Un rompecabezas hecho de polvo antiguo

recogida de núcleos de sedimento del océano

El polvo antiguo de las profundidades del océano pudo haber ayudado a mantener fría la última edad de hielo

El fondo del océano del Pacífico Sur contiene rastros de polvo antiguo que pueden haber cambiado el clima de la Tierra, y una nueva investigación sugiere que vino desde debajo de los glaciares de la edad de hielo de lo que ahora es Argentina.

Azotados por los fuertes vientos del oeste hace unos 20.000 años, estos minerales microscópicos habrían circunnavegado casi todo el mundo antes de detenerse finalmente en las latitudes medias del Pacífico.

Es importante destacar que portaban un nutriente que podría explicar un período de enfriamiento global. Ese ingrediente era hierro.

El hierro es un nutriente vital para las algas microscópicas en nuestros océanos, conocidas como fitoplancton, y estas criaturas son a su vez una parte fundamental del clima de la Tierra.

Esto se debe a que el fitoplancton absorbe carbono durante la fotosíntesis, almacenando así CO2 atmosférico en nuestros océanos e impulsando el enfriamiento global. Incluso podrían representar "el mayor mecanismo biológico de secuestro de carbono del planeta".

Hoy en día, el hierro todavía ayuda a fertilizar nuestros océanos, pero durante el pico de la última edad de hielo de la Tierra, se desenterró mucho más polvo que contenía hierro durante el deshielo estacional de los glaciares, y se arrojó al océano a una velocidad mucho mayor.

Todo este fitoplancton alimentado con hierro extra redujo los niveles de CO2 en la atmósfera y podría ayudar a explicar "cómo pudo la Tierra haberse vuelto tan fría en ese momento", dice Torben Struve, geocientífico de la Universidad de Oldenburg en Alemania.

Como tal, algunos científicos piensan que la fertilización con hierro podría ser una forma útil de aumentar el sumidero de carbono de nuestros océanos y ayudar a enfriar nuestro planeta en el futuro.

Pero la geoingeniería de este tipo es una arriesgada y controvertida estrategia, y los resultados de este nuevo estudio solo muestran cuánto polvo se necesitaría para tener un impacto lo suficientemente grande.

núcleos de sedimentos del fondo del océano

Imagen: Varias secciones individuales del núcleo de sedimento "PS75/076-2". Como los núcleos de sedimentos pueden tener hasta 30 metros de largo, generalmente se disecan.

Hoy en día, las emisiones humanas han provocado que desde la revolución industrial los niveles de CO2 aumenten de alrededor de 280 a alrededor de 415 ppm (partes por millón), un aumento que está muy por encima de los niveles naturales.

Sin embargo, durante la última edad de hielo, modelos anteriores han confirmado que el polvo que contiene hierro fue responsable de reducir el CO2 atmosférico en unas 40 ppm.

Eso es aproximadamente la mitad de la variación natural entre esa edad de hielo y el siguiente período interglacial, y ni siquiera una cuarta parte de nuestras propias emisiones.

Sin embargo, los científicos están decididos a aprender más sobre este complejo sistema de retroalimentación con la esperanza de que algún día puedan mejorar nuestros modelos climáticos o ayudarnos a capturar más carbono atmosférico.

Al analizar 18 núcleos de sedimentos del Océano Pacífico Sur entre la Antártida, Nueva Zelanda y Chile, el nuevo estudio ha comparado las huellas químicas del polvo antiguo con datos geológicos de varios continentes diferentes.

Al final, los hallazgos sugieren que hasta el 80 por ciento del polvo que contiene hierro provino de lo que ahora es el noroeste de Argentina, y probablemente voló allí por un largo camino, viajando aproximadamente 20.000 kilómetros (12.400 millas) con poderosos vientos del oeste durante la última gran edad de hielo.

transporte y deposición de polvo en el océano

Imagen: El transporte y la deposición de polvo en el Pacífico Sur durante el Último Máximo Glacial.

Ese es un descubrimiento único e interesante, porque en la actualidad, la entrada de polvo de los ríos y lagos de Australia domina toda el área de estudio.

Incluso en el pasado, la Patagonia generalmente se considera la principal fuente de polvo antiguo y muy viajado, no las regiones más al norte de América del Sur Central.

"Nos sorprendió descubrir que las fuentes y rutas de transporte del polvo eran completamente diferentes a las actuales y también diferentes de lo que hubiéramos esperado", dice Struve. "El calentamiento global ha cambiado los vientos y las condiciones ambientales en las regiones de origen".

Incluso algo tan pequeño como el polvo puede tener repercusiones globales. Treinta años después de que descubrimos por primera vez su impacto en el sistema climático, todavía estamos aprendiendo más sobre estos minerales microscópicos, incluido su origen.

El estudio fue publicado en Nature Communications: A circumpolar dust conveyor in the glacial Southern Ocean

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.