Clicky

protector solar

Los científicos obtienen nuevos compuestos que bloquean los rayos ultravioleta de algas, hierbas marinas, cianobacterias y otras criaturas marinas con la esperanza de diseñar un protector solar más ecológico

En 2016 Craig Downs, ecotoxicólogo del Laboratorio Ambiental Haereticus, se presentó frente a una audiencia en un simposio científico en Honolulu, Hawái, para presentar sus hallazgos y los de sus colegas: La oxibenzona, un ingrediente común que bloquea los rayos ultravioleta (UV) en los protectores solares, interrumpe las larvas de coral y hace que los arrecifes sean más susceptibles a la decoloración. El anuncio provocó que lo que había sido una oleada de preocupación en torno a la seguridad de los protectores solares se convirtiera en un maremoto.

"El estudio del Dr. Downs", dice el senador Mike Gabbard de Hawái, "fue básicamente un catalizador para un movimiento internacional para prohibir la venta de protectores solares que contienen oxibenzona". Gabbard se unió a los esfuerzos de base contra la contaminación por protector solar e introdujo en Hawái una legislación que prohíbe la oxibenzona y el octinoxato. Desde entonces, jurisdicciones de todo el mundo, desde Aruba hasta Taiwán, han aprobado leyes similares.

Pero el escrutinio de los legisladores sobre la química de los protectores solares no se detuvo ahí. En diciembre de 2021, Maui reprimió aún más: la isla solo permitirá ahora protectores solares que usan filtros de rayos UV que están incluidos en la lista de sustancias generalmente reconocidas como seguras por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA). La FDA también está ajustando las riendas: la agencia está proponiendo criterios más rigurosos que eventualmente podrían hacer que se prohíban muchos actuales filtros de rayos UV.

La atención ha impulsado a los científicos a buscar la próxima generación de protectores solares, que sean más ecológicos y, potencialmente, más efectivos. La búsqueda los hace mirar bajo la brillante superficie del océano a los animales que filtran naturalmente la intensa luz solar con sus propios escudos absorbentes de rayos ultravioleta.

Una de las clases de compuestos mejor estudiadas que están considerando los fabricantes de protectores solares son los aminoácidos tipo micosporina (MAA). Descubiertos por primera vez en el océano hace 60 años, los MAA son ubicuos: las algas, los hongos y las cianobacterias producen los compuestos a base de nitrógeno. Estos organismos utilizan MAA como protección solar, pero las investigaciones en curso muestran que también proporcionan propiedades antioxidantes, antibióticas y antiinflamatorias.

Tal vez de manera contraria a la intuición, muchos ingredientes comunes de los protectores solares no son particularmente estables a la luz solar, especialmente los filtros químicos como la avobenzona. Sin embargo, los MAA son mucho menos propensos a la fotodegradación. Los aminoácidos también eliminan los radicales libres, moléculas con electrones desapareados que pueden dañar las proteínas y el ADN. Los MAA también son solubles en agua y menos sensibles a la acidez que los filtros a base de minerales, como el dióxido de titanio, lo que los hace más fáciles de formular en protectores solares.

Pero los MAA no son el único juego en la ciudad. El océano está repleto de soluciones para el cuidado del sol. Muchas microalgas y cianobacterias producen carotenoides que protegen contra los rayos UVA. Algunas cianobacterias secretan eliminadores de radicales libres y barreras físicas a la luz ultravioleta, como la escitonemina. Luego están los polifenoles anti-fotoenvejecimiento y absorbentes de UVB producidos por pepinos de mar, algas, pastos marinos y manglares.

En Europa algunas marcas de protección solar ya están testando las aguas con protectores solares basados en estos nuevos compuestos. Los fabricantes de ingredientes Mibelle Bioquímica y Gelyma, por ejemplo, han lanzado nuevos filtros de protección solar basados en MAA de algas rojas. La compañía de cuidado de la piel Aethic está utilizando un MAA en una crema que se enfoca en el daño solar. "Somos las únicas personas que lo tienen; tenemos una licencia mundial exclusiva del King’s College London", dice el fundador de Aethic, Allard Marx.

Pero en los Estados Unidos y Canadá, donde los protectores solares se tratan como medicamentos de venta libre, no como cosméticos como en la mayoría de los países europeos, un entorno normativo más estricto dificulta la aprobación de nuevos protectores solares. Por lo general, el proceso lleva hasta seis años y cuesta alrededor de US $ 5 millones, según Downs.

Para el Senador Gabbard, sin embargo, ese largo proceso es vital. "La lección importante que hemos aprendido nosotros y el mundo es que es fundamental garantizar que los medicamentos sean seguros y efectivos para la salud pública y ambiental antes de que se permitan en el mercado", dice.

Cláudia Mieiro, bióloga marina de la Universidad de Aveiro en Portugal, está de acuerdo. Ella piensa que los protectores solares a base de algas son prometedores. Pero, agrega, "no conocemos su impacto, por lo que debemos profundizar en sus efectos antes de comenzar a anunciar que son más seguros".

Si los protectores solares derivados de compuestos creados por organismos marinos superan con éxito las normas de seguridad, quedan obstáculos para llevarlos al mercado.

El MAA utilizado por Aethic en su crema, por ejemplo, se deriva de algas marinas, donde se encuentra en concentraciones muy bajas, dice Marx. "Así que su costo de extracción es exorbitadamente alto".

Para el economista marino Miguel Quiroga, de la Universidad de Concepción en Chile, existe una preocupación real de que recurrir a estos compuestos podría cobrar un alto precio en el medio ambiente costero y las comunidades locales. Como ejemplo, señala el daño causado cuando a principios de la década de 2000 aumentó la demanda de cosmecéuticos de algas marinas. La fiebre por las algas marinas denudó la costa de Chile, que solo pudo recuperarse después que un programa gubernamental en el que participa Quiroga comenzó a subsidiar a los pescadores para cultivar y restaurar las algas.

Si bien es positivo sobre el posible impulso al nivel de vida local que podría generar un mercado creciente de protectores solares marinos, Quiroga insta a la cautela: "Hay que equilibrar el uso de estos recursos con la posibilidad de hacerlo de manera sostenible".

Etiquetas: Protector solar
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta

Enlaces y recursos