updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Golfo de México, bajo el agua el petróleo amenaza los arrecifes de coral

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Lophelia pertusa

El dispersante Coretix se asemeja químicamente a un detergente para lavavajillas

Se teme que vastas nubes con mezcla de petróleo, gas natural y Coretix produzcan graves impactos ecológicos en la rica biodiversidad del Golfo

ROV Jason IIEn septiembre del año pasado, científicos marinos estudiaron la biología de aguas profundas en el norte del Golfo de México bajando un robot sumergible, desde un buque de investigación del gobierno de EE.UU., hasta a 1.300 pies al fondo del océano.

Allí, en completa oscuridad y temperaturas cercanas a la congelación, las luces del robot revelaron una floreciente colonia de corales, anémonas, peces, crustáceos y otra vida marina que rivaliza con cualquier otro arrecife en aguas poco profundas en el mundo. Los investigadores a bordo estaban eufóricos.

"Al encender las luces vimos uno de los mayores arrecifes de coral en el Golfo de México justo delante de nosotros", dijo Erik Cordes, un biólogo marino de la Universidad de Temple y jefe científico en el buque Ronald H. Brown.

Nueve meses después, la grata emoción del descubrimiento se ha convertido en pavor. El arrecife se encuentra a sólo 20 kilómetros al noreste del derrame de BP, y es al menos uno de los tres amplios arrecifes de aguas profundas que se extienden directamente bajo la mancha de petróleo del golfo.

Sin embargo, no es la mancha el problema de los científicos. Temen una amenaza más insidiosa: vastas nubes de petróleo  en el océano profundo disueltas en parte al relizar la limpieza con dispersantes.

El equipo de investigación que actualmente detecta estos penachos en el golfo, observó uno extendiéndose aproximadamente 22 millas al noreste del sitio, en las proximidades de al menos dos de los arrecifes de aguas profundas más importantes, incluyendo el que se descubrió el pasado otoño. Imágenes preliminares de las capas de nubes muestran que llegan a tocar el fondo del mar. Los científicos marinos todavía no han logrado ningún dato en lo que se refiere al impacto sobre los corales, pero se están preparando para la catástrofe.

pez junto a un arrecife de coral y anémonas

"El peor de los casos es que caiga una capa de crudo sobre algunos de los corales", dijo el Dr. Cordes. "Básicamente les asfixian".

La composición y distribución de estos penachos siguen siendo un misterio, y varios buques de investigación del gobierno los están persiguiendo denodadamente en el golfo. Los científicos creen que las nubes no son de petróleo puro, pero si muy probablemente una niebla de gotitas de crudo, gas natural y el producto químico dispersante Corexit, del cual han  sido mezclados 210.000 galones en el chorro de petróleo que brota del fondo del mar.

Esta niebla oleosa puede resultar altamente tóxica para los arrecifes de coral. Tanto el petróleo como el dispersante, que se asemeja químicamente a un detergente para lavavajillas, dificultan la capacidad de los corales para colonizar y reproducirse. Y estos efectos se amplifican cuando los dos se mezclan.

coral y rara estrella de mar

Sin embargo, los estudios sobre los efectos del petróleo y productos químicos en los corales se limitan a la variedad de aguas someras. En esencia, ninguna investigación se ha llevado a cabo en sus primos de crecimiento lento de aguas profundas. Así, de repente, el derrame de BP ha llevado a los científicos a embarcarse en un curso intensivo en la interacción de la biología de aguas profundas con estas toxinas.

"Todo el mundo está luchando", dijo Steve W. Ross, un biólogo marino del Universidad de Carolina del Norte, Wilmington, y un experto en corales de aguas profundas. "Hay un montón de evaluación que se tiene que hacer".

Pero algunos creen que los estudios sobre el impacto del petróleo y dispersantes se debería haber hecho hace mucho tiempo, dada la proliferación de plataformas de perforación en el Golfo de México.

"Algunos de estos estudios se propusieron hace años, y los organismos decidieron no financiarlos", dijo el doctor Ross. "Estamos pagando el precio ahora."

coral blanco y cangrejo

El vertido de BP coincide no obstante con un período fértil de la exploración del océano profundo en el Golfo de México. Durante la última década, el Servicio de Gestión de Minerales -la agencia federal criticada por los legisladores en su supervisión de la industria de perforación mar adentro- ha financiado una amplia investigación sobre cartografía de la vida de las profundidades del océano.

En numerosos viajes, los investigadores han explorado el fondo marino en busca de anomalías, implementando robots sumergibles para buscar vida en las heladas profundidades. El resultado ha sido una serie de descubrimientos en el norte del golfo, entre ellos prolíficos arrecifes de aguas profundas del tamaño de campos de fútbol o más grandes. La identificación de nuevas especies se ha convertido en algo común.

corales, cangrejo y gusanos de tubo

Sin embargo, mientras esos descubrimientos se han multiplicado, se ha hecho poco para proteger la vida marina. Una  declaración de impacto ambiental elaborada por el Minerals Management Service en 2007, que cubría una vasta zona del golfo para ser abierta a la perforación de petróleo y gas (incluyendo el área de arrendamiento donde está ubicado el pozo de BP), llegó a la conclusión de que la perforación no plantea ningún riesgo grave para los arrecifes de aguas profundas. A las plataformas de aguas profundas se les requería que evitasen daños a los sitios de coral directamente con anclas o tuberías, pero pocas otras restricciones a la perforación se consideraban necesarias.

En el documento de casi 1.000 páginas, se menciona sólo de pasada el potencial que tiene el petróleo vertido a alta presión para formar nubes submarinas, a pesar de los estudios previos que demuestran la probabilidad de producirse tal evento.

El estudio tampoco logró explorar la aplicación de dispersantes de profundidad bajo el agua. Este uso de los productos químicos, aprobado por las autoridades federales, no tiene esencialmente precedentes. Parece que han reducido el alcance de la marea, lo que limita su impacto en los humedales, playas y vida en la superficie. Pero los funcionarios saben muy poco sobre su impacto potencial sobre la vida submarina.

comunidad de Lophelia

"Los efectos a largo plazo sobre la vida acuática aún no se conocen", dijo Lisa P. Jackson, Administradora de la Agencia de Protección Ambiental, en una conferencia de prensa en mayo sobre el uso de dispersantes.

La aplicación de dispersantes ya está prohibida en áreas como los Cayos de Florida debido a sus efectos tóxicos que se conocen sobre el coral, dijo Billy Causey D., director regional para el sudeste de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica del programa Nacional de Administración de Santuarios Marinos.

"Consideramos que la dispersión del petróleo es más perjudicial que uno que pasa sobre el arrecife", dijo el Dr. Causey, quien se desempeñó como superintendente de la Florida Keys National Marine Sanctuary.

Los arrecifes de aguas profundas tienen su propia biología - ya que no dependen de la fotosíntesis para obtener energía, por ejemplo-, pero la comida la extraen de la columna de agua, por lo que su sensibilidad a estos contaminantes es muy incierta.

Callogorgia


Si se ven envueltos en nubes de tóxicos, una de las consecuencias para los arrecifes podría ser una repentina falta de oxígeno, y que las bacterias que se alimentan de hidrocarburos se multipliquen rápidamente. Esto acabaría con las algas y microorganismos de los que los corales se alimentan.

"Podría ser catastróficas a nivel local, sobre todo si hay una masa reducida en oxígeno que se desarrolla", dijo Jeffrey Short, director de ciencia para el Pacífico del grupo de conservacionista Oceana, que anteriormente era un químico e  investigador con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica especializado en la contaminación por hidrocarburos.

Al menos cien sitios de corales de aguas profundas se han trazado entre las costas de Texas y Florida. Más permanecen sin descubrir. "Sabemos sólo el 1 por ciento de lo que hay en las aguas profundas", dijo el Dr. Causey.

Lophelia callogorgia

No hay razones para esperar que los corales de aguas profundas se salven de un perjuicio grave. Las corrientes de aguas profundas son más lentas que las corrientes superficiales, lo que limita la capacidad de las nubes más profundas para difundirse ampliamente. Y el petróleo y los productos químicos se dispersan a medida que emigran fuera del lugar del estallido.

La existencia de grandes filtraciones naturales de petróleo en el Golfo de México -estimadas en hasta en un millón de barriles al año- también sugiere que los corales de aguas profundas pueden que se hayan adaptado a la presencia de concentraciones de bajo nivel de crudo.

Sin embargo, a medida que más y más petróleo entra en el océano cada día, la probabilidad de que al menos algunos arrecifes se vean perjudicados sólo crece. La ansiedad es grande entre los biólogos de aguas profundas.

buque oceanográfico Ronald H. Brown

El Dr. Josef Cordes, por su parte, está deseando volver al golfo para examinar el arrecife que descubrió el año pasado.

"Estamos en el proceso de llegar allí más temprano que tarde", dijo. "Espero que para lo mejor y el miedo para lo peor".

Las magníficas imágenes en alta resolución que acompañan este artículo son cortesía de Lophelia II 2009: Deepwater Coral Expedition: Reefs, Rigs and Wrecks y fueron tomadas durante al expedición del pasado otoño 2009. Toda esta maravillosa fauna marina es la que está a punto de desaparecer por la imprudencia y avaricia de compañías sin escrrúpulos.

Con respecto a la descabellada propuesta que ha circulado por diversos blog de internet de emplear una bomba nuclear para  cerrar el pozo, el gobierno de EE.UU. ha indicado que nunca la tenido sobre la mesa y no se llevará a cabo.

Un chiste en un blog de Toronto se hace una pregunta: ¿Qué es peor que un derrame de petróleo?, contestándose a sí mismo: Un derrame de petróleo radiactivo !!!

Ver también: Poniendo rostros a la fuga de petróleo del Golfo de México con vídeo de Robert Redford