Encuentran altos niveles de mercurio tóxico en carne y aletas de tiburón

aleta de tiburón en el agua

Las especies de tiburones martillo tienen las cantidades más asombrosamente altas de mercurio

Las aletas de tiburón y la carne de los tiburones martillo representan un riesgo para la salud de los consumidores, especialmente las mujeres en edad fértil, y no deben venderse debido a sus niveles peligrosamente altos de mercurio tóxico, según un nuevo estudio.

Laura García Barcia, candidata a doctorada en el Laboratorio de Ecología y Conservación de Depredadores de la Universidad Internacional de Florida (FIU), colaboró con un equipo de científicos de los Estados Unidos y Hong Kong para evaluar los riesgos para la salud de comer productos derivados de tiburones.

Se centraron en una de las mayores preocupaciones de seguridad asociadas con el consumo de productos derivados del tiburón: el mercurio. La mayoría de las muestras de carne y aletas analizadas tenían niveles de mercurio que superaban los límites de seguridad legales locales, mientras que el mayor riesgo para los consumidores proviene de los productos de tiburón martillo.

"Para muchas comunidades en todo el mundo, los productos derivados de tiburones son una importante fuente de proteínas, y es por eso que necesitamos tener una mejor idea de los riesgos para la salud que podrían estar enfrentando esas comunidades", dijo García Barcia.

"Después del primer estudio que hicimos en 2020, la siguiente pregunta que queríamos responder era cuántos tazones de sopa de aleta de tiburón, o cuánta carne de tiburón, puede comer sin consumir demasiado mercurio".

Primero, el equipo necesitaba obtener algunas aletas para consumo humano. Afortunadamente, tenían recortes de aletas a mano, recolectados previamente en los mercados de China y Hong Kong como parte de un proyecto en curso más grande para comprender la composición de especies del comercio mundial de aletas de tiburón.

Para este estudio, el equipo analizó los niveles de mercurio en las nueve especies de tiburones más comunes en el comercio de aletas, ya que lo más probable es que terminen en un tazón de sopa de aleta de tiburón. De los 267 recortes de aletas, el 75% superó el límite legal máximo de 0,5 partes por millón (ppm) de metilmercurio, la forma orgánica y altamente tóxica del mercurio, establecido por el Centro para la seguridad alimentaria de Hong Kong.

Las especies de tiburones martillo tenían las cantidades más asombrosamente altas de mercurio. Las aletas de los tiburones martillo tenían los niveles más altos de metilmercurio, que oscilaban entre 0,28 y 26,24 ppm. Las aletas de tiburón martillo festoneado tenían de 0,26 a 10,20 ppm y las aletas de tiburón martillo liso entre 0,17 y 25,53 ppm. Algunas muestras de tiburones martillo superaron 20 veces el límite de 1 ppm.

Coincidentemente, estos tiburones también son los más buscados y valiosos en el comercio mundial de aletas, como señala Demian Chapman, director del Programa de Conservación de Tiburones y Rayas en Mote Marine Laboratory & Aquarium y profesor adjunto en la FIU.

"Los tiburones martillo son una de las especies premium en el comercio de aletas, pero los consumidores de alto nivel que los compran probablemente no se dan cuenta de que al comprar las aletas más caras, en realidad se están poniendo a sí mismos y a sus invitados en el mayor riesgo para la salud", dijo Chapman, quien también es uno de los autores del estudio.

"El comercio de aletas ha contribuido al alto riesgo de extinción que enfrentan los tiburones martillo, pero el comercio de estas especies en particular también pone en riesgo a los consumidores. Es un escenario de pérdida para las personas y la vida silvestre".

Para responder a la pregunta bastante complicada de cuántos tazones de sopa de aleta de tiburón podrían ser potencialmente peligrosos, se deben considerar muchos factores. García Barcia consultó informes sobre las tasas de consumo local, luego tuvo en cuenta otras variables, como el peso corporal promedio de los consumidores, para calcular los riesgos potenciales para la salud por consumir la sopa.

Por lo general, la sopa de aleta de tiburón se reserva para ocasiones especiales, por lo que las personas solo comen entre uno y seis tazones al año. Sin embargo, los investigadores advierten que las aletas de los tiburones martillo tienen niveles tan altos de mercurio que se recomienda limitar estas especies en general.

aletas de tiburón cortadasImagen derecha: Aletas de tiburón para la venta

Si bien el comercio mundial de aletas de tiburón ha contribuido a un aumento en la captura de tiburones, incluida la pesca y el comercio ilegal de tiburones, informes recientes muestran que la demanda de carne de tiburón en todo el mundo también está creciendo. De hecho, el comercio de carne está comenzando a superar al comercio de aletas en volumen y valor. Este cambio plantea preguntas sobre cómo la carne de tiburón también podría introducir mercurio en la dieta de una persona.

El equipo analizó 33 muestras de carne vendidas en Trinidad y Tobago, donde la carne de tiburón se consume con frecuencia. La carne de tiburón martillo festoneado y de nariz afilada del Atlántico tenía los niveles más altos de mercurio, superando los límites de consumo de seguridad locales de 1 parte por millón, y debería evitarse, especialmente por cualquiera que dependa de una gran cantidad de carne de tiburón en su dieta. Algunas muestras de tiburones martillo tenían dos o tres veces el límite de 1 ppm.

Los altos niveles de mercurio tienen impactos bien conocidos en los humanos. La exposición prolongada al mercurio puede provocar daños en el cerebro y el sistema nervioso central. También puede interferir con el desarrollo cognitivo fetal. Si bien el mercurio es común en la mayoría de los mariscos, los tiburones están cerca de la parte superior de la cadena alimenticia y también pueden llegar a ser bastante grandes, por lo que tienden a acumular más en forma de metilmercurio.

La mayoría de los avisos de salud centrados en el riesgo de toxicidad por mercurio en los productos de tiburón se tratan con una pincelada amplia, enumerando todas las especies de tiburones. Pero como muestra este estudio, ciertas especies, como los tiburones martillo, representan un riesgo mayor que otras.

Este estudio tiene como objetivo informar mejor a los consumidores sobre los riesgos específicos de cada especie al consumir productos derivados de tiburones. La esperanza es que estos hallazgos puedan alentar la creación de más avisos específicos para especies para productos de carne y aletas.

"Es llamativa la diferencia en el riesgo para la salud entre especies y animamos tanto a los gobiernos como a los consumidores a empezar a cuestionar qué especies acaban en el plato", dijo García Barcia.

Los hallazgos fueron publicados recientemente en Exposure & Health: Health Risk Assessment of Globally Consumed Shark-Derived Products

Etiquetas: MercurioAletaCarneTiburón

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: