Patógenos humanos 'hacen autoestop' en plásticos marinos flotantes

Patógenos en plásticos marinos
Para los microbios en el océano, el plástico flotante es un nuevo ecosistema potencial

Los estudios muestran que varios patógenos humanos se adhieren a los microplásticos en el agua de mar

Los plásticos solo habían estado sumergidos en el océano frente a Falmouth, Inglaterra, durante una semana, pero en ese tiempo ya se había desarrollado en sus superficies una fina capa de biopelícula, una mezcla viscosa de moco y microbios.

Michiel Vos, microbiólogo de la Universidad de Exeter en Inglaterra, había hundido cinco tipos diferentes de plástico como prueba. Él y sus colegas querían saber cuál de la miríada de microbios que viven en el océano se aferraría a estos materiales introducidos.

La principal preocupación de Vos y sus colegas eran las bacterias patógenas. Para comprender hasta qué punto el plástico puede ser colonizado por bacterias potencialmente mortales, los científicos inyectaron a la biopelícula larvas de polilla de cera. Después de una semana, el cuatro por ciento de las larvas murió. Pero cuatro semanas más tarde, después de que Vos y su equipo dejaran que los plásticos se asentaran en el océano durante un poco más de tiempo, repitieron la prueba. Esta vez murieron el 65 por ciento de las polillas de cera.

Los científicos analizaron la biopelícula: los plásticos estaban cubiertos de bacterias, incluidas algunas que se sabe que nos enferman. Encontraron bacterias patógenas responsables de causar infecciones del tracto urinario, la piel y el estómago, neumonía y otras enfermedades.

Para empeorar las cosas, estas bacterias también portaban una amplia gama de genes de resistencia a los antimicrobianos. "Los plásticos que encuentras en el agua son colonizados rápidamente por bacterias, incluidos patógenos", dice Vos. "Y realmente no importa qué plástico sea".

No son solo las bacterias las que hacen autostop en los plásticos. Las biopelículas en los plásticos marinos también pueden albergar parásitos, virus y algas tóxicas. Con la contaminación plástica marina tan omnipresente (se ha encontrado en todas partes, desde el fondo de la Fosa de las Marianas hasta las playas del Ártico), a los científicos les preocupa que los plásticos estén transportando estos patógenos humanos por los océanos.

Pero si los plásticos tienen poblaciones de patógenos lo suficientemente densas como para ser realmente peligrosas y si las llevan a nuevas áreas son preguntas difíciles de responder.

Hay buenas razones para creer que los plásticos se están acumulando y propagando patógenos en todo el mundo. Linda Amaral-Zettler, microbióloga del Instituto Real de Investigación Marina de los Países Bajos, quien acuñó el término plastisfera para el nuevo ecosistema que crean los plásticos, dice que el plástico es diferente de otras superficies duras que se encuentran a menudo en el océano, como troncos, conchas y rocas, porque el plástico es duradero, de larga vida y en gran parte flota. "Eso le da movilidad", dice ella.

colonización de bacterias en plásticos

Los plásticos pueden viajar largas distancias. Después del terremoto y tsunami de 2011 en Japón, por ejemplo, muchos objetos japoneses identificables fueron arrastrados a la costa oeste de América del Norte. Esta basura, dice Amaral Zettler, tiene "el potencial de transportar cualquier cosa que se le adjunte".

El reciente trabajo de laboratorio también muestra que algunos parásitos que causan enfermedades típicamente terrestres pueden sobrevivir en el agua de mar e infectar a los mamíferos marinos. Karen Shapiro, experta en enfermedades infecciosas de la Universidad de California, Davis, demostró que estos parásitos protozoarios, específicamente Toxoplasma gondii, Cryptosporidium parvum y Giardia enterica, pueden adherirse a los microplásticos en el agua de mar. Esto podría estar alterando dónde, cuándo y cómo se acumulan estos parásitos en el océano.

"Si están haciendo autostop en plásticos que se encuentran en la misma salida de alcantarillado, río o escorrentía terrestre de un desagüe pluvial, terminarán donde termina el plástico", explica Shapiro. Eso podría estar en los mariscos en el fondo del mar o flotando en las corrientes en medio del océano.

El próximo paso, explica Shapiro, es buscar una asociación similar entre parásitos y plásticos fuera del laboratorio.

Que la contaminación por microplásticos parezca ser un caldo de cultivo para los patógenos plantea también para Vos una preocupación a largo plazo: que los plásticos puedan estar promoviendo la propagación de la resistencia a los antibióticos. Las bacterias pueden intercambiar genes, y dado que las bacterias están en estrecho contacto en la superficie de diminutos microplásticos, el nivel de transferencia horizontal de genes entre ellos es alto, dice. Los plásticos también pueden poner a las bacterias en contacto cercano con pesticidas y otros contaminantes, que también se adhieren a las biopelículas. Esto favorece el desarrollo de resistencia a los antimicrobianos.

"No sabemos mucho al respecto", dice Vos, "pero hay formas potencialmente interesantes en las que las bacterias pueden experimentar una selección más fuerte [para la resistencia a los antimicrobianos] en los plásticos, pero también tienen más oportunidades de intercambiar genes que podrían conferir resistencia".

Además de presentar riesgos potenciales para la salud humana, los patógenos transmitidos por plástico podrían amenazar los ecosistemas marinos y las cadenas de suministro de alimentos, dice Amaral-Zettler. Millones de personas dependen de los productos del mar como fuente de proteínas y hay muchos patógenos que infectan el pescado y los mariscos que comemos. Podría ser posible, dice Amaral-Zettler, que los microplásticos propaguen enfermedades entre diferentes áreas de acuicultura y pesca.

Aunque no comprendemos completamente los riesgos, estos estudios son otro buen argumento para limitar la contaminación plástica, dice Vos. "No puede haber nada positivo en los plásticos con patógenos flotando".

El estudio ha sido publicado en Science of The Total Environment: Bacterial colonisation dynamics of household plastics in a coastal environment

Etiquetas: PatógenoPlástico marino

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: