Robot de minería de aguas profundas queda varado en el océano durante las pruebas

robot minero Patania II

La actividad ha sido cuestionada por científicos y ambientalistas, y los problemas siguen acumulándose

Se suponía que sería una de las primeras pruebas del mundo para la minería en aguas profundas, una controvertida actividad que debatieron ferozmente los industriales por un lado y los ambientalistas por el otro. Y, como muchos anticiparon, fue un completo desastre.

Un prototipo de máquina minera de aguas profundas está ahora varado en el fondo del Océano Pacífico después de que el dispositivo se desprendiera del cable que lo conectaba al barco en la superficie.

La minería siempre es difícil. Pero cuando intentas hacerlo bajo cientos de metros de agua, todo se vuelve exponencialmente más difícil.

La minería de aguas profundas (o minería de fondos marinos) es, como su nombre lo indica, el proceso de recuperación de depósitos minerales del fondo marino profundo. Generalmente, esta "profundidad" se refiere a partes del océano de más de 200 metros de profundidad, un área que cubre alrededor del 65% de la superficie de la Tierra.

Además de los ricos recursos minerales, estas áreas también albergan una rica biodiversidad, así como características geológicas únicas como cadenas montañosas, mesetas, picos volcánicos, cañones, vasta llanura abisal y las fosas más profundas del mundo, como la Fosa de las Marianas, que tiene casi 11.000 metros de profundidad.

robot minero Patania II

Todos los países tienen el derecho y la oportunidad de explotar las profundidades marinas y las eventuales regalías que se obtengan de la actividad deberán dividirse a partes iguales entre todos ellos, en teoría. Pero como las reglas aún no están firmemente establecidas, los países solo se encuentran en una fase exploratoria en aguas internacionales, con contratos asignados para explorar las profundidades marinas.

Global Sea Mineral Resources (GSR), la división de exploración de aguas profundas de la empresa de dragado DEME Group, ha estado probando Patania II durante un tiempo. El prototipo de robot minero de 25 toneladas se probó en la Zona Clarion Clipperton en el Pacífico desde el 20 de abril. Se suponía que la máquina recolectaría nódulos ricos en cobalto y otros metales para usar en baterías.

robot minero Patania II

Una vez encontrados, dichos minerales se utilizarían para complementar los productos electrónicos en demanda y el almacenamiento de energía, como teléfonos inteligentes, computadoras portátiles, paneles solares, turbinas eólicas y vehículos eléctricos. Al menos ese era el plan, pero el plan fue terriblemente mal.

Con la primera fase de las pruebas casi completa, el cable umbilical se desprendió de su conexión a la máquina. Un portavoz de GSR dijo a BBC News que "en su última inmersión en el área de GSR, se separó un punto de elevación y Patania II ahora se encuentra en el lecho marino". Las operaciones para volver a conectar la máquina ya han comenzado.

"Es irónico que una industria que quiere extraer metales del lecho marino termine arrojándolos allí. Esta flagrante falla operativa debe actuar como una clara advertencia de que la minería en aguas profundas es un riesgo demasiado grande. Perder el control de una máquina minera de 25 toneladas en el fondo del Océano Pacífico debería alejar la idea de explotar alguna vez las profundidades marinas", dijo en un comunicado Sandra Schoettner, bióloga de Greenpeace.

La semana pasada, los activistas de Greenpeace pintaron "RISK! (¡RIESGO!)" al costado del barco Normand Energy, el barco fletado por GSR para operar el Patania II, para resaltar la amenaza de la minería en aguas profundas para los océanos. GSR se adjudicó un área de contrato de exploración de 75.000 kilómetros cuadrados para operar y está programado para realizar más pruebas.

Greenpeace pintada riesgo

Claramente, existen serios desafíos técnicos para operar en las profundidades marinas. A principios de este mes, BMW, Volvo, Samsung y Google declararon que se unirían a una moratoria sobre los metales del océano profundo hasta que se comprendan mejor los riesgos para el medio ambiente.

El ensayo de GSR está siendo observado por científicos independientes de 29 institutos europeos que analizarán los datos y las muestras recolectadas por el robot para medir el impacto de la minería de los fondos marinos. Se cuestiona la actividad por su potencial impacto en el lecho marino, la columna de agua sobre él y el área circundante.

Actualización

En un comunicado la compañía anunció el viernes que el robot Patania II ha sido reconectado al buque nodriza.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: