Las marismas atrapan microplásticos en sus sedimentos, creando un historial del uso humano del plástico

marismas de Waquoit Bay

Cuando los usos urbanos ocupan más del 50% del suelo la cantidad de microplásticos aumenta exponencialmente

Los plásticos están por todas partes. Desde teléfonos móviles a bolígrafos, automóviles y dispositivos médicos, el mundo moderno está lleno de plástico y basuras plásticas. Una nueva investigación de científicos del Centro de Ecosistemas del Laboratorio de Biología Marina (MBL) de la Universidad de Chicago encontró que algunos de esas basuras plásticas se han estado acumulando en las marismas durante décadas.

Las marismas son el vínculo entre la tierra y los ecosistemas de mar abierto y, en cierto modo, entre los entornos urbanos y el océano salvaje. Los microplásticos (partículas de plástico de menos de 5 milímetros) tienden a flotar en la superficie del agua, pero las marismas se llenan y se vacían con las mareas, por lo que las partículas que normalmente flotarían quedan atrapadas dentro de las ramas y raíces y se asientan en el suelo de las marismas.

Los sedimentos se acumulan en la marisma capa tras capa, como anillos de árboles, manteniendo un registro histórico de sedimentación dentro del ecosistema. "Al acumular sedimentos, mantienen un historial en el tiempo", dice Javier Lloret, científico investigador del MBL y coautor del artículo.

A nivel mundial, los científicos estiman que cada año ingresan al océano alrededor de 8 millones de toneladas de plástico. Pero hasta ahora, no ha habido una estimación de la cantidad de ese plástico que queda atrapado en los ecosistemas de las marismas.

Al tomar muestras del núcleo del sedimento de las marismas en seis estuarios diferentes en el sistema de la bahía de Waquoit en Cape Cod, así como en el puerto de New Bedford, Massachusetts, los investigadores pudieron rastrear la abundancia de microplásticos que se remonta a décadas en áreas con grados muy contrastados de uso de la tierra.

microplasticos en las marismas

Imagen: Microplásticos recolectados de una muestra de sedimentos en el área del río Childs en Waquoit Bay, Massachusetts, con un aumento de 0.38 x. Crédito: Miriam Ritchi

"A medida que avanzas hacia el pasado, disminuye claramente la cantidad de microplásticos que encuentras", dice Lloret. "La cantidad de microplásticos que se encuentra en los sedimentos está relacionada con el número de habitantes... pero también con la cantidad de plástico que usa la gente".

"Waquoit Bay es el sistema de marismas perfecto para estudiar la contaminación plástica porque podemos contrastar un área que es casi prístina... con otra área que está muy afectada por la actividad humana", dice Rut Pedrosa-Pàmies, también científica investigadora del MBL y co-primera autora del artículo. "Encontramos una amplia gama de contaminación plástica".

Los investigadores se centraron en dos tipos de contaminación microplástica: fragmentos (de la rotura de piezas de plástico más grandes) y fibras (plásticos en forma de hilo que tienden a desprenderse de la ropa y los artes de pesca). Descubrieron que la contaminación por fragmentos aumentó tanto con el tiempo como con la urbanización. Cuanto más poblada sea el área que rodea el sitio de recolección, más fragmentos de plástico observaron los investigadores.

Una sorpresa en los datos fue que la concentración de microplásticos en los sedimentos no era lineal a medida que crecía la urbanización. Hasta el 50% de desarrollo, la concentración de fragmentos de microplásticos se mantuvo relativamente sin cambios, pero una vez que la tierra estuvo ocupada al 50%, la cantidad de microplásticos creció exponencialmente.

sedimentos de marismas con microplasticos

Imagen: Una muestra del núcleo de sedimento de New Bedford Harbor, Massachusetts, con restos microplásticos (manchas azules) claramente visibles. Crédito: Miriam Ritchie

"Solo unas pocas personas en los alrededores no va a cambiar mucho, pero cuando los usos urbanos ocupan más del 50% del suelo, la cantidad de microplásticos se vuelve loca", dice Lloret.

Las fibras microplásticas no tenían la misma relación con la urbanización. "Incluso en las zonas más vírgenes que no tienen urbanización, encontramos contaminación por fibra plástica", dice Pedrosa-Pàmies.

Los investigadores creen que los fragmentos tienen un origen local (personas que usan y eliminan plásticos donde viven), mientras que las fibras pueden transportarse a largas distancias por aire o por agua desde áreas urbanas a gran escala.

"Cuando empezamos, no sabíamos si los microplásticos eran o no un problema aquí en Cape Cod. Nadie había analizado antes los sedimentos de las marismas en Cape Cod en busca de microplásticos", dice Lloret.

Ahora que los científicos han demostrado que hay contaminación por microplásticos en las marismas saladas de Nueva Inglaterra, el siguiente paso es obtener más información. ¿Cómo llegan esas partículas al ecosistema? Cuales son las fuentes? ¿Cómo están afectando el ecosistema y la red alimentaria de los organismos que viven allí?

"Aún quedan muchas preguntas sin respuesta", dice Pedrosa-Pàmies. "Este también es el primer paso para la gestión".

El estudio fue publicado en Environmental Advances: Salt marsh sediments act as sinks for microplastics and reveal effects of current and historical land use changes

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: