Asediados por el sargazo, los isleños del Caribe buscan soluciones

aspiración de sargazo en las Islas Caimán
Aspiración de sargazo en las Islas Caimán. Foto del Departamento de Medio Ambiente de las Islas Caimán

En las Islas Caimán intentaron aspirar sargazo del agua para limpiar una popular bahía. No funcionó.

Llegó rápidamente, casi de la noche a la mañana. Las balsas dispersas de sargazo, un tipo de alga marrón, que Troy Leacock vio en North Sound de Gran Caimán una tarde de julio se habían transformado, por la mañana, en una enorme alfombra que envolvía a los barcos y se extendía casi 100 metros hacia el interior de la bahía.

"No es que nunca veamos sargazo allí", dice Leacock, un isleño de las Islas Caimán que administra alquileres de botes privados en North Sound. "Pero nunca esa enorme alfombra, no como lo que vimos ese día".

A los pocos días, comenzó la podredumbre. Los peces flotaron en la superficie. El viento compactó las algas, empujando hacia la costa un hedor tan desagradable que despejó el estacionamiento del restaurante de Ron Hargrave, Tukka West.

"El agua en realidad burbujeó", dice Hargrave. "Llevo 24 años en la isla… Nunca había visto antes agua fermentada en el océano".

Desde 2011 el sargazo ha estado obstruyendo intermitentemente las costas del Caribe en cantidades sin precedentes. Los científicos no están completamente seguros de por qué estas floraciones se están volviendo mucho más grandes y habituales: las aguas residuales humanas y la escorrentía rica en nutrientes del río Amazonas, enriquecida aún más por la deforestación, podrían ser los culpables. Lo mismo podría ocurrir con los cambios en las corrientes oceánicas provocados por el calentamiento de los mares.

Vídeo: Enormes balsas de sargazo han sido un problema para las naciones del Caribe durante la última década, pero esta es la primera vez que se ve tan afectado el North Sound de las Islas Caimán. Vídeo de Brian Phelps

En mar abierto, el sargazo proporciona hábitat para cientos de especies y alimento para tortugas. Pero cuando obstruye la costa y se acumula en gruesas capas, es un asesino de vida marina que asfixia los hábitats de aguas poco profundas. A medida que se pudre, las bacterias que descomponen las algas eliminan el oxígeno del agua.

Si bien el problema no es nuevo, la búsqueda de soluciones es cada vez más apremiante.

Por eso, cuando el gobierno de las Islas Caimán movilizó fondos de emergencia para aspirar las algas del agua y desecharlas en la tierra, los lugareños como Leacock esperaban un buen resultado.

Del 29 de julio al 1 de agosto, los trabajadores que utilizan una bomba industrial extrajeron de la bahía más de 260 metros cuadrados de algas marinas en descomposición. Pero el equipo se vio obligado a interrumpir sus trabajos: la bomba no era rival para las esteras de sargazo.

El sargazo, dijo en un comunicado de prensa Jennifer Ahearn del Ministerio de Sostenibilidad y Resiliencia Climática de las Islas Caimán, se había "degradado hasta el punto en que ya no era factible extraerlo".

sargazos en las Islas Caimán

Imagen: Floración masiva de sargazo en la playa

Para algunos, el fracaso de la prueba no fue una sorpresa. "Pensé que era un gesto simbólico", dice Hargrave.

Con el fallido esfuerzo de limpieza del gobierno, los lugareños se preguntan qué sigue después.

Actualmente, las Islas Caimán no tienen un plan nacional de respuesta al sargazo. La historia es la misma en gran parte del Caribe. En toda la región, los empresarios locales están proponiendo soluciones creativas. En Barbados, por ejemplo, el sargazo se transforma en abono orgánico, mientras que en Jamaica alimentan a las cabras con las algas marinas y las convierten en carbón para barbacoas.

Pero los empresarios no pueden mantenerse al día con la cantidad de algas marinas que llegan a las playas y, la mayoría de las veces, cuando se permite que el sargazo flote en tierra, se rastrilla y luego se deja pudrir en los vertederos. No hay duda en la mente de Leacock: eso no se puede permitir que suceda en North Sound, una puerta de entrada a un humedal de manglares de 3.500 hectáreas y caldo de cultivo fundamental para la vida marina.

"Es imperativo que lo eliminemos antes de que llegue a la costa", dice Leacock. Una vez que el sargazo queda atrapado por las raíces enredadas de los manglares, dice, "se acabó el tiempo para su eliminación".

Hargrave también piensa que la prevención es el mejor enfoque. El problema del sargazo es mucho más grande de lo que se puede resolver con una aspiradora, dice. Preferiría que las autoridades invirtieran en barreras de emergencia, como las que se utilizan para contener los derrames de petróleo, que podrían implementarse para redirigir las floraciones de sargazo entrantes en cualquier momento.

"Quiero decir, ¿sacarlo del océano va a resolver el problema? No, porque hay mucho y no puedes competir contra ello", dice Hargrave. "Pero poder desviarlo en un momento dado, cuando sabes que viene, evitar que entre en la bahía y haga lo que hizo la última vez… eso sería muy beneficioso".

Etiquetas: FloraciónSargazoCaribe

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: