El ruido afecta la vida en el fondo marino

el ruido en el fondo marino afecta a los invertebrados

Los sonidos estresan no solo a los mamíferos marinos, sino también a los invertebrados

Los océanos tienen su propio paisaje sonoro único. Muchos organismos marinos, por ejemplo, utilizan el sonido para la ecolocalización, la navegación o la comunicación con sus congéneres. En las últimas décadas, sin embargo, están impregnando las aguas cada vez más sonidos provocados por las actividades humanas.

Un estudio realizado por el Instituto Alfred Wegener presenta ahora evidencia de que estos sonidos afectan a algunos invertebrados que viven en y sobre el lecho marino de manera que pueden verse afectadas las importantes funciones que brindan para sus ecosistemas.

Los invertebrados como los crustáceos, los mejillones y los gusanos son ingenieros de ecosistemas. Cambian continuamente el sedimento en el que viven excavando, alimentándose, aireando y fertilizando con sus excrementos. Estas actividades son fundamentales para el ciclo de nutrientes en el océano, lo que permite almacenar en el fondo marino más carbono de la materia orgánica muerta y reciclar los nutrientes.

El aumento de las temperaturas, la acidificación de los océanos y los contaminantes están sometiendo a los organismos de los ecosistemas marinos a un estrés cada vez mayor. En las últimas décadas, los ruidos causados por las actividades humanas también han contribuido cada vez más al problema, afectando el comportamiento, la alimentación o la comunicación de los animales marinos. Los sonidos de las voladuras y la extracción de recursos rugen a través de los océanos junto con el fuerte zumbido de los barcos de carga y de recreo.

partículas para observar excavación

Imagen: Se usaron partículas que brillaban bajo la luz ultravioleta para visualizar las actividades de excavación de los animales. (Foto: Sheng Wang)

Un equipo de investigación del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (AWI) en Bremerhaven, ha demostrado ahora en un estudio que estos sonidos estresan no solo a los mamíferos marinos, sino también a los invertebrados.

"Investigamos cómo responden los crustáceos, mejillones y gusanos del fondo marino al ruido de baja frecuencia y con qué frecuencia e intensidad pueden transformar y descomponer los sedimentos durante la exposición al ruido", dice Sheng V. Wang, del Departamento de Biociencias de AWI. El ruido de baja frecuencia es sonido con frecuencias entre 10 y 500 hercios y, en el agua, estos sonidos pueden transmitirse a lo largo de muchos kilómetros.

A pesar del aumento constante de la contaminación acústica causada por las actividades humanas, se sabe poco sobre cómo afecta el ruido a los invertebrados del fondo marino. Para ayudar a llenar este vacío de investigación, los científicos de AWI estudiaron en el laboratorio cómo se ven afectados los anfípodos, los gusanos de tierra y las almejas del Báltico por ondas de sonido con frecuencias entre 100 y 200 hercios utilizando los llamados "huevos de ruido".

huevos de ruido

Imagen: Los llamados "huevos de ruido" se utilizaron para estudiar cómo el ruido de baja frecuencia afecta el comportamiento de los habitantes del fondo marino. (Foto: Sheng Wang)

"Después de seis días, pudimos ver claramente que las tres especies respondieron al ruido a pesar de que pertenecen a grupos muy diferentes de animales que carecen de órganos auditivos reales", dice el ecologista de AWI Dr. Jan Beermann.

Por ejemplo, los anfípodos excavaron en el sedimento significativamente menos y no tan profundamente. No se observó una respuesta clara para las lombrices, pero parecían comportarse de manera más inconsistente. Se observaron posibles respuestas de estrés para las almejas del Báltico que deben investigarse más a fondo. Sin embargo, los investigadores enfatizan la necesidad urgente de investigación de campo, ya que las configuraciones experimentales en condiciones de laboratorio no abarcan toda la complejidad de la naturaleza.

anfípodos en el fondo marino

Imagen: Los anfípodos se encuentran en altas densidades en el lecho marino del Mar del Norte. (Foto: Sheng Wang)

Ese ruido adicional provocado por el hombre podría impedir que los invertebrados del fondo marino cultiven y reestructuren los sedimentos puede afectar importantes funciones de los ecosistemas marinos, desde el suministro de nutrientes hasta la disponibilidad de alimentos para aquellos que se encuentran más arriba en la red alimentaria, como los peces. "Las cosas podrían volverse aún más 'ruidosas' en el lecho marino debido a las actividades humanas", dice Beermann.

"Recién estamos comenzando a comprender cómo funcionan exactamente aquí los procesos de ruido. Sin embargo, comprender esto es crucial para el uso sostenible de nuestros océanos", razón por la cual el equipo planea realizar más investigaciones en esta área.

La investigación se ha publicado en la revista Environmental Pollution: Low-frequency noise pollution impairs burrowing activities of marine benthic invertebrates

Etiquetas: RuidoOcéanoFondo marino

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: