Las aves marinas más amenazadas del mundo visitan remotos puntos críticos de contaminación plástica

pardela balear
La pardela balear, en peligro crítico, que se reproduce en el Mediterráneo, es una de las especies con mayor riesgo de exposición al plástico.

Una cuarta parte de todo el riesgo de exposición al plástico ocurre en alta mar

Un análisis de los datos de seguimiento global de 77 especies de petreles ha revelado que una cuarta parte de todos los plásticos que potencialmente se encuentran en su búsqueda de alimento están en remotas aguas internacionales, lo que requiere la colaboración internacional para solucionarlo.

El extenso estudio evaluó los movimientos de 7.137 aves individuales de 77 especies de petreles, un grupo de aves marinas migratorias de amplia distribución que incluyen el fulmar norteño, el paíño europeo y la pardela de Newell, en peligro crítico.

Esta es la primera vez que los datos de seguimiento de tantas especies de aves marinas se combinan y superponen en mapas globales de distribución de plástico en los océanos.

Los resultados muestran que la contaminación plástica amenaza la vida marina en una escala que trasciende las fronteras nacionales: una cuarta parte de todo el riesgo de exposición al plástico ocurre en alta mar. Esto está relacionado en gran medida con los giros, grandes sistemas de corrientes oceánicas giratorias, donde se forman grandes acumulaciones de plásticos, alimentadas por los desechos que ingresan al mar desde los barcos y desde muchos países diferentes.

Las aves marinas a menudo confunden con comida pequeños fragmentos de plástico o ingieren plástico que sus presas ya han comido. Esto puede provocar lesiones, envenenamiento e inanición, y los petreles son particularmente vulnerables porque no pueden regurgitar el plástico fácilmente. En la temporada de reproducción, a menudo, sin darse cuenta, alimentan a sus polluelos con plástico. Los plásticos también pueden contener químicos tóxicos que pueden ser dañinos para las aves marinas.

Los petreles son un grupo de especies marinas poco estudiado pero vulnerable, que desempeña un papel clave en las redes alimentarias oceánicas. La amplitud de su distribución en todo el océano las convierte en importantes "especies centinela" a la hora de evaluar los riesgos de contaminación plástica en el medio marino.

"Las corrientes oceánicas hacen que grandes remolinos de basura plástica se acumulen lejos de la tierra, fuera de la vista y más allá de la jurisdicción de cualquier país. Descubrimos que muchas especies de petreles pasan una cantidad considerable de tiempo alimentándose alrededor de estos giros en medio del océano, lo que los pone en alto riesgo de ingerir desechos plásticos", dijo Lizzie Pearmain, estudiante de doctorado del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge y del British Antarctic Survey, y coautora del estudio.

Añadió: "Cuando los petreles comen plástico, puede atascarse en sus estómagos y alimentar a sus polluelos. Esto deja menos espacio para la comida y puede causar lesiones internas o liberar toxinas".

Los petreles y otras especies ya están amenazadas de extinción debido al cambio climático, la captura incidental, la competencia con la pesca y especies invasoras como ratones y ratas en sus colonias de reproducción. Los investigadores dicen que la exposición a los plásticos puede reducir la resistencia de las aves a estas otras amenazas.

petreles y plásticoImagen derecha: Mapeo de petreles y plásticos.

El Pacífico nororiental, el Atlántico sur y el océano Índico sudoccidental tienen giros en medio del océano llenos de desechos plásticos, donde se alimentan muchas especies de aves marinas amenazadas.

"Incluso se ha descubierto que especies con bajo riesgo de exposición comen plástico. Esto muestra que los niveles de plástico en el océano son un problema para las aves marinas en todo el mundo, incluso fuera de estas áreas de alta exposición", dijo la Dra. Bethany Clark, Oficial de Ciencias de Aves Marinas en BirdLife International y coautora del estudio.

Agregó: "Muchas especies de petreles corren el riesgo de exponerse al plástico en las aguas de varios países y en alta mar durante sus migraciones. Debido a las corrientes oceánicas, estos desechos plásticos a menudo terminan lejos de su fuente original. Esto destaca la necesidad de cooperación internacional para abordar la contaminación plástica en los océanos del mundo".

El estudio también encontró que el Mar Mediterráneo y el Mar Negro juntos representan más de la mitad del riesgo global de exposición al plástico de los petreles. Sin embargo, solo cuatro especies de petreles se alimentan en estas cerradas y concurridas áreas.

El estudio fue dirigido por una asociación entre la Universidad de Cambridge, BirdLife International y British Antarctic Survey, en colaboración con Fauna & Flora International, el 5 Gyres Institute y más de 200 investigadores de aves marinas en 27 países.

Para obtener sus resultados, los investigadores superpusieron datos de ubicación global, tomados de dispositivos de seguimiento conectados a las aves, en mapas preexistentes de distribución de plástico marino. Esto les permitió identificar las áreas en la migración de las aves y los viajes de alimentación donde es más probable que encuentren plásticos.

Riesgo de exposición al plástico para petrelesImagen derecha: Riesgo de exposición al plástico para petreles en diferentes jurisdicciones.

A las especies se les dio una "puntuación de riesgo de exposición" para indicar su riesgo de encontrar plástico durante su tiempo en el mar. Varias especies ya amenazadas obtuvieron una alta puntuación, incluida la pardela balear en peligro crítico, que se reproduce en el Mediterráneo, y la pardela de Newell, endémica de Hawái.

Otra especie en peligro de extinción, el petrel hawaiano, también obtuvo una alta puntuación al riesgo de exposición al plástico, al igual que tres especies clasificadas por la UICN como vulnerables: la pardela de Yelkouan, que se reproduce en el Mediterráneo; El petrel de Cook, que se reproduce en Nueva Zelanda, y el petrel de anteojos, que solo se reproduce en un volcán extinto llamado Isla Inaccesible, parte del archipiélago Tristan da Cunha, un territorio de ultramar del Reino Unido.

"Si bien aún no se conocen los efectos a nivel de población de la exposición al plástico para la mayoría de las especies, muchos petreles y otras especies marinas ya se encuentran en una precaria situación. La exposición continua a plásticos potencialmente peligrosos aumenta las presiones", dijo la profesora Andrea Manica del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge, coautora del estudio.

Agregó: "Este estudio es un gran avance en la comprensión de la situación, y nuestros resultados se incorporarán al trabajo de conservación para tratar de abordar las amenazas para las aves en el mar".

El estudio ha sido publicado en la revista Nature Communications: Global assessment of marine plastic exposure risk for oceanic birds

Etiquetas: PetrelPlásticoAlta mar

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo