Las especies invasoras acuáticas causan miles de millones de dólares en daños

medusa invasora Mnemiopsis leidyi

Las invasiones acuáticas le han costado a la economía mundial 345 mil millones de dólares

El movimiento global de bienes y personas, en su forma moderna, tiene muchos efectos secundarios no deseados. Uno de ellos es que las especies animales y vegetales viajan con ellas por todo el mundo. A menudo no logran establecerse en los ecosistemas de las áreas de destino.

A veces, sin embargo, debido a la falta de una gestión eficaz, se multiplican en el nuevo entorno hasta tal punto que se convierten en una amenaza para todo el ecosistema y la economía. Actualmente se documentan miles de especies invasoras en todo el mundo. Una cuarta parte de ellas se encuentran en hábitats acuáticos muy vulnerables.

Hasta ahora, la investigación se ha centrado principalmente en las consecuencias ecológicas de estas invasiones. En un primer análisis de datos globales, 20 científicos de 13 países dirigidos por el Centro GEOMAR Helmholtz de Investigación Oceánica de Kiel han recopilado los costos económicos causados específicamente por los invasores acuáticos.

"Llegamos a la conclusión de que las especies acuáticas invasoras que se han establecido en sus nuevos hábitats han costado desde la década de 1970 al menos 345 mil millones de dólares", dice el Dr. Ross Cuthbert de GEOMAR, autor principal del estudio.

Los costos económicos ocurren, por ejemplo, cuando las especies invasoras diezman las poblaciones de peces explotadas comercialmente, propagan enfermedades mortales o dañan las infraestructuras. "Buenos ejemplos incluyen los mejillones invasores que obstruyen las tuberías de entrada de las fábricas, plantas de energía o plantas de tratamiento de agua. O, parásitos invasores que causan una disminución catastrófica en las pesquerías comerciales", explica el Dr. Cuthbert.

Para el estudio, el equipo utilizó casos registrados en la literatura existente y los estandarizó en una base de datos completa. Los invertebrados (62%) representaron la mayor proporción de costos que podrían detectarse de esta manera, seguidos de los vertebrados (28%) y las plantas (6%). Los mayores costos se registraron en América del Norte (48%) y Asia (13%) y se debieron principalmente a daños a recursos como las infraestructuras físicas, los sistemas de salud y la pesca. Es preocupante que se gastó más de diez veces menos en acciones de gestión, como la prevención de futuras invasiones, que en daños.

"Sin embargo, nuestras cifras están enormemente subestimadas debido a lagunas de conocimiento. Nunca se informaron los costos de muchos países y especies invasoras dañinas conocidas, especialmente en África y Asia. Entonces, podemos asumir que los daños son en realidad mucho mayores", señala el Dr. Cuthbert.

Una comparación con los costos causados por los invasores en tierra confirma esta suposición. Si bien las especies acuáticas constituyen una cuarta parte de las especies invasoras documentadas, los costos económicos que causan comprenden solo una vigésima parte de lo que se conoce para las especies terrestres.

El equipo también identificó una tendencia clara de que los costos han aumentado significativamente en los últimos años. Solo en 2020, ascendieron a al menos 23 mil millones de dólares estadounidenses.

"Por lo tanto, los costos de los invasores acuáticos son significativos, pero probablemente no se informan bien. Los costos han aumentado con el tiempo y se espera que sigan aumentando con futuras invasiones", resume el estudio el Dr. Cuthbert.

Por lo tanto, el equipo de autores pide que los gerentes, los profesionales y los investigadores reporten más y mejor los costos para reducir las lagunas de conocimiento. También insta a que se invierta más dinero en la gestión y prevención de invasiones.

"Este sería dinero bien gastado para prevenir y limitar los daños actuales y futuros", enfatiza el Dr. Cuthbert.

La investigación se ha publicado en la revista Science of the Total Environment: Global economic costs of aquatic invasive alien species

Imagen de cabecera: La medusa peine Mnemiopsis leidyi es originaria de la costa este de Estados Unidos. Se introdujo en el Mar Negro a principios de la década de 1980. Como resultado, las existencias de anchoa disminuyeron drásticamente. En 2006, Mnemiopsis leidyi también se detectó en el Mar Báltico por primera vez. Crédito: Cornelia Jaspers, GEOMAR/DTU Aqua

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar