vital sobre los efectos del calentamiento global en la región.

El líder de la misión Markus Rex dijo que él y su equipo de 300 científicos de 20 países habían sido testigos de "un lugar de una belleza verdaderamente fascinante y única".

"Realmente deberíamos hacer todo lo posible para preservar este mundo para las generaciones futuras y aprovechar la pequeña posibilidad que aún tenemos de hacerlo", dijo en una conferencia de prensa.

Antes de su regreso, Rex dijo a la AFP que los científicos habían visto por sí mismos los dramáticos efectos del calentamiento global sobre el hielo en la región considerada "el epicentro del cambio climático".

"Fuimos testigos de cómo está muriendo el océano Ártico", dijo Rex. "Vimos este proceso justo afuera de nuestras ventanas, o cuando caminábamos sobre el quebradizo hielo".

Al subrayar la cantidad de hielo marino que se ha derretido, Rex dijo que la misión pudo navegar a través de grandes parches de agua abierta, "a veces extendiéndose hasta el horizonte. En el propio Polo Norte, encontramos hielo muy erosionado, derretido, delgado y quebradizo".

hielo marino del Ártico

Imagen: Gráfico que muestra la extensión medida y la extensión media del hielo marino del Ártico en septiembre de 1981-2010 en millones de km2

'Ártico sin hielo'

Si continúa la tendencia al calentamiento en el Polo Norte, en unas pocas décadas tendremos "un Ártico sin hielo en el verano", dijo Rex.

La misión Polarstern, denominada MOSAIC, pasó más de un año recopilando datos sobre la atmósfera, el océano, el hielo marino y los ecosistemas para ayudar a evaluar el impacto del cambio climático en la región y en el mundo.

Para llevar a cabo la investigación, se instalaron cuatro sitios de observación en el hielo marino en un radio de hasta 40 kilómetros alrededor del barco.

Los investigadores recolectaron muestras de agua debajo del hielo durante la noche polar para estudiar el plancton vegetal y las bacterias y comprender mejor cómo funciona el ecosistema marino en condiciones extremas.

La expedición de 140 millones de euros (165 millones de dólares) también ha recuperado 150 terabytes de datos y más de 1.000 muestras de hielo.

El equipo midió más de 100 parámetros casi continuamente durante todo el año y espera que la información proporcione un "gran avance en la comprensión del Ártico y el sistema climático", dijo Rex.

Thomas Krumpen, físico del hielo marino, dijo: "Para nosotros, la segunda fase está comenzando: el análisis de datos. Han regresado muchos datos con el barco y probablemente estaremos ocupados con ellos durante los próximos diez años".

La multitud de parámetros alimentará el desarrollo de modelos para ayudar a predecir cómo se verían las olas de calor, las fuertes lluvias o las tormentas en 20, 50 o 100 años.

extensión del hielo marino en el Ártico

Imagen: Mapa que compara la extensión del hielo marino del Ártico en verano este año con el promedio entre los años 1980 a 2010.

60 osos polares

Desde que el barco partió de Tromso en Noruega el 20 de septiembre de 2019, la tripulación ha visto largos meses de completa oscuridad, temperaturas tan bajas como -39,5 Celsius (-39,1 Fahrenheit) y más de 60 osos polares.

Hubo que disparar un tiro para advertir a un oso polar que se acercaba demasiado.

Pero la mayor amenaza fue la pandemia de coronavirus en la primavera, que dejó a la tripulación varada en el Polo Norte durante dos meses.

Un equipo multinacional de científicos estaba programado para volar como parte de un relevo programado para relevar a aquellos que ya habían pasado varios meses en el hielo, pero el plan tuvo que ser rediseñado cuando se cancelaron los vuelos en todo el mundo mientras los gobiernos se apresuraban a detener la propagación del coronavirus.

Durante el transcurso de la expedición, el barco alemán zigzagueó a través de 3.400 kilómetros de hielo a lo largo de una ruta impulsada por el viento conocida como deriva transpolar.

El viaje fue un gran desafío logístico, sobre todo cuando se trataba de alimentar a la tripulación: durante los primeros tres meses, la carga del barco incluía 14.000 huevos, 2.000 litros de leche y 200 kilogramos de colinabo, un tubérculo.

Radiance Calmer, un investigador de la Universidad de Colorado que estuvo a bordo del Polarstern de junio a septiembre, dijo a la AFP que pisar el hielo fue un momento "mágico".

"Si te concentras, puedes sentir cómo se mueve", dijo.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.